Crítica Tomb Raider: ¡Ya la hemos visto!

Crítica Tomb Raider: ¡Ya la hemos visto!

Hoy, viernes 16 de marzo, se estrena en las carteleras españolas el largometraje Tomb Raider, la nueva adaptación de las aventuras del clásico personaje de videojuegos, Lara Croft, que se aleja de la anterior visión llevada al cine, protagonizada por Angelina Jolie.

Roar Uthaug (Bølgen: La Ola) dirige Tomb Raider, la vuelta al cine del personaje de Lara Croft, basado en el reboot que hicieron de la heroína cazatesoros, desarrollado por Square Enix Crystal Dynamics, en el año 2013. Geneva Robertson-Dworet y Alastair Siddons firman el guion basándose en el personaje creado por Toby Gard y el mencionado juego, que tiene secuela en la nueva generación, Rise of the Tom Raider.

La cinta de aventuras, que une acción y supervivencia, está protagonizada por Alicia Vikander (Ex Machina), Daniel Wu (Geostorm), Dominic West (Buscando a Dory), Walton Goggins (The Big Bang Theory), Kristin Scott Thomas (El Instante Más Oscuro), Alexandre Willaume (Valerian y la Ciudad de los Mil Planetas), Derek Jacobi (Asesinato en el Orient Express), Jaime Winstone (Dead Set: Muerte en Directo), Adrian Collins (Black Sails), Michael Obiora (Misfits), Hannah John-Kamen (Juego de Tronos) y Nick Frost (Zombies Party), entre otros.

Lara Croft (Alicia Vikander) es la independiente hija de un excéntrico y multimillonario aventurero, Richard Croft, que desapareció cuando ella era solo una adolescente. Ahora, con 21 años es una joven sin ningún propósito claro en la vida, que trabaja como mensajera en bicicleta. Decidida a forjar su propio camino, y dejar de malvivir, se niega a tomar las riendas del imperio empresarial que le legó su padre, con la misma firmeza que se niega a reconocer que él ha muerto. Un día, Lara decidirá dejar atrás todo lo que conoce e irse en busca del último paradero conocido de su padre: una legendaria tumba en una isla mítica, que podría estar en alguna pequeña isla dentro de los peligrosos mares que rodean Japón y China.

 

 

Ya llega a las carteleras españolas y de todo el mundo uno de los blockbusters más esperados del año, y la adaptación de un videojuego más ansiada por los jugones. Tras una primera versión en el cine con las facciones de Angelina Jolie, ahora llega una adaptación más realista y cercana al reboot que hicieron por Crystal Dynamics y Square Enix en el año 2013. De esta forma, se puede asegurar que comparar la Lara Croft de Angelina Jolie y la que ahora encarna Alicia Vikander es como comparar el James Bond de Pierce Brosnan y el de Daniel Craig. Son el mismo personaje, pero abordados desde perspectivas muy diferentes.

De esta forma, la nueva adaptación de Tomb Raider es un fiel reflejo del renacimiento que vivió el personaje, viendo una historia de orígenes, de cómo se forja una heroína, de cómo resurge su leyenda y una franquicia que sienta las bases para algo más grande, del que esta aventura es solo el principio. Alicia Vikander nos muestra una Lara Croft fuerte pero vulnerable, valerosa pero inexperta, decidida pero ingenua. Un personaje potente y todo un icono pop que sabe imbuirse en él y hacerlo suyo, dejándonos transpirar con ella, sufrir con ella y en algunos tramos incluso echamos de menos el mando de la videoconsola para echarle una mano.

Así pues, Tomb Raider es una de las mejores adaptaciones de videojuegos que se han llevado a la gran pantalla, porque sabe conservar la esencia del personaje, respetar la trama de la historia y ahondar en una mitología asentada en el mundo de los videojuegos durante más de 20 años, y los que quedan. Es decir, que no se limita a coger el título y cambiarlo todo a su antojo, sino que los que hayan jugado al juego reboot de Tomb Raider encontrarán muchísimas referencias a éste, que van más allá de que Alicia Vikander use el arco y el piolet.

Tomb Raider es una película que para durar dos horas se pasa en un suspiro, aunque no acaba de terminar de compensar su metraje, dado que dedica más tiempo a introducirnos en la vida del personaje que a relatar su supervivencia en la isla. Consigue ser una cinta de aventuras altamente satisfactoria, siendo realista (aunque con sus licencias artísticas), aproximándonos a cinemáticas propias del videojuego y mostrando una faceta del personaje creíble, dado que resulta herida, sufre y se ensucia para conseguir su objetivo.

Respecto al reparto, tenemos a unos desaprovechados Kristin Scott Thomas y Derek Jacobi, que podrían tener más papel en futuras entregas; pero también a unos insulsos Dominic West y Walton Goggins, donde el primero goza de demasiado protagonismo y entorpece la trama al eclipsar al personaje de Lara Croft (para mal), mientras que Walton Goggins encarna a un villano anodino y sin carisma.

En resumen, Tomb Raider es una fiel y excelente adaptación del videojuego que significó el renacimiento del mítico personaje para la nueva generación de videoconsolas. Una cinta de aventuras sólida y con acción en la que destaca una fantástica Alicia Vikander, muy creíble y asentada en el papel de Lara Croft. Solo se le puede echar en cara un flojo villano, que hayan suprimido todos los elementos sobrenaturales y el misticismo del videojuego original para entregar una trama más realista; así como que la trama de la isla haya sido tan resumida. Sin embargo, es una buena cinta de orígenes, pero se le exigirá más a su secuela.

Crítica Tomb Raider: ¡Ya la hemos visto!

Publicaciones relacionadas

Cerrar