Crítica Cars 3: ¡Ya la hemos visto!

Crítica Cars 3: ¡Ya la hemos visto!

El mes que viene, concretamente el próximo día 14 de julio, llegará a la gran pantalla Cars 3, una película que busca hacernos olvidar la segunda parte de esta saga y retroceder al año 2006 para recuperar todas las sensaciones que transmitió en su momento la primera película, dirigida por John Lasseter. En esta ocasión, la película, que ya ha sido comparada en múltiples ocasiones con Rocky, nos propone una historia más cercana y profunda que el cuento de espías que vivimos en la segunda entrega.

En esta ocasión el encargado de ponerse a los mandos de la dirección del proyecto es Brian Fee, que participó en las dos entregas anteriores de Cars como animador gráfico del guión. Por otra parte, la voz de Rayo McQueen vuelve a ser una vez más la de Owen Wilson (Zoolander no.2), y repiten como Mate y Sally, Larry The Cable Guy y Bonnie Hunt (Zootrópolis). Además, en esta ocasión también encontramos la voz de Cristela Alonzo (Angry Birds) como Cruz Ramírez, y la de Armie Hammer (Animales Nocturnos) como Jackson Storm, el nuevo rival de nuestro protagonista.

Cars 3, como no podía ser de otra manera en una película de Pixar, vuelve a dar una vuelta más a todo lo que conocíamos de esta saga de carreras y bólidos para regresar a aquel producto inicial creado por John Lasseter. A aquella primera película que servía para abordar la pasión de su director por el mundo de la automoción, sin dejar de lado una serie de valores e ideas con la amistad como meta y, al mismo tiempo, camino. No obstante, en esta ocasión, a pesar de que se agradece la vuelta a los orígenes de Cars, encontramos un producto que ya hemos visto en otras ocasiones. Porque si en Toy Story 3 en un principio parecía que nos iba a tocar despedirnos de Woody, Buzz, Jessie y compañía, la historia parece que vuelve a repetirse en Cars 3.

La película nos sitúa en uno de los mejores momentos de Rayo McQueen como corredor: sin ningún tipo de presión y con una sana competición en la que tanto él como el resto de bólidos disfrutan de cada una de las carreras en las que participan. Sin embargo, pronto descubriremos que todo lo bueno tiende a acabar. Y por mucho que le pese a McQueen, poco a poco se va quedando anticuado

Algo que le hará plantearse si seguir compitiendo o tirar definitivamente la toalla y abandonar un mundo que ha sido, y sigue siendo, su vida. Un viaje que le llevará a conocer a Cruz Ramírez, una entrenadora de coches de carreras que, como el resto de los habitantes ‘enruedados’ de este mundo, ve a Rayo como un icono del pasado. Y será esta nueva relación la que llevará a ambos a ir descubriendo el mundo del otro. En el caso del 95 carmesí, un mundo donde los números y la tecnología se han convertido en los principales protagonistas de la nueva competición, y en el caso de Cruz, un mundo donde la pasión por las carreras no puede medirse con una calculadora.

Como ya decíamos antes, con Cars 3 se nos plantea una pregunta muy personal, ¿qué hacer cuando todo el mundo te dice que estás acabado? Porque en esta ocasión son pocos los que realmente creen en Rayo McQueen. Algo que le hará reconsiderar todas las opciones que podrían salir de su retirada como profesional. Un problema que todos debemos atravesar, el de darnos cuenta de que ya no somos tan jóvenes y que hay una nueva generación que ya nos ha adelantado sin que nosotros nos demos cuenta.

No obstante, Cars 3 es mucho más que una película sobre un tipo que se da cuenta de que ya no puede hacer lo mismo que hace varios años y que ya no rinde igual que antes. Porque en esta ocasión nos encontramos ante un film que intenta darnos una valiosa lección sobre la fuerza de voluntad. Al fin y al cabo, si en la primera entrega era Mate quien iba ganando poco a poco el protagonismo, hasta convertirse en el personaje principal de la secuela, en esta tercera entrega viviremos algo muy similar con Cruz

Y este es otro de los puntos fuertes de la película: dejarnos con unos personajes, que si bien no llegan a marcarnos de la misma manera que los protagonistas de otras películas de Pixar, ya sean Toy Story o UP, sí que dejan una gran estela tras de sí. Una estela que sirve para mostrar que las cosas van cambiando para mejor. Porque en el fondo, Cars 3 no trata sobre el retiro o la jubilación, trata sobre las segundas oportunidades y sobre que nadie debería poder decirte lo que puedes o no puedes hacer, ya que eso te corresponde solo a ti.

Publicaciones relacionadas

Cerrar