Crítica Lego Batman: La Película: ¡Ya la hemos visto!

Crítica Lego Batman: La Película: ¡Ya la hemos visto!

Este 10 de febrero se estrena en las carteleras españolas Lego Batman: La Película, la versión animada y con piezas de LEGO del famoso superhéroe de DC Comics.

Chris McKay
(La LEGO Película) dirige y Seth Grahame-Smith (Orgullo + Prejuicio + Zombies) este spin-off de La LEGO Película, aunque esta vez no cuentan con el apoyo de Philip Lord y Christopher Miller, ocupados con la película sobre Han Solo. En su reparto de voces en versión original destacan Will Arnett (Ninja Turtles), Zach Galifianakis (Birdman), Michael Cera (Arrested Development), Ralph Fiennes (Spectre), Rosario Dawson (Daredevil), Billy Dee Williams (Rocky), Jenny Slate (Zootrópolis), Mariah Carey (El Mayordomo), Jason Mantzoukas (El Dictador), Zoë Kravitz (Mad Max: Furia en la Carretera), Channing Tatum (Los Odiosos Ocho), Jonah Hill (La Fiesta de las Salchichas) y Adam Devine (Modern Family). Mientras que en España cuenta con la colaboración de José Coronado (Cien Años de Perdón) y Carlos Santos (El Hombre de las Mil Caras).

Con el mismo espíritu irreverente de La LEGO Película, llega esta nueva aventura protagonizada por el personaje que siempre se ha considerado el líder del grupo, LEGO Batman. Pero, muy a su pesar, se están produciendo cambios en Gotham, y si quiere salvar a la ciudad de la conquista de El Joker, puede que tenga que dejar de actuar siempre en solitario, e intentar trabajar con otros en equipo.

Tras el éxito mundial que cosechó La LEGO Película, era inevitable que Warner Bros siguiera con la maquinaria ya iniciada, por lo que antes de la secuela de aquélla, nos llega este spin-off del mundialmente personaje concebido por Bob Kane y Bill Finger en 1939. De esta forma, Batman logra otra película en solitario (aún queda la protagonizada por Ben Affleck), y reinvindica de nuevo que es el personaje más influyente y taquillero de todos los que poseen DC Comics y Warner, y también el más explotado, sea dicho de paso también. ¿Superará LEGO Batman la barrera de ser secundario de lujo y electrizante a protagonista absoluto? Tristemente, no.

Si bien es cierto que la película empieza de forma arrolladora, con un inicio en el que las carcajadas no te dejan oír los diálogos, la energía y frescura de la película se va diluyendo a un ritmo alarmante, alejándose de la gamberrada y dinámica que rezumaba La LEGO Película para convertirse en una versión simple y edulcorada de lo que realmente se esperaba de ella, con uno de los finales más ñoños que se recuerdan en el cine de animación. Así pues, la cinta va alarmantemente de más a menos.

De este modo, se echa muchísimo de menos la mano de Philip Lord y Christopher Miller en la dirección, pero especialmente en el guión, donde este relato empieza siendo sarcástico con los personajes y la dependencia de Gotham con Batman, para acabar siendo una moraleja rancia de cómo todo en familia es mucho mejor. La sátira acerca de cómo todos creen que Batman lo tiene todo y es feliz, pero que todo es una carcasa vacía, se expone con fuerza en los primeros compases de la cinta, pero llega un momento en el que todo es reiterativo e inocuo para los espectadores más adultos, que dejan de sentir que los chistes y dobles sentidos van dirigidos hacia ellos.

Así las cosas, Lego Batman: La Película es una cinta irregular, que no sabe mantener el ritmo, pero que aporta suficientes dosis de diversión para disfrutar toda la familia. A ello se suman multitud de referencias frikis, tanto al universo de Batman, como al de Warner, con la aparición de personajes sorpresa que no relevaremos para evitar spoilers. Sin embargo, está un par de peldaños por debajo de esa obra maestra de la animación moderna llamada La LEGO Película.

A su vez, resulta curioso que un spin-off de la cinta protagonizada por Emmet no contenga ni una mínima referencia a aquélla y a todo lo acontecido (¡ni una mención de refilón!), por lo que no resulta imprescindible haberla visto previamente.

En resumen, Lego Batman: La Película es una película divertida, que la disfrutarán mucho más los pequeños que los mayores de la casa; todo ello a pesar de ir de menos a más según avanza la trama. Sin embargo, las comparaciones con La LEGO Película son odiosas, demostrando que si bien Batman demostró ser un secundario de lujo, en esta ocasión no ha conseguido nadie que haga lo propio por él.

Publicaciones relacionadas

Cerrar