Crítica Valerian y la Ciudad de los Mil Planetas: ¡Ya la hemos visto!

El viernes 18 de agosto se estrena en las carteleras españolas el largometraje Valerian y la Ciudad de los Mil Planetas, la nueva cinta de ciencia ficción del director Luc Besson, responsable de película como Léon: El Profesional El Quinto Elemento. En esta ocasión, el cineasta francés adapta la novela gráfica de Pierre Christin y Jean-Claude Mézières, firmando también el guión de la historia. 

 

Esta aventura futurista está protagonizada por Dane DeHaan (The Amazing Spider-Man 2: El Poder de Electro), Cara Delevingne (Escuadrón Suicida), Clive Owen (Hijos de los Hombres), Rihanna (Battleship), Ethan Hawke (Los Siete Magníficos), Herbie Hancock (Keep on Keepin' On), John Goodman (Kong: La Isla Calavera), Rutger Hauer (The Last Kingdom), Kris Wu (xXx: Reactivado) y Aurelien Gaya (Blindspot), entre otros.

 

En el siglo XXVIII, Valerian (Dane DeHaan) y Laureline (Cara Delevingne) son un equipo de agentes espaciales cuya principal misión es mantener el orden en todos los territorios humanos de la galaxia. Bajo la asignación del Ministerio de Defensa, se embarcan en una misión hacia la asombrosa ciudad de Alpha, una metrópolis en constante expansión, donde especies de todo el universo han convivido en paz durante siglos para compartir conocimientos, inteligencia y culturas. Pero hay un misterio en el centro de Alpha, una fuerza oscura amenaza el equilibrio en la Ciudad de los Mil Planetas. Por tanto, Valerian y Laureline deberán luchar para descubrir cuál es la amenaza y salvaguardar el futuro, no sólo el Alfa, sino de todo el universo conocido. 

 

Mucho se esperaba de Valerian y la Ciudad de los Mil Planetas, la película más cara de la historia de Francia, y más sabiendo que es un producto de Luc Besson. Pero, tal y como utilizan en la publicidad, en cada minuto de metraje se aprecian las virtudes y defectos del director francés mostrados en los productos que le definen y publicitan para que el espectador vaya a ver esta película, es decir, Lucy, Léon: El Profesional y El Quinto Elemento.

 

De esta manera, la cinta adolece de ciertos defectos que lastraron un producto tan interesante como Lucy, que en la práctica resultó ser una amalgama de efectos especiales de vanguardia y una historia pésimamente llevada en lo que se refiera a la trama y al ritmo. En esta ocasión, Valerian y la Ciudad de los Mil Planetas supera en todo a Lucy, tanto en efectos especiales como en el resto de sus aspectos, pero no puede decirse lo mismo que otros títulos de su filmografía.

 

Así las cosas, aunque Valerian y la Ciudad de los Mil Planetas sea la mejor película de Luc Besson desde El Quinto Elemento, se queda muy lejos de la brillantez de esta película y de Léon: El Profesional, dos películas de culto que definen el cine realizado por el director francés más hollywoodiense. Así pues, su nueva propuesta presenta una estética muy similar a la película protagonizada por Bruce Willis, pero se encuentra a años luz del carisma de sus personajes, aunque se repitan algunos roles.

 

Por ello, Valerian y la Ciudad de los Mil Planetas es un espectáculo visual, con gran poderío estético y que redefinirá el estilo visual de las próximas películas futuristas o de ciencia ficción, gracias a sus innovadores efectos especiales o algunas escenas imposibles hace no muchos años; pero, sin embargo, encalla en la elección de su reparto. Si bien Cara Delevingne y una sorprendente Rihanna son de lo mejorcito de la cinta en cuanto a interpretaciones (se la ve mucho más cómoda a la coprotagonista aquí que en Escuadrón Suicida), el resto del reparto falla estrepitosamente. Empezando por un Dane DeHaan al que le viene grande ser el protagonista de una superproducción, sintiéndose más cómodo en papeles secundarios en los que el peso y responsabilidad no recaiga en sus hombros, algo que se intuye en sus grandes ojeras durante todo el largometraje. Sin olvidarse de un Clive Owen desdibujado y poco convincente en su papel; así como un Ethan Hawke sencilla y directamente ridículo.

 

 

Pero todo esto no impide que Valerian y la Ciudad de los Mil Planetas te deje con un buen sabor de boca, augurando que la filmografía de Luc Besson por fin empieza a enderezarse, regalándonos un producto fresco, divertido y estéticamente espectacular. No será la mejor película del director galo ni la mejor cinta del año, pero definitivamente se posiciona en el Top 5 de blockbusters de uno de los veranos comerciales más flojos que se recuerdan.

 

En resumen, Valerian y la Ciudad de los Mil Planetas roza la perfección en el aspecto visual, donde su trama ligera y ritmo adecuado la convierten en un producto altamente disfrutable para los amantes del género, que sabrán perdonarle a Luc Besson los errores en el casting y contemplar una buena historia de ciencia ficción durante dos horas.

Cerrar