Crítica Kingsman: El círculo de oro: ¡Ya la hemos visto!

El viernes 22 de septiembre llega a los cines de nuestro país Kingsman: El círculo de oro, la continuación de Kingsman: Servicio Secreto, una de las películas más sorprendentes que nos presentó el año 2015. De esta forma el cómic de Mark Millar regresa a la gran pantalla con las nuevas aventuras de este carismático grupo de detectives de punta en blanco. Una vez más la acción, el humor, la locura y ciertos toques gamberros son los principales protagonistas de la película.

Esta segunda parte mantiene parte del reparto de la cinta original, como por ejemplo Taron Egerton en el papel de Eggsy, Colin Firth como Harry, Mark Strong como Merlín o Hanna Alström interpretando Tilda, la princesa escandinava. Pero además se estrenan nuevas caras como por ejemplo Pedro Pascal como Whisky (Juego de Tronos o Narcos), Julianne Moore para dar vida a Poopy (Siempre Alice o Cambio de estrategia), Halle Berry como Ginger (X-Men o Catwoman) o Channing Tatum en el papel de Tequila (Todos los días de mi vida o Infiltrados en la universidad). Mención especial requiere la actuación de Elton John, quien hace de sí mismo.

La película comienza por todo lo alto demostrando que las escenas de acción que presentó la primera parte eran una de sus características más importantes. En esta segunda entrega sucede lo mismo y las tomas con que se muestran todas y cada una de las escenas de peleas, persecuciones, tiroteos o intercambios de mamporros muestran un acabado sensacional. Las cámaras lentas y los ángulos de que muestran cómo vuelan las balas son una delicia. Eso sí, no esperéis ninguna escena como la de la iglesia de la primera parte con Free Bird – Lynyrd Skynyrd de fondo. Hay algunas escenas en las que la música juega un papel importante en esta segunda entrega, pero dicho acontecimiento de Kingsman: Servicio Secreto es insuperable.

Crítica Kingsman: El círculo de oro: ¡Ya la hemos visto!

La historia en esta ocasión nos presenta a una nueva villana, Poppy, quien dirige desde el anonimato una gran organización de narcotráfico. El personaje interpretado por Julianne Moore tiene entre manos ciertos planes que pueden poner en peligro la salud de gran parte de la raza humana y Kingsman intenta impedirlo. En esta ocasión nos encontramos con un Eggsy mucho más formado y que incluso tiene una relación amorosa que mantener en secreto en su trabajo. En términos generales la cinta sigue los compases de la primera entrega y la acción, el humor y el desenfreno se mezclan a partes iguales.

La narración de la película tiene dos problemas respecto a lo que vimos en la primera parte. El primero de ellos son diversas escenas que aportan mucho menos interés que el resto, por lo que acontecen diversos altibajos que no eran tan pronunciados en Kingsman: Servicio Secreto. En segundo lugar cabe destacar que el papel de villano de Richmond Valentine (Samuel L. Jackson) en la primera entrega está por encima del ofrecido por la nueva villana. En cualquier caso el trabajo de Julianne Moore está al nivel de la película y ofrece algunos interesantes detalles con los que hacer disfrutar al espectador, pero como hemos dicho está por debajo del que nos ofreció Samuel L. Jackson.

A raíz de los acontecimientos que narra la película aparece una nueva organización de las mismas características que Kingsman, Statesman. Este grupo de detectives también posee sus correspondientes arsenales de armas de lo más sorprendentes, así como unas dotes de combate más que notables. Sin lugar a dudas el miembro más destacable de este elenco es Whisky, el personaje interpretado por Pedro Pascal. Simplemente sensacional, tanto en su faceta de humor como en lo que a acción se refiere.

Crítica Kingsman: El círculo de oro: ¡Ya la hemos visto!

Por el momento no hay anunciada ninguna tercera parte de Kingsman, pero de llevarse a cabo esperamos que no cometa los problemas que ha ofrecido Kingsman: El círculo de oro  y que curiosamente no se dieron en su primera película. En resumidas cuentas, reducir la densidad de la película y no liar la historia más de la cuenta. El resto es coser y cantar, ya que las medidas entre acción y humor continúan estando muy bien ajustadas en esta segunda parte.

En términos generales Kingsman: El círculo de oro está a la altura de la primera parte, aunque en ciertos momentos la narración no acompaña y decae el ritmo de la historia. En cualquier caso volvemos a tener ante nosotros una película con la que podemos disfrutar en el cine y que compagina realmente bien los momentos de humor y acción, así como con otras escenas . Si te gustó la primera película de Kingsman ésta también lo hará.

Cerrar