Crítica Cazafantasmas: ¡Ya la hemos visto!

Crítica Cazafantasmas: ¡Ya la hemos visto!

Este viernes 12 de agosto se estrena en las carteleras españolas la película Cazafantasmas, el remake de la famosa cinta de los años 80 protagonizada por Bill Murray, que fue escrita hace más de treinta años por el fallecido Harold Ramis y Dan Aykroyd. La cinta está dirigida por Paul Feig, cineasta responsable del film Espías, que se burlaba de los tópicos de películas de agentes secretos, como la saga James Bond o Jason Bourne.

Cazafantasmas cuenta con un reparto encabezado por Melissa McCarthy (Es la Jefa), Kristen Wiig (Zoolander No. 2), Leslie Jones (Y de Repente Tú), Kate McKinnon (Hermanísimas), Cecily Strong (Verano en Staten Island), Chris Hemsworth (En el Corazón del Mar), Andy Garcia (Matar al Mensajero), Michael Kenneth Williams (Anarchy: La Noche de las Bestias), Neil Casey (Time Traveling Bong), Matt Walsh (En el Ojo de la Tormenta), Nate Corddry (St. Vincent), Mark Burzenski (Irrational Man), Charles Dance (Juego de Tronos), Pat Kiernan (4:44 Last Day on Earth), Nick Austin (Un Golpe con Estilo) y Karan Soni (Deadpool). Pero también cuenta con los cameos de los protagonistas de la cinta original: Bill Murray (Rock the Kasbah), Ernie Hudson (Twin Peaks II), Sigourney Weaver (Exodus: Dioses y Reyes) y Dan Aykroyd (I Feel Good – La historia de James Brown).

La física cuántica Erin Gilbert (Kristen Wiig) y su compañera Abby Yates (Melissa McCarthy) llevan toda la vida estudiando lo paranormal, llegando a escribir un libro en el que avalan la existencia real de los fantasmas. Cuando aparecen algunos espectros causando pánico y terror en las calles de Manhattan, Gilbert y Yates organizarán un grupo de cazafantasmas para detenerlos, al que se unirán la ingeniera Jillian Holtzman (Kate McKinnon) y Patty Tolan (Leslie Jones), una taquillera del metro que conoce cada rincón de Nueva York. A ellas se sumará también Kevin (Chris Hemsworth), como un recepcionista con pocas luces.

Ya llega a los cines una de las películas más odiadas y criticadas por los fans en las redes sociales, sin haberla visto. Unas críticas injustificadas, inapropiadas e injustas en gran medida, que demuestran la falta de oportunidades con los que cuentan productos como éste, un remake que intenta contar la misma historia, pero desde otro punto de vista. Así pues, Cazafantasmas no es una continuación de las anteriores, sino una revisión del clásico del año 1984.

Para la ocasión, un reparto rebosante de actrices con mucho talento para la comedia y un director especializado en comedias gamberras que siempre cruzan la línea de lo políticamente correcto y que ahonda en el chiste zafio de sal gruesa, consiguen regalar al espectador un producto divertido y entretenido, plenamente disfrutable por toda la familia; siempre que se supere la barrera autoimpuesta por los fans más acérrimos de la película original y los prejuicios existentes ante cualquier remake.

Ante esto último, pueden contarse con los dedos de la mano los espectadores que hayan visto la original y salgan del cine asegurando que ésta es mejor que aquélla. Nadie duda que la película de Ivan Reitman es todavía un clásico del que puede disfrutar toda la familia, pero eso no impide que la película de Paul Feige pueda encontrar su hueco en el corazón de los espectadores.

De esta forma, la nueva Cazafantasmas sólo gana a su predecesora en las escenas de acción, los efectos especiales y en una mayor dosis de humor, fruto las dos primeras de un presupuesto de 140 millones de dólares que ya les hubiera gustado a Reitman y Aykroyd contar con él hace 32 años. Pero más allá de eso, quienes echen a un lado los prejuicios y se centren en valorar la película de forma independiente, disfrutarán de una historia entretenida y divertida, un producto disfrutable para el verano, pero que no logrará la inmortalidad de su predecesora.

A su vez, Cazafantasmas tiene memoria y no olvida a la cinta original, puesto que prácticamente todo el reparto original tiene su cameo en el remake, salvo el fallecido Harold Ramis, que tenemos que conformarnos con ver un busto suyo; así como continuas referencias para los fans más atentos. Sin olvidar el tema principal de la película, escrito hace tres décadas por Ray Parker Jr. Junto a esto, la cinta de Feig atesora una vis cómica increíble en su cuarteto femenino protagonista, que se une a un Chris Hemsworth que conquista con su papel de estúpido recepcionista, y que se posiciona como lo mejor de la película junto a las protagonistas; las cuales logran formar un buen equipo, sin fisuras. Sin embargo, lo peor de la película es el villano, sin carisma, sin trasfondo, sin unas motivaciones sólidas más allá de la pura venganza.

En resumen, Cazafantasmas no es una película redonda, pero sí es un producto disfrutable, divertido y ameno, que arrancará a los espectadores más de una carcajada; siempre que dejen a un lado los prejuicios y consideren a este remake como el hermanito pequeño de la cinta de 1984, es decir, un complemento y nunca un sustituto de aquella joya de los años 80.

Publicaciones relacionadas

Cerrar