Crítica Okja: ¡Ya la hemos visto!

Crítica Okja: ¡Ya la hemos visto!

En tan solo unos días, el próximo 28 de junio, Netflix acogerá Okja, una de las dos películas que la plataforma ha producido para el festival de Cannes, y que tanta repercusión ha sembrado en uno de los eventos más importantes del mundo del cine. Algo que ha llevado a que gran cantidad de los invitados al festival, así como el propio jurado, decidieran abrir el debate acerca de si la película debía optar a la Palma de Oro. Un tema que se reduce al hecho de que Netflix no tiene intención de emitir el film más allá de su propia plataforma.

En cuanto al reparto de Okja, Bong Joon-ho ha contado con actrices y actores de primera plana, como son Tilda Swinton (Doctor Strange; ¡Ave, César!), Jake Gyllenhaal (Life (Vida)); Brokeback Mountain), Steven Yeun (The Walking Dead), Lily Collins (Cazadores de Sombras: Ciudad de Hueso), Paul Dano (12 años de esclavitud), Giancarlo Esposito (Breaking Bad) y, por supuesto, la gran protagonista de la película, la pequeña Ahn Seo-hyun.

Esta producción Surcoreana/Americana dirigida por Bong Joon-ho no solo destaca por las grandes actuaciones de sus intérpretes, sino que además del gran reparto que presenta Okja va un paso más allá y nos ofrece una historia maravillosa a la par que aterradora, donde nos iremos enamorando de un personaje que no es humano, la verdadera protagonista de la cinta: un animal que muestra poseer una sensibilidad y unos sentimientos mucho más humanos que muchos de los personajes de la película.

Okja cuenta una maravillosa historia, que presenta dos tonos muy marcados y claramente identificables. Su comienzo, donde se nos presenta un mundo idílico, siempre visto desde una perspectiva de doble moral e hipocresía, que nos invita a enamorarnos de unos paisajes de ensueño y del cariño hacia los animales que la película quiere transmitirnos en todo momento. Y un segundo repunte que nos llevará a descubrir el viaje tanto a nivel interno, como externo, de nuestra protagonista humana, Mija, interpretada por Ahn Seo-hyun.

La historia que introduce Okja nos presenta a Lucy Mirando, propietaria de una de las mayores multinacionales existentes, Mirando, que para limpiar su imagen decide llevar a cabo un proyecto con el único propósito de conseguir la mejor, más saludable y más natural carne posible. Y es aquí cuando conocemos a Okja, que se criará en las montañas de Seúl y que acabará atravesando medio mundo para acabar desvelando un enorme fraude. 

Pero como ya hemos dicho, a pesar de la profunda historia que nos narra el film, Okja va un paso más allá, con la clara intención de hacer recapacitar al espectador acerca de sus valores y de mostrarnos lo hipócrita que puede llegar a ser el ser humano en ciertas ocasiones. Y esto es algo que la película consigue con creces, presentando ciertas escenas y a ciertos personajes totalmente satirizados y con un tono muy ácido. Tanto en el bando de los “buenos”, como en el de los “malos”. Porque en Okja no hay héroes ni villanos, solo personas. Pero sobre todo es en lo que podríamos considerar este segundo bando, donde brillan de forma magistral Swinton y Esposito.

En cuanto a la moraleja de la película, que podría verse desde distintos puntos y admitiría debate, se nos presentan varios mensajes de tono ecologista, que se apoyan en ciertas imágenes, no demasiado explicitas, pero sí totalmente reveladoras, así como en un guión que, como ya hemos dicho antes, no presenta más que a personas. Cada una con sus defectos y sus virtudes, y con sus principios más o menos marcados.

Todo esto es lo que llevó a la gran ovación de Okja, después de los múltiples abucheos y críticas que había recibido la película debido a la producción por parte de Netflix. Algo que abrió el debate acerca de si en Cannes debían proyectarse películas que, valga la redundancia, no fueran a aparecer en salas de cine, ya que Okja tan solo se podrá disfrutar a través de la plataforma que la ha producido. Porque si en un primer momento, antes de la visualización de la película, fueron muchos los que parecían pedir el boicot a la cinta, después de su proyección la película de Bong Joon-ho llegó a recibir la aprobación del público, que la aplaudió durante casi cuatro intensos minutos.

No obstante, dejando de lado la maravillosa historia llena de matices que nos cuenta el viaje de superación, comprensión y aceptación del mundo por parte de Mija, si lo que buscas es una película de ficción o fantasía, puede que Okja no sea lo que más te convenga. Porque, a pesar de la personificación de nuestra protagonista no-humana, la historia no presenta nada más que pueda considerarse ficción. Más bien al contrario, Okja te atrapa precisamente por lo real y cercano de su poderoso argumento.

Publicaciones relacionadas

Cerrar