Avance de Yakuza 6 – El esperado retorno de Kazuma Kiryu

13655

En el año 2005, Japón recibía una nueva propuesta de SEGA en forma de videojuego. La casa del famoso erizo azul decidió lanzar a los usuarios de PlayStation 2 un título que los sumergía en el mundo de la mafia japonesa para descargar tensiones soltando puñetazos a diestro y siniestro, la saga Yakuza se estrenaba en el País del Sol Naciente calando por completo en los jugadores por una jugabilidad novedosa y una narrativa de película.

Occidente tuvo que esperar a 2006 para dar la bienvenida a esta franquicia generando todo tipo de sensaciones entre el público. Algunos lo acuñaban como el heredero de Shenmue debido a la libertad y el énfasis en los combates, mientras que otros simplemente no se sentían atraídos por su propuesta. Este fue el comienzo de una saga que durante todos estos años ha seguido lanzando nuevas entregas que han ido refinando la fórmula mientras poco a poco iban despertando más interés dentro de la comunidad occidental.

Y los años han seguido pasando hasta plantarnos en este 2017. Los fans occidentales de Kazuma Kiryu, eterno protagonista de la saga, han tenido la ocasión perfecta para revivir su primera aventura con Yakuza Kiwami, un remake del clásico de PlayStation 2 lanzado en PlayStation 4 y PC. Aunque el plato fuerte se guarda para 2018 con Yakuza 6. Será en marzo cuando aterrice en nuestras consolas, más de un año después de haber visto la luz en Japón; pero el tiempo no importa, porque apunta a ser el más completo y pulido de toda la saga.

El argumento de Yakuza 6 parte de la entrada en la cárcel de Kiryu. Debido a sus crímenes, la policía acude al hospital donde se está recuperando de las lesiones sufridas en Yakuza 5 para comunicarle su arresto. Cansado, y con ganas de saldar sus deudas con la justicia, el protagonista decide no oponer resistencia y pasar los siguientes tres años en prisión. Un acto que no hace más que detonar todos los acontecimientos de esta entrega.

Nuestra misión aquí no será meternos en la piel de Kazuma Kiryu (único protagonista) mientras está entre rejas, sino hacerlo cuando sale de ella. Al recuperar su libertad, en pleno 2016, descubre que Haruka ha desaparecido sin dejar rastro, y justo ahí es donde comienza su aventura por encontrarla. Evidentemente, hay más datos de interés sobre el argumento, pero este es el punto de partida de una historia en la que la mafia china aparece como principal antagonista.

A partir de ahí, Kiryu se ve envuelto en todo tipo de situaciones que combinan la acción, la violencia, el drama y la comedia. La saga Yakuza siempre se ha caracterizado por tomarse las cosas con seriedad, pero también con situaciones de lo más absurdas y divertidas, y esta esencia es algo que aquí no se va a perder, incluso aunque veas al protagonista haciendo de niñero. ¿Que por qué? Eso será mejor que lo descubráis vosotros mismos.

Los vídeos publicados desde que fuera anunciado y las imágenes lanzadas por SEGA dejan claro que el aspecto visual ha sufrido un más que necesario empujón para acercarse a las posibilidades de la generación actual. Para ello, el equipo ha desarrollado un nuevo motor gráfico denominado Dragon Engine con el que comienza a aprovechar de forma notable el hardware de la consola de Sony. Gracias a este engine, además de conseguir mejoras a nivel visual, también se han conseguido a nivel jugable. Por primera vez en toda la saga vamos a poder movernos por las calles y edificios sin apenas sufrir cortes por pantallas de carga.

Esto no hace más que beneficiar el movimiento por la zona costera de Onomini en Hiroshima o las calles de Kamurocho en Tokio, lugares donde transcurre el grueso de la acción. Y es que la capacidad de reproducir mapeados más grandes va a suponer la llegada de elementos tan comunes en los títulos de mundo abierto como el poder marcar puntos en el mapa para fijar nuestro destino, o la implementación del tan necesario guardado automático. Son mejoras que hacían falta, pero que se ubican en un mundo que podría ser mucho más rico y ambicioso si el equipo lo hubiera querido. No parece que esta sea su prioridad por el momento.

El salto de calidad gráfica es evidente, y destaca sobre todo en los modelos de personajes. Aquí la compañía no ha escatimado en gastos, y ha quedado constancia de que el reparto de actores reales ha crecido para ofrecer las mejores secuencias de la franquicia, también para ello han hecho especial esfuerzo en mejorar las técnicas de captura de movimientos. Se va a conseguir mucho más realismo tanto en entornos como en personajes, pero eso no va a impedir que veamos situaciones exageradas hasta la médula, como solo la saga Yakuza sabe hacer. Y no lo decimos por gusto, ya hemos visto a Kiryu tumbar a un oso a puñetazos en Yakuza 0…

Esta espectacularidad que, remarcamos, no piensa perderse va a quedar aún más presente en los combates callejeros. Al no haber cortes, podremos huir de los grupos que decidan arrinconarnos para pelear; sin embargo, si decidimos no dar un paso atrás, vamos a poder disfrutar de aquello que mejor se le da al protagonista contra una gran cantidad de enemigos. Ahora vamos a tener muchos más personajes en pantalla, y esto va a suponer controlar mejor espacios y tiempos para hacer frente a docenas de personas de forma simultánea. Además, el no tener pantallas de transición va a hacer que prácticamente cualquier lugar sirva de escena para la pelea. Si tus rivales te persiguen al interior de una tienda, la escaramuza seguirá ahí dentro.

Por supuesto, el sistema de combate también evoluciona en Yakuza 6, aunque conservando sus señas de identidad. Esos mágicos momentos que aparecen para rematar a los demás combatienes o restarles grandes cantidad de vida van a seguir presentes, con el despliegue de violencia que cabría esperar de alguien que ha pertenecido a una de las mafias más peligrosas del planeta. Con el «Ultimate Heat Mode«, nuestro protagonista libera todo su poder para usar cualquier objeto del entorno con el fin de machacar a sus enemigos. Destrozar un escaparate con la cara de tu rival o partirle el espinazo con un banco de hierro son algunos de sus resultados, aunque suena mucho mejor coger una moto y levantarla sin problema alguno para darle a ese otro en los morros o acabar con él usando solo unos palillos chinos.

Las mecánicas, por su parte, si bien conservan ese espíritu tan rápido y divertido de su estilo arcade, han buscado simplificar las cosas para potenciarlas. Ahora, Kiryu solo contará con un estilo de lucha, pero la personalización y mejora de sus habilidades será mucho más profunda y elaborada. Los toques de RPG hacen acto de presencia aquí, permitiendo al jugador desarrollar las facultades del protagonista en función de sus preferencias de cara al combate.

Sin embargo, lo que sí parece ser un paso atrás, consecuencia de la simplificación de la que hablamos, es el haber convertido algunos de los minijuegos en secuencias QTE. Las actividades alternativas siempre han estado presente en la saga. De hecho hemos visto al protagonista darlo todo en karaokes, en pistas de baile, competir en una especie de scalextric o hasta conseguir el menor tiempo posible atendiendo a una llamada telefónica. Situaciones tremendamente variadas y a veces rozando lo absurdo para sacar alguna carcajada al jugador, pero algunas con unas mecánicas que las hacían realmente interesantes y que no hacen más que despertar la preocupación de muchos al verse relegadas a meras pulsaciones de botones en Yakuza 6.

La madurez de Kazuma Kiryu puede suponer la madurez de la saga Yakuza. Mientras Japón ya lleva casi un año disfrutando de Yakuza 6, los occidentales seguimos mirando a Occidente mientras nos armamos de paciencia y ganas. Hay muchos cambios con esta nueva entrega principal, algunos para bien y otros para mal; pero todavía es pronto para que podamos asegurar hasta qué punto es mejor o peor que sus antecesores.

Lo que sí se puede asegurar con total certeza es que el empleo de un nuevo motor no hace más que mejorar el impacto audiovisual de esta nueva historia. Las secuencias que desarrollan la historia ganan mucho gracias a la tecnología actual, alcanzando un nivel de realismo que la franquicia jamás ha visto antes.

Aún con todo, que no cunda el pánico entre los seguidores más acérrimos. Puede que se sufra un lavado de cara y que haya algunos cambios, pero la esencia de la saga sigue ahí, y por supuesto el humor va a estar servido.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar