Crítica Ice Age: El Gran Cataclismo: ¡Ya la hemos visto!

Ice  Age: El Gran Cataclismo: ¡Ya la hemos visto!

El 15 de julio nos volveremos a quedar helados con Ice Age: El Cataclismo, la quinta película de esta franquicia que regresa a los cines de España cuatro años después de su predecesora: La Formación de los Continentes.
A la batuta de esta película se encuentra de nuevo Mike Thurmeier, que ya dirigió La Formación de Los Continentes.

En esta ocasión estará acompañado en la silla por Galen T. Chu, quien se estrena en un largometraje tras haber participado como director en otros cortometrajes de la franquicia Ice Age como Sobreviviendo a Sid. En este caso toma las riendas de un largometraje junto a Thurmeier en El Gran Cataclismo.

Pese a que Cho se estrena en un largometraje lo cierto es que se nota su experiencia previa dentro del equipo de animación en películas como Horton o Robots. Esto unido a las notas que parece haber tomado Thurmeier de La Formación de los continentes hace que El Gran Cataclismo mejore a su predecesora.

En esta ocasión nos encontramos como el grupo de animales prehistóricos se encuentra conviviendo felizmente entre ellos con un Manny celoso de su futuro yerno, Julian, y con un Sid buscando el amor. Toda esta tranquilidad se verá amenazada por la inminente llegada de un meteorito a la Tierra que hará peligrar la vida en el planeta, lo cual hará que todo el equipo tenga que ponerse a trabajar por evitar este desastre. Tampoco faltará en esta película Scrat y su búsqueda de la bellota.

Lo realmente curioso de esta película es que tras cinco largometrajes siga encontrando un argumento que sirva para explicar un suceso de la Prehistoria a los niños que la vean sin aburrirlos. Aunque también es cierto que se nota cómo después de tantos años y con cuatro cintas a su película la saga Ice Age muestra síntomas de agotamiento.
Y es que esta película retoma todos los puntos de sus predecesoras y no ofrece nada nuevo, quizás ya no haya nada que ofrecer. Una tarea difícil si tenemos en cuenta que pelea por seguir a flote tras cuatro películas. Aunque si bien El Gran Cataclismo carece de frescura, supera a su predecesora y al menos es distraída (Dios, monos piratas, ¿en qué estarían pensando?).

Lo cierto es que El Gran Cataclismo también tiene una llamada a los padres ya que parte de su trama llegará al corazón de estos progenitores que ven como quien hace dos días era su bebé ahora es una persona capaz e independiente. Dos historias para cada tipo de público que acudirá al cine a ver esta película, un acierto sin duda ya que esta decisión consigue que nadie se aburra en el cine.

No se puede negar tampoco como hemos dicho el intento de mejorar La Formación de los Continentes, quizás la peor de la franquicia Ice Age. Un esfuerzo por mejorar y hacer que El Gran Cataclismo si bien queda muy lejos de la primera cinta de esta franquicia también ha dado un paso adelante respecto a su predecesora dejando lugar a la esperanza de cara a un sexto largometraje de Ice Age.

En definitiva una historia sencilla que en determinados momentos recuerda a Armageddon ya no solo por el meteorito sino por la relación entre Manny y su yerno. No vamos a mentiros, El Gran Cataclismo sólo puede ofrecer una historia entretenida. Si te quedaste con mal sabor de boca después de La Formación de los Continentes debes ir a verla para hacer las paces con la franquicia de Ice Age con esta historia que mezcla momentos de acción y ternura paternal con momentos románticos.

Cerrar