Doctor Strange tuvo un telefilm en 1978 que nadie quiere recordar

Doctor Strange tuvo un telefilm en 1978 que nadie quiere recordar

El Universo Cinematográfico Marvel es un castillo sólido y bien cimentado por más de una decena de películas que además de mantener un nivel de calidad que oscila entre lo bastante aceptable y lo excelente ha conseguido traducir poco a poco su mitología de los cómics al idioma de la gran pantalla. Doctor Strange es el último ejemplo, con un personaje quizás no tan popular, pero de suma importancia en su mundo y al que ha habido que esperar 38 años a hacerle justicia.

Y decimos 38 años porque el pobre Stephen Strange, maestro de las artes místicas, hizo sus pinitos en imagen real en un telefilm que se editó directo a vídeo y que en nuestros lares es completamente desconocido por el público en general, e incluso por parte de especializado. Doctor Strange fue una producción de 1978 protagonizada por Peter Hooten en la que Stephen pasa de ser un prestigioso cirujano a ser un psiquiatra que atiende a una paciente con problemas mentales (que por cierto resulta ser Clea, el interés amoroso del doctor en los cómics). En realidad, tales no problemas vienen causados por la hechicera Morgana Le Fay, una de las villanas del panteón de Marvel y procedente de la mitología artúrica. El resultado es muy, muy discreto, pero el Doctor Extraño tiene una mejor adaptación en el siglo XX. Se trata de Doctor Mordrid, dirigida por el ínclito Charles Band (Ghoulies) protagonizada por Jeffrey Combs (Re-Animator), y más adecuada que la propia adaptación oficial que había hasta el momento. En parte porque iba a ser la segunda adaptación oficial… hasta que perdió los derechos.

Aquí puedes ver el tráiler de Doctor Strange… de 1978. Pero piensa que si esta noche vas a ver Doctor Strange al cine, no hay ni punto de comparación. Afortunadamente.

Publicaciones relacionadas

Cerrar