Bad Blood: Intrusiones a dos bandas

11131

Con un lanzamiento sonado por todo lo alto, Watch Dogs llegó para romper récords de ventas y ostentaba el título hasta hace poco, de la nueva IP más vendida en la historia de Reino Unido (que le ha arrebatado Destiny).

Presentándose como el primer contenido descargable que añade una historia alternativa a la campaña de Aiden Pierce, Bad Blood, nos pone en la piel de uno de los personajes secundarios más importantes en la historia principal de Watch Dogs: T-Bone. Desde AlfaBetaJuega tuvimos la ocasión de pasarnos más de tres horas jugando y desgranando este contenido descargable y te contamos la opinión que nos merece.

El emplazamiento narrativo nos sitúa justamente después de los hechos con los que concluye la campaña de Watch Dogs, con un T-Bone que está deseando dejar atrás la ciudad, pero que se encontrará en la obligación moral de ayudar a Tobias Frewer, un antiguo camarada en sus andanzas por el hackeo y que en la actualidad está arruinado y es perseguido por los sicarios de la siniestra organización Blume. De esta forma, deberemos recorrer una Chicago que verá sus localizaciones ampliadas en número a lo largo de 10 misiones divididas en distintos actos, y que nos deparan alrededor de 10 horas de entretenimiento.

En esencia, Bad Blood no incorpora grandes e innovadoras mecánicas jugables comparándolo a lo que ya pudimos ver en la historia original del título. Aunque más allá de esta nueva historia paralela y el protagonismo de T-Bone sí que encontraremos pequeñas novedades jugables. Por un lado, se introduce un sistema de misiones nuevo llamado Contratos y en los que deberemos realizar diversas tareas y contaremos con diferentes objetivos que engloban desde la impoluta infiltración hasta la más salvaje persecución a lo largo de las calles de la ciudad.

Por otra parte, T-Bone contará con un repertorio de artilugios que se mantienen prácticamente en la línea de los que ya pudimos ver que hacía uso Aiden Pearce, al que se añade un pequeño extra que muchos agradecerán: Eugene. Nada más y nada menos, se tratará de un coche de juguete a control remoto que podremos controlar con nuestro teléfono móvil, para así lograr acceder hasta zonas que de otra forma no podríamos, además de incapacitar a nuestros enemigos gracias a un táser incorporado.



Aunque, probablemente, dejando de lado el modo campaña el principal atractivo de Bad Blood lo compone el modo cooperativo para dos jugadores. Una modalidad de juego que muchos echaron en falta en su lanzamiento y que le hacía falta como agua de mayo al título de Ubisoft, que en este contenido descargable nos permitirá unir fuerzas con otro jugador para superar diferentes contratos que nos ofrecerán objetivos opcionales, ya sea una vez más de forma sutil y sigilosa, o arrasando con todo lo que se nos cruce por delante. La mecánica parece todo un acierto por parte de Ubisoft, pudiendo planear la forma de proceder ante la misión gracias a los servicios de chat de voz, ya sea mediante las invitaciones de amigos o el emparejamiento con extraños.

En lo referente al apartado técnico del título no encontraremos diferencias con respecto al juego original, y tanto los controles como la tecnología a nuestra disposición será prácticamente idéntica a la de la aventura de Aiden Pearce.

En definitiva Bad Blood nos ha dejado un buen sabor de boca, y mientras que hubiéramos agradecido tener un mayor control sobre la ciudad con respecto a lo vivido en la trama principal, el título no merece ser pasado por alto, contando con una campaña larga para tratarse de un añadido de estas características, así como un cooperativo que le aporta mucha vidilla al sandbox de Ubisoft.

Por el momento el precio del DLC no ha sido desvelado, pero teniendo en cuenta que el precio del pase de temporada ronda los 20€, esperamos que su coste sea inferior a esta cifra. Por último, el contenido llegará el próximo 30 de septiembre, aunque aquellos que posean dicho pase de temporada podrán acceder a él una semana antes.

Adrián López

Impresiones:

Bad Blood propone ampliar horizontes para aquellos que se quedaron con ganas de más Watch Dogs. Pese a que no introduce mecánicas de juego excesivamente innovadoras y no ofrece un mayor control de la ciudad, sí que nos encontramos con un contenido descargable largo en duración, que amplía la extensión del mapa, y que incorpora un modo cooperativo que promete brindarnos algunos de los mejores ratos que pasaremos con todo el juego en su conjunto. En rasgos generales y pese a sus aspectos mejorables, Bad Blood nos ha dejado la sensación de que va a merecer su compra.

——————————————-

Juegos relacionados:

Si te ha gustado, te gustará:

No te quedes sólo en el juego:

Una película: The Matrix

Un libro: Democracia hacker de César Ramos

Publicaciones relacionadas

Cerrar