Crítica Chappie: ¡Ya la hemos visto!

El próximo viernes 13 de marzo se estrena en las carteleras españolas la película Chappie, tercer largometraje del sudafricano Neill Blomkamp, que en esta ocasión contará una nueva cinta de acción, pero sin abandonar la ciencia ficción. En su reparto destacan Sharlto Copley (Powers), Hugh Jackman (X-Men: Días del futuro pasado), Sigourney Weaver (Exodus: Dioses y reyes), Dev Patel (El nuevo exótico hotel Marigold) y Jose Pablo Cantillo (The Walking Dead).

La historia nos contará cómo en el año 2016, un compañía que fabrica robots vende a la policía unidades robóticas para reducir la delincuencia. Los robots creados por Deon (Dev Patel) son un éxito, pero él busca algo más, desea crear inteligencia artificial auténtica e independiente. Cuando lo consigue, es secuestrado por una banda criminal que quiere utilizar a Chappie para sus violentos atracos. Entonces, Chappie deberá decidir a quién hace caso, si a sus "padres" criminales o a sus creadores Deon.

De esta forma arranca una historia en la que la creación del primer robot inteligente sólo es una excusa para profundizar en los sentimientos humanos, en el comportamiento de las personas. ¿Nuestra actitud es inherente a la persona o es fruto de nuestra educación y nuestro entorno? Un dilema que pretende analizar Blomkamp en una cinta de nuevo rodada en su Sudáfrica natal y que deja en gran medida sus habituales mensajes de denuncia social disfrazada de ciencia ficción para profundizar en el futuro de la tecnología y las implicaciones morales que esto conlleva. Esto sí, con más acción y menos complejidad que la presentada recientemente por Ex_Machina.

Así pues, el director de Distrito 9 nos presenta al primer robot "gangsta" de la historia, un robot que aprende del comportamiento de sus padres adoptivos, una pandilla de criminales, pero que también sabe aprender y tomar sus propias decisiones. Por tanto, a su manera, Blomkamp nos trasmite un mensaje que puede indicar que las personas (y por ende, la inteligencia artificial) son buenos por naturaleza como regla general, siendo su entorno y educación la que puede torcer el recto camino y llevarles a realizar malos actos. Para ello, coloca una inteligencia artificial inteligente e intuitiva en un mundo despiadado y violento, para ver cómo reacciona, sobrevive, se adapta y toma sus propias decisiones.

Frente a todo esto, tenemos al personaje de Hugh Jackman, Vincent, un ex-militar que mira con desesperación cómo Deon se lleva la gloria por sus robots, mientras él tiene cada vez menos presupuesto para su propio proyecto, El Alce, una monstruosa máquina de combate. Mientras que los robots de Deon actúan con autonomía limitada, El Alce requiere control a distancia de una persona, puesto que Vincent está en contra de la inteligencia artificial y hará todo lo que esté en su mano (legal o ilegal) para evitar que triunfe el proyecto de Deon.

Por tanto, la cinta rota alrededor de los sentimientos y de cómo Deon por una parte y los criminales por otra, pretenden inculcarle diferentes conductas, por lo que Chappie (interpretado de manera magnífica por Sharlto Copley, que le da voz y movimiento) deberá decidir por sí mismo si decide ser un instrumento o convertirse en alguien único y revolucionario. Sin embargo, la cinta a pesar de su potencial, no deja de ser un producto simplemente entretenido, con espectaculares escenas de acción y unos efectos especiales increíbles, pero que no terminar de cuajar de la manera esperada. Por tanto, Blomkamp, al igual que M. Night Shyamalan, sigue mostrando productos inferiores a su brillante debut y que ponen en duda qué nos ofrecerá en su nueva versión de Alien, y si merecerá la pena borrar Alien 3 y Alien Resurrection de un plumazo por su película. Esperemos que sí.

En resumen, Chappie se presenta como un producto ameno, entretenido y con una excelente puesta en escena en el campo de la acción y los efectos especiales, pero que patina en el desarrollo de la trama, demasiado irregular. Aún así, plantea preguntas interesantes sobre la conciencia y la conducta humana que avivará los debates de los espectadores a su salida del cine.

Publicaciones relacionadas

Cerrar