Avance de Xenoblade Chronicles 2 – Hasta Alrest y más allá

115091

Contra todo pronóstico, Xenoblade Chronicles 2 está a pocas semanas de su lanzamiento. Tras la prominente estela dejada por el primer Xenoblade Chronicles y por Xenoblade Chronicles X, de Wii U, Monolith Soft. quiere acaparar gran parte de las navidades de Nintendo Switch con la nueva entrega de su saga.

Un título con unas líneas de diseño mucho más afines a la animación japonesa en comparación con lo que pudimos ver en X y que gira en torno a dos elementos clave. Por una parte, la busca de El Elíseo y, por la otra, la presencia de los Blade. A partir de este dúo, con todo un entramado de mecánicas roleras, un fuerte componente de exploración y una historia que promete elevar el listón respecto a sus predecesores; tenemos los ingredientes idóneos para disfrutar de una de las mejores aventuras del joven catálogo de Switch.

Y no lo decimos en vano, en su trayectoria por las consolas de Nintendo, Monolith Soft. ha demostrado ser capaz de firmar RPGs cuidados al extremo y colocarlos como algunos de los más favoritos tanto para amantes del género como para los propietarios de dichas plataformas. ¿Logrará Xenoblade Chronicles 2 superar el éxito de los que llegaron antes que él? Todavía es pronto para asegurarlo, pero desde luego tiene la materia prima para conseguirlo.

La historia de Xenoblade Chronicles 2 transcurre en Alrest, un mundo de fantasía en el que numerosas razas conviven sobre terrenos con vida propia. Tras ser exiliados del Elíseo, todos los seres habitan sobre unos colosales titanes que hacen las veces de hogar. Según las leyendas, los habitantes de este lugar ubicado en el Árbol del Mundo fueron expulsados hace mucho tiempo por motivos que se desconocen, y fue el Arquitecto (un ente que, por lo que se menciona podría ser el dios de este universo) quien ordenó que estas inmensas criaturas los acogieran para que no perecieran entre el inmenso Mar de Nubes que lo cubre todo.

Este mito es el que da forma a gran parte del argumento de esta secuela. Pero, realmente, el punto de partida de todo es el fallecimiento del protagonista, Rex. Al encontrarse con la otra protagonista, Pyra, es asesinado por el líder de los que parecen ser los antagonistas del videojuego, el grupo Torna. Para que no muera, Pyra le devuelve la vida, creando un férreo lazo entre ambos y pidiéndole un único favor a cambio: ser llevada al Elíseo.

Aparte de este renacimiento, la mayor particularidad de la fémina es que se trata de una Blade, unas criaturas especiales que se sincronizan con los Pilotos, como Rex. Y para colmo no es una cualquiera. Todos la conocen como la Égida, y harán lo posible por hacerse con el poder que alberga. Un poder que, se dice, es capaz de destruir a todos los habitantes de Alrest.

En este contexto, y con la meta de llegar al Árbol del Mundo, nuestros protagonistas partirán en una odisea que los cruzará con todo tiepo de enemigos; pero también con muchos amigos que se quieran unir a la causa, ya sea para ayudarlos o para cumplir sus fines personales. Poco más se sabe sobre el argumento, salvo la reciente revelación de que Pyra tiene una forma alternativa llamada Mythra, una joven rubia que pudimos ver ya en el primer material mostrado del videojuego. Pero, viendo los antecedentes de sus creadores, podemos esperarnos algo cargado de sorpresas incluso en los últimos compases de la aventura.

De lo que sí hemos podido saber algo más es de todo lo que conforma a Xenoblade Chronicles 2 como juego. Este jRPG hereda muchísimas de las mecánicas de sus predecesores: combates en tiempo real con ataques automatizados, mundos enormes para explorar y un elaborado sistema de equipamiento y habilidades. Pero, añade a la figura de los Blade para dar otra capa de complejidad que hace aún más interesante y profundo lo que ofrece.

Estas criaturas artificiales se pueden encontrar de forma aleatoria cuando un Piloto toca un cristal primordial. Estos, a su vez, se encuentran repartidos por todo el mundo para que, al encontrarlos, podamos despertar seres que van desde lo más común hasta otros realmente especiales. Su finalidad es ayudarnos tanto en combate como fuera de este y, para poder explotar todas sus capacidades, será necesario recurrir a  menudo a ellos a la hora de pelear e incluso fomentar la afinidad entre el Piloto y el Blade.

No solo funcionan para abrirnos paso hacia zonas aparentemente inaccesibles o encontrar tesoros, resultan totalmente primordiales para la lucha. Son ellos los que dan a sus compañeros las armas para pelear. Además de las artes con las que apoyan (tres por Blade), el elemento al que son afines y el tipo al que pertenecen (ofensivo, defensivo, etc.) determinan tanto el tipo de arma como las habilidades que puedan ejecutar durante las peleas. Con 3 Pilotos en combate, cada uno de ellos con 3 Blades que, a su vez, poseen 3 artes diferentes; las posibilidades comienzan a ramificarse de una forma que llega a ser abrumadora cuando descubres que hay una grandísima cantidad de estos seres artificiales repartida por todo Alrest.

La cosa gana aún más en complejidad a la hora de ver cómo mejorar a estos compañeros. Es posible hacer que se potencien sus habilidades mediante núcleos auxiliares, cambiar el aspecto y características de las armas que otorgan a través de los chips primordiales o mejorar la afinidad con ellos (charlando en puntos concretos, mandándolos a realizar misiones por su cuenta o llevándolos siempre contigo) para desbloquear nuevos talentos en un afinigrama. Por supuesto, dado el número que habrá y la cantidad de características y elementos que los diferencian, será totalmente necesario aprender a gestionarlos para elegir siempre al grupo que más convenga y se adecue a la forma de jugar del usuario.

Los Pilotos, por su parte, también tendrán margen para mejorar sus atributos y desarrollar todas sus bondades en la batalla. Además de subir sus estadísticas combatiendo, el jugador tendrá la opción de otorgarles mejoras temporales mediante objetos que podrán llevar en una bolsa de viaje y, recuperando una mecánica de anteriores entregas, se vuelve a tener un sistema de combos que esta vez presenta tres vertientes distintas según las acciones que se realicen. Evidentemente, los Blades tienen un papel importante en esta mecánica.

Por lo demás, Xenoblade Chronicles 2 sigue apuntando algo más arriba que los anteriores cuando se trata de recorrer el mundo y ofrecer posibilidades al aventurero. Además de contar con todo tipo de parajes, desde cumbres nevadas hasta áridos desiertos en los que las criaturas salvajes y los mercenarios se muevan a su libre albedrío, se premiará a los que tratan de encontrar otros caminos, otorgando tanto recompensas especiales como panorámicas para el recuerdo. Aunque también habrá que tener cuidado, y es que ya se ha adelantado que muchos de estos sitios especiales estarán custodiados por criaturas más poderosas que, si vencemos, podremos volver a desafiar cuantas veces queramos con una visita a su tumba (literalmente).

Así, entre batalla y exploración, los jugadores tendrán la ocasión de cruzarse con numerosas ciudades, personajes y hasta mercados. Todo apunta a que volveremos a toparnos con un buen surtido de misiones secundarias con las que conseguir todo tipo de mejoras y, por lo que se ha dejado caer, es posible que hasta se brinde la ocasión de decorar alguna localización concreta con materiales que se vayan comprando.

A medida que Monolith Soft. y Nintendo siguen liberando más información, es más difícil apartar la mirada de Xenoblade Chronicles 2. Queda muy poco tiempo para que podamos sumergirnos en Alrest, y viendo todo el despliegue que se pretende hacer, las ganas por hacerlo no hacen más que aumentar con los días.

Parece que esta entrega busca recuperar la magia de la aventura de Shulk y la Monado, la que nos presentó a Bionis y Mekonis, para alejarse de aquella humanidad al borde de la extinción en el planeta Mira e ir directa a los amantes de la fantasía. Y para colmo, con la enormidad del mundo que está construyendo, pensar que vamos a tener la ocasión de disfrutar de algo de este calibre en el lugar y en el momento que queramos es algo que no hace más que reforzar el deseo por hincarle el diente.

Puede que sí, que Xenoblade Chronicles 2 logre superar a los Xenoblade que llegaron antes que él, o puede que no logre igualar aquello que hizo grandes a sus antecesores. Lo que está más que claro es que el 1 de diciembre vamos a tener una ocasión perfecta para disfrutar de un jRPG de los que dejan huella. Ahora solo queda ver cómo será de profunda y si esos DLC que se han anunciado terminan de rizar el rizo.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar