Crítica Alien: Covenant: ¡Ya la hemos visto!

Crítica Alien: Covenant: ¡Ya la hemos visto!

Este viernes 12 de mayo se estrena en las carteleras españolas el largometraje Alien: Covenant, la secuela de Prometheus, estrenada en 2012, dirigida de nuevo por Ridley Scott y posiblemente una de las películas más esperadas del año.

Tras estrenar hace casi cinco años Prometheus, Ridley Scott regresa en la dirección de la secuela de la cinta de terror y ciencia ficción, escrita por John Logan y Dante Harper. De Prometheus, el reparto de Alien: Covenant mantiene a Michael Fassbender (Assassin's Creed) y a Noomi Rapace, a la que se hace referencia; pero incorpora a grandes actores como Katherine Waterston (Animales Fantásticos y Dónde Encontrarlos), Danny McBride (Juerga hasta el fin), Demián Bichir (Los Odiosos Ocho), Jussie Smollett (Empire), Carmen Ejogo (Anarchy: La noche de las bestias), Callie Hernandez (La La Land), Amy Seimetz (The Killing), Billy Crudup (Watchmen), James Franco (127 horas), Guy Pearce (Iron Man 3), Tess Haubrich (Infini) y Goran D. Kleut (Dioses de Egipto), entre otros.

Después de los acontecimientos vividos en Prometheus, cinta que no llegó a cumplir con las expectativas de los fans acérrimos de la saga Alien, en Alien: Covenant la tripulación de la nave Covenant pone rumbo a un remoto planeta de la galaxia con el objetivo de ser la primera misión colonizadora a gran escala. Cuando logran aterrizar en ese peculiar planeta, aparentemente habitable para el ser humano, descubren que no están solos en ese extraño paraíso. Lo que en un principio parecía misión sencilla, se acabará convirtiendo en una lucha por la supervivencia en un ambiente hostil, gracias, en gran parte, a los famosos xenomorfos. Pero si quieres descubrir qué ocurre deberás asistir al cine para comprobarlo por ti mismo, ya que no queremos lanzar spoilers.

Alien: Covenant logra superar con creces a Prometheus, y en parte se debe a que Ridley Scott ha aprendido de las críticas recibidas. El famoso cineasta consigue una buena continuación que busca las secuencias y la atmósfera de terror que tanto caracterizaban a Alien. La trama de la cinta tiene lugar diez años después de lo vivido en el film de 2012 y en esta ocasión podemos ver a más xenomorfos, aunque quizás nos hubiese gustado ver muchos más. La película cuenta con algunas secuencias de angustia donde los personajes sufren ataques por los famosos alienígenas, de los que trata de arrojar un poco más de luz sobre su historia y origen. 

Uno de los puntos fuertes de Alien: Covenant es, sin lugar a dudas, la actuación de Michael Fassbender, a quien vemos en dos papeles. Y es que por un lado tenemos al robot David de Prometheus y a Walter, un nuevo y mejorado androide que viaja con la expedición de Covenant. El actor alemán lleva el peso del film y tiene la difícil tarea de dar vida a dos androides totalmente opuestos, con diferentes ideas, deseos y personalidad, y lo cumple con creces. Por detrás destaca el personaje de Daniels, interpretado por Katharine Waterston, protagonista del film, pero que no tiene ni punto de comparación con Ripley. Y después cobra mucho protagonismo Tennesee, un piloto interpretado por Danny McBride que se caracteriza por un buen sentido del humor. El resto de la tripulación pasa por la cinta sin hacer mucho ruido, aunque las interacciones entre ellos plantean muchas cuestiones. 

Alien: Covenant es una película lenta por tramos, y es que para ver el primer momento de acción y tensión pasa un largo tiempo, que se aprovecha para introducir a los personajes y conocerlos un poco más, aunque no todo lo que nos gustaría. Cuando los tripulantes de Covenant aterrizan en ese misterioso planeta, al que llegan por error, es cuando la película empieza a tener algo de acción, y es que nada más poner pie en la tierra los propios personajes se dan cuenta que algo no va a ir bien. Aunque es cierto que la acción no es tanta como uno espera, ya que el tono algo lento de la película se mantiene constantemente, sin apenas sustos o momentos de muchísima tensión.

 

De lo que no cabe dudas es que Alien: Covenant es bastante mejor que Prometheus, pero se queda bastante lejos de la clásica película de Alien. Lo que sí encontramos son explicaciones de lo que sucede en Prometheus, lo que les pasó a los personajes y cómo lograron escapar con la nave. Y es que la cinta tiene un montón de nexos con la última obra de Ridley Scott, aunque intenta acercarse más a los momentos de tensión, que aunque sean pocos, los tiene, pero no tanto como nos hubiera gustado.

La cinta dura aproximadamente dos horas y no se hace para nada pesada, es más, es entretenida. Tiene momentos más brillantes, momentos de terror puro y acción, y momentos filosóficos donde se discute sobre el poder del hombre o sobre el origen de la creación, entre otros temas. Pero se echa en falta más protagonismo de los xenomorfos, unos personajes más interesantes y que las escenas de acción no lleguen tan de golpe, sean tan breves y se hagan tanto de rogar. En cuanto a los efectos visuales, la cinta luce bastante bien y tiene momentos muy gore, que le dan un plus de terror.

Como resumen final, Alien: Covenant cuenta con más xenomorfos y escenas aterradoras que harán pasar un buen momento de tensión a los espectadores, aunque hubiera estado mejor contar con más momentos de terror y sustos. La dupla formada por Fassbender, con su rol doble, y Waterston como líder femenino de la misión, junto con los momentos de suspense, es la mejor bala de una cinta que no consigue escapar de la estela de Alien, el octavo pasajero, pero que mejora con creces a su antecesora, Prometheus.

Publicaciones relacionadas

Cerrar