DC ya conoce la fórmula para salvar sus películas

Geoff Johns ya ha tomado notas para remontar el Universo DC en cine

Viendo la taquilla, difícilmente se puede considerar que las recientes producciones de Warner Bros. basadas en los personajes de DC Comics sean un fracaso tras recaudar cifras más que respetables. Pero la ventaja de un espectador de a pie frente a un directivo es que no tiene que hacer números ni rendir cuentas de éstos. Descontando el porcentaje de esa taquilla que se quedan las salas y el resto de gastos de promoción y producción asociados, hasta Batman v Superman ha sido más bien poco rentable para el estudio. Si le sumamos además unas críticas atroces de la gran mayoría de medios, a las que progresivamente se fueron uniendo las de los espectadores para bajar el hype y el entusiasmo inicial de los fans irredentos, el resultado son proyectos que no cubren ni por asomo las expectativas puestas. Algo que los nuevos hombres al frente del timón, Geoff Johns y Jon Berg han de poner remedio sí o sí.

La buena noticia es que Geoff Johns sabe perfectamente por dónde empezar. Johns, reputado guionista de corte clásico para la editorial que ha tratado a sus principales personajes generalmente de manera correcta y con el favor del público, sabe lo que tiene entre manos. Y siendo conocedor del Universo de DC Comics y de sus principales pilares, el guionista tiene más que identificado el pie del que cojea el actual proyecto cinematográfico: “Erróneamente, creo que en el pasado el estudio dijo ‘Oh, las películas de DC son oscuras y serias, y eso es lo que las hace diferentes. Eso no podría ser más equivocado”, ha dicho Johns al Wall Street Journal. Batman puede estar como pez en el agua entre la oscuridad, y hasta un cierto punto, pero la gran mayoría del resto de superhéroes y de su universo son muy distintos: “Hay un punto de vista de la vida esperanzado y optimista. Hasta Batman posee un destello de eso. Si él no pensara que puede hacer un mañana mejor, dejaría de hacer lo que hace”.

Por tanto, la primera medida que Johns y Berg desean adoptar es conferir mayor luminosidad y optimismo, darle algo de alegría, vaya, a este universo superheróico que tiene toneladas y toneladas que ofrecer aparte de los rostros apesadumbrados y miradas intensas que se consideraban el factor diferencial: “Aunque ellos sabían que las películas tenían fallos y esperaban que levantaran controversia, los ejecutivos de Warner se vieron sorprendidos por las respuestas tan negativas, según nos contaron gentes del estudio. Ellos creían que habían creado historias más asentadas y centradas en los personajes que, como en El Caballero Oscuro, les posicionarían favorablemente frente al principal rival, Marvel Studios, y sus éxitos consistentes pero con un tono más rebajado como Los Vengadores o Guardianes de la Galaxia”.

Para empezar, Johns y Berg pondrán su primera pica en Justice League, que se estrenará en 2017, y donde quieren más humor y ligereza que en Batman v Superman. La primera medida, precisamente, será darle un tirón en sus puntiagudas orejas a Batman por su comportamiento violento por parte del resto de “leaguers”. Parece que una nueva era algo más soleada amanece para DC, pero tiene muchos nubarrones que quitarse de encima. ¿Crees que Johns enderezará la nave?

Cerrar