Casquería de ultratumba

10043

Tecmo ya ha demostrado que sus ninjas son verdaderas máquinas de matar, pero ¿qué pasa cuando se enfrenta a algo que ya está muerto y se resiste a permanecer en ese estado? Lo veremos a partir de marzo en Yaiba: Ninja Gaiden Z.

Ninjas, hay que quererles. Son letales, emergen de las sombras y lo mismo sirven para un fregado que para un barrio. Y si caen en manos de alguien como Keiji Inafune, el hombre tras juegos como Mega Man, Onimusha o Dead Rising, puede pasar de todo. Y como a este buen señor parece que le ha dado por los zombis últimamente, ¿por qué no meter a nuestros entrañables amigos a medio descomponer en una historia de venganzas y casquería fina?

Con estas bases se presentó en su momento Yaiba, un juego a cargo de Tecmo Koei con Inafune a la batuta, que mostraba una estética peculiar, tirando de un estilo más a lo manga con la conocida técnica del cell shading para acentuar este aspecto. Pero el bombazo vino al conocer su nombre completo. Yaiba: Ninja Gaiden Z, de repente, dispara las alarmas de todos los fans de la franquicia protagonizada por Ryu Hayabusa y entra súbitamente en sus radares. La Z está claro de dónde viene, zombis, pero ¿hasta qué punto pinta algo el Ninja Gaiden del título? Porque a primera vista no parece tener mucho que ver. Ah, pero es que cuando hay ninjas de por medio, uno no se puede fiar de la primera vista.



Hay quien considera que Yaiba es un reinicio, otros que es un producto derivado, un spin off, algo similar a Yakuza: Dead Souls, donde los muertos vivientes invadían Kamurocho. Esta última acepción parece la más plausible, puesto que Yaiba viene con sus propias credenciales bajo el brazo, pero entrelazándose con la mitología y tradición de Ninja Gaiden. De hecho, a Yaiba, el protagonista del juego, pronto le conoceremos una cierta animadversión hacia Ryu debido a un detalle que, la verdad, es para mosquear a cualquiera, y es que en uno de sus enfrentamientos el ninja que conocemos y amamos le cercena un brazo a este personaje, que cada vez parece menos trigo limpio. Yaiba es violento, no se corta a la hora de emborracharse y además una figura a la que teníamos como un héroe casi lo mata. Y sin embargo, y sobre el papel es el bueno de esta historia.

Una historia vista desde el punto de vista de este hombre que, con su brazo cibernético, busca venganza contra Ryu Hayabusa, además de lidiar con la aparición de todo un ejército de muertos vivientes que campa a sus anchas. Un cyborg, un ninja y muchos zombis ya son ingredientes que llaman la atención del más pintado, pero además sus desarrolladores han optado por imprimir un ritmo de juego rápido dando importancia a los combos y a una maniobra de desplazamiento rápido con la que podremos escaparnos de una refriega rápidamente, o entrar en otra.



Si le sumamos que el juego se nos mostrará a través de cámaras fijas que adoptarán siempre un determinado ángulo al estilo de God of War, las similitudes con el juego del espartano parecen aflorar en cuanto vemos algunos de los movimientos de Yaiba, y es que si brazo cibernético puede golpear a media distacion, tal como hacíamos gracias a las Hojas del Caos. Lo que sí que no veíamos hacer a Kratos en su juego, pese a que también era bastante fan de los desmembramientos, era apropiarse de alguna de las partes de sus víctimas y usarla como arma para seguir zurrándoles. Una ventaja de luchar contra los zombis, que ya vienen estropeaditos y con cómodas partes desacoplables que incluso podemos usar de manera creativa. Por ejemplo, un par de brazos arrancados pueden servir como un buen par de nunchakus en manos de un ninja asesino lo bastante imaginativo. 

Hasta este punto, los fans verán que las similitudes de Yaiba: Ninja Gaiden Z con la serie a la que dice pertenecer no son muchas precisamente. Y es verdad, Yaiba parte de inicio con la intención de desmarcarse de la serie, pero a la vez de no renunciar del todo a ella. Por ello, y para esos fans que siguen al pie del cañón desde los tiempos de la NES, el juego incluye un modo Retro en el que la cámara cambiará su perspectiva para pasar a convertir el juego en un arcade de scroll lateral, aunque con profundidad y un entorno tridimensional, pero con un claro homenaje a los primeros juegos de la serie para la consola de ocho bits de Nintendo. Cuando veamos el HUD en la pantalla, a su imagen y semejanza, alguno evocará más de un recuerdo a los mandos de la vetusta consola.

Uno de esos recuerdos posiblemente sean las ganas de estampar el controlador contra la superficie dura más cercana y luego estallar en gritos de ira debido a la gran dificultad que ha caracterizado a los Ninja Gaiden. En Yaiba se nos asegura que tendremos esa dificultad presente, aunque desde luego los recursos del protagonista no serán los mismos que los de Ryu para salir airoso de su misión.

Yaiba, desde luego, se presenta como un título que en apariencia es bastante llamativo. Es acción japonesa en su forma más pura, y eso implica agilidad en su juego gracias a unos controles que no serán complicados de retener. Si los enfrentamientos que nos deja contra los diversos enemigos, especialmente los jefes finales, son lo bastante memorables y tenemos bien resuelta la implicación de Ryu en la historia, el resto ya depende de la buena ejecución de un juego que se anuncia como un entretenimiento frenético con zombis y mucho humor negro, algo que a estas alturas no nos suena mal. Puede que a la postre, el mayor enemigo de Yaiba no sea Ryu, sino el propio subtítulo que luce y la acogida que le den los fans de la serie, pero parece que si sabe usar bien sus argumentos puede marcar una diferencia que no le vendría mal a la licencia.

IMPRESIONES: Es un Ninja Gaiden, pero no es un Ninja Gaiden. No es un galimatías ni es necesariamente malo, es un alejamiento de una fórmula que pedía algo de aire y que llega impulsado por Keiji Inafune. Cambiamos un tipo de acción por otro, y eso siempre pide una oportunidad, de modo que veamos si Yaiba: Ninja Gaiden cumple lo que promete en el próximo mes de marzo, porque de ser así podría asegurarnos un buen entretenimiento para comenzar el año.

Juan Elías Fernández

————————————————————————

Juegos relacionados:

No te quedes solo en el juego: 

Publicaciones relacionadas

Cerrar