Crítica Life (Vida): ¡Ya la hemos visto!

Crítica Life (Vida): ¡Ya la hemos visto!

Este próximo 7 de abril se estrena Life (Vida), una nueva película de ciencia ficción que nos invita a visitar una estación espacial en órbita muy especial, donde la tensión continua es uno de sus mayores alicientes. En esta ocasión el film, que cuenta con un reparto de lujo, pretende aterrorizar al espectador con varios conceptos que podríamos agrupar en un solo punto: los peligros que encierran la inmensidad del espacio.
 
El encargado de ponerse a los mandos de la dirección de este proyecto es Daniel Espinosa (El niño 44, El invitado), que a su vez ha contado con unas actrices y actores de primera, como son Jake Gyllenhaal (Brokeback Mountain, Animales Nocturnos), Ryan Reynolds (Deadpool), Rebecca Ferguson (Cuando cae la nieve, La chica del tren), Olga Dihovichnaya (Welcome Home) Ariyon Bakare (El Caballero oscuro, El Destino de Júpiter) y Hiroyuki Sanada (Mr. Holmes, Lobezno Inmortal). Un reparto que se hace, o al menos lo intenta, con todo el protagonismo de la película, porque casi toda la atención se la acaba llevando el extraño ser en el que se basa el argumento del film.
 
Life nos invita a acompañar a un grupo de astronautas en una de las misiones que están llevando a cabo en el espacio, y que consiste en investigar Marte, nuestro planeta vecino. Gracias a unas muestras de este planeta se descubre lo que parece ser una célula orgánica viva. Algo que llevará al grupo de científicos a afirmar que existe vida más allá de la Tierra. No obstante, este descubrimiento podría no ser tan maravilloso como se creía en un primer momento.
 
 
La película de Daniel Espinosa bebe indudablemente de otras cintas espaciales, siendo la referencia más clara Alien: El octavo pasajero, la película de 1979 de la que se toman prestados varios aspectos. Desde parte de la trama, hasta la sensación de opresión que experimenta el espectador. Sin embargo, aunque se trate de un nuevo film que aborda el género espacial, Life más que buscar asustar, apuesta por un miedo más profundo, un terror más psicológico que se refleja en lo claustrofóbico de la estación espacial. Un punto que no acaba de abordarse de una manera del todo correcta. De forma que al final tenemos una película que lleva al espectador a un estado de nerviosismo casi constante, en el que nos esperamos lo peor en todo momento.
 
Por otra parte, el comienzo de Life es realmente magnífico, con unos planos que juegan con el hecho de que la estación espacial no presenta gravedad y nos ofrece unas escenas que buscan la innovación, y descolocar al espectador, que tendrá que olvidarse de las diferencias entre suelo y techo. Sin embargo, y a pesar de que la forma en que avanza la película parece propensa a dejarnos unos personajes con los que empatizar, al final se aprecia el enorme desaprovechamiento de un gran reparto. Porque aunque se puede ver que se ha intentado dotar a cada personaje de una historia y unas motivaciones únicas y muy personales, parece que se echa de menos una presentación más completa que nos lleve a sentir una mayor proximidad con estos personajes y que consiga que realmente nos importe lo que le ocurre a cada uno.
 
 
No obstante, la película logra atraparnos desde el principio gracias a su atmósfera envolvente, dejando de lado que en algunos momentos podamos tachar Life de predecible, algo que también ha jugado en favor del film. Ya que si desgraciadamente su tráiler es demasiado revelador, esto se ha sabido aprovechar con momentos en los que la tensión del espectador es máxima. En parte gracias a la banda y efectos sonoros de la película, que ayudan a presentarnos unos angustiosos minutos en los que estamos esperando que ocurra cualquier cosa, para finalmente coger al espectador con la guardia baja en otro momento y sorprenderle. Por otro lado, el hecho de no esconder absolutamente nada puede acabar dejando algunas escenas un tanto incómodas, que a veces se antojan demasiado largas e incluso innecesarias.
 
En conclusión, Life nos presenta una historia conocida narrada con un guion y a través de unos intérpretes que podrían haber dejado el listón mucho más alto. No obstante, todo lo relacionado con el espacio, desde la importancia de la ausencia de gravedad hasta las magníficas escenas de la estación espacial flotando en el vacío sirven para expresar el respeto y cariño de su director por este género. Aunque en algún punto puede dar la sensación de que esto ha sido precisamente lo que ha llevado a que se descuide un poco el resto de aspectos de la película. Pero esto no quiere decir que no estemos ante una cinta que merezca la pena ver, ya que al final Life es un producto que, bebiendo de otros títulos, intenta hacernos revivir una experiencia familiar que busca la nostálgica.

Cerrar