Crítica Liga de la Justicia: ¡Ya la hemos visto!

Crítica Liga de la Justicia: ¡Ya la hemos visto!

El viernes 17 de noviembre se estrena en las carteleras españolas el largometraje Liga de la Justicia, la nueva cinta que expande el universo compartido de DC Comics en la gran pantalla.

Dirigida a cuatro manos entre Zack Snyder (Batman v Superman: El Amanecer de la Justicia) y Joss Whedon (Vengadores: La Era de Ultrón), el primero como director titular y el segundo como el encargado del re-rodaje y montaje de la película, nos encontramos ante el momento decisivo del universo extendido de DC, prueba de fuego para saber si ha emprendido por fin el camino del agrado de los fans.

Liga de la Justicia, salvo sorpresas y cameos no confirmados, está protagonizada por Ben Affleck (Vivir de Noche), Gal Gadot (Wonder Woman), Ezra Miller (Animales Fantásticos y Dónde Encontrarlos), Jason Momoa (Juego de Tronos), Ray Fisher (Flashpoint), Henry Cavill (Operación U.N.C.L.E.), Amber Heard (La Chica Danesa), Amy Adams (La Llegada), Jesse Eisenberg (Café Society), J.K. Simmons (El Contable), Jeremy Irons (Assassin's Creed), Willem Dafoe (Death Note), Shalini Peiris (Las Crónicas de Blancanieves: El Cazador y la Reina del Hielo), Connie Nielsen (3 Días Para Matar), Robin Wright (Blade Runner 2049), Diane Lane (El Hombre de Acero), Kiersey Clemons (Enganchados a la Muerte), Billy Crudup (Alien: Covenant), Ciarán Hinds (Hitman: Agente 47), Daniel Stisen (Spectre) y Samantha Jo (Snow Steam Iron).

Después de recuperar su fe en la humanidad, e inspirado por la acción altruista de Superman (Henry Cavill), Bruce Wayne (Ben Affleck) recluta la ayuda de su nueva aliada, Diana Prince (Gal Gadot), para enfrentarse a un enemigo aún más peligroso que Doomsday. De esta forma, Batman y Wonder Woman deberán reunir un equipo de metahumanos para combatir esta nueva amenaza, siendo Aquaman (Jason Momoa), Cyborg (Ray Fisher) y Flash (Ezra Miller) los fichajes para formar la Liga de la Justicia y proteger el planeta Tierra.

Ya está aquí, ya llegó la Liga de la Justicia y el resultado es, cuanto menos, curioso y desconcertante a la vez. A grandes rasgos se nota que es un trabajo de dos directores tan diferentes como característicos en sus obras. Joss Whedon le ha quitado intensidad, oscuridad y dramatismo a la obra de Zack Snyder, lo cual se agradece, pero también deja una película irregular, a medio camino entre dos bandos tan diferenciados.

De este modo, Liga de la Justicia es un puente entre el universo oscuro y dramático que mantenía DC hasta ahora y el universo de color y comedia que ha sido el estandarte de Marvel Studios desde sus inicios. Por tanto, si Wonder Woman fue la luz, la unión de los superhéroes más importantes de la Distinguida Competencia es la llama que mantiene vivo el universo extendido de DC, aunque sea traicionándose (en parte) a sí misma.

Poner a Joss Whedon al frente del re-rodaje y montaje de la película fue una decisión dura para Warner (también forzada por la tragedia sufrida en la familia Snyder), dado que significó que daba su brazo a torcer, que se rendía ante su máximo rival e intentaba imitarle para no quedarse atrás. Una decisión también valiente, dado que cedían a ofrecer algo que mucho público demandaba. El resultado es que gracias al director de Los Vengadores, ésta no parece una película de Zack Snyder, en el buen sentido.

Liga de la Justicia tiene sus fallos y sus aciertos, pero si en algo no hay lugar a dudas es que es mejor que Batman v Superman: El Amanecer de la Justicia. Limitando sus pretensiones y reduciendo su intensidad, la película divaga entre dos aguas ofreciendo un híbrido con situaciones dramáticas y muchos chistes para aligerar la tensión; teniendo a Barry Allen como principal vehículo para la comedia, aunque sirva para ridiculizar al personaje, muy desdibujado respecto al ofrecido en la serie de The CW (la versión de Ezra Miller se queda muy lejos de la de Grant Gustin).

A su vez, la cinta empieza con un ritmo lento, y cuando lo acelera ya prácticamente ha terminado su metraje, el cual por primera vez es ajustado y medido, alejado del exceso que se vio en Batman v Superman: El Amanecer de la Justicia. Eso sí, se notan los tijeretazos de Joss Whedon en el metraje, con una trama que no termina de cuajar en su estructura. Mientras que los tres personajes introducidos de forma tan deleznable en la anterior entrega (Flash, Aquaman y Ciborg), ahora disfrutan de una presentación más elegante, acorde y explicativa. Aunque, de nuevo lo mejor sea Gal Gadot como Wonder Woman, seguido de Ben Affleck como Batman.

Así las cosas, el resultado de la unión de Snyder y Whedon es una cohesión heterogénea, que bebe de ambas fuentes sin casar bien. El tono más ligero ayuda a atraer a un público más amplio, más infantil, y el re-rodaje se nota desde la primera escena, con una grabación antigua de unos niños a Superman (si notáis que la cara de Henry Cavill está rara, es porque le quitaron digitalmente el bigote que se dejó para Misión Imposible 6), y en los chistes de Flash, con exceso de verborrea y situaciones que rozan el ridículo para un personaje tan querido.

Pero, a grandes rasgos, Liga de la Justicia es la mejor película del universo extendido de DC, con permiso de Wonder Woman, entregándonos un producto agradable, entretenido, con mucha acción y más comedia que en el resto de películas juntas. Sin embargo, pocas cosas hay realmente novedosas, originales y espectaculares en esta unión superheróica; dejando a los espectadores comunes contentos y a los fans algo inquietos, dudando de si éste es un buen paso hacia un nuevo camino o si esto es lo mejor que nos puede ofrecer este universo con tantas posibilidades, pero tan poco aprovechado hasta el momento. Aunque las escenas bajo el agua demuestran que la película en solitario de Aquaman que está preparando James Wan puede quedar mucho mejor de lo que cabía esperar.

En resumen, Liga de la Justicia supera ampliamente a Batman v Superman: El Amanecer de la Justicia, mostrando un mejor producto, con una historia más ligera y más generosa con el público casual, con más color y menos oscuridad, con más chistes y unos personajes que se acercan más, a grandes rasgos, a los vistos en los cómics. Al final, Whedon ha presentado una película que se acerca más a su visión del cine de superhéroes que la que ha demostrado tener Snyder, lo que se agradece. No es la mejor película de superhéroes que se ha estrenado, pero al menos evidencia que el universo extendido de DC ha tomado otro camino, hacia la luz y la esperanza. ¿También lo hará hacia la taquilla?

Publicaciones relacionadas

Cerrar