Dragon Ball Super Broly revela los nombres de dos misteriosos saiyan

Compañeros de armas de Bardock a los que por fin ponemos nombre.

Bardock en Dragon Ball Super Broly

Dragon Ball Super: Broly está arrasando en la taquilla y en la crítica niponas. Más de 8 millones recaudados en tres días y una media de más de 9,5 en IMDB hacen que este largometraje se catalogue ya como el mejor de toda la historia de Dragon Ball, como también hacen que las ganas de verlo en su estreno en España se disparen hasta niveles insospechados. Acompañando a sus primeros pasos, Toriyama y compañía han lanzado una novelización del largometraje que ha servido para encontrar nuevos nombres y más detalles.

De hecho, gracias a esta publicación, ya conocemos cómo se llaman dos de los saiyan que comparten escena con Bardock en todo el fragmento que protagoniza en la película. Como muchos sabréis ya, parte de los acontecimiento que se narran muestran cómo el planeta Vegeta fue destruido por Freezer y, aunque hay importantes diferencias con la historia contada hace años, como por ejemplo la aparición de la madre de Goku, esta es la versión canónica, la que realmente define la vida de nuestro guerrero favorito y de la que ya pudimos conocer algo gracias a Dragon Ball Minus.

Y, como decíamos, uno de los detalles que ha revelado es el de esos dos misteriosos saiyan. El nombre de cada uno es Leek y Taro, tal y como se puede ver en el tweet que dejamos a continuación. Este último, además, es algo más especial, ya que es un viejo compañero de batalla del padre de Goku. Ambos hicieron acto de presencia en el manga DB Minus, pero no ha sido hasta esta novela cuando hemos podido conocer su nombre verdadero.

El lore de Dragon Ball se sigue expandiendo con estas iniciativas y, mientras todo apunta al estreno de una nueva serie tras Dragon Ball Super, los fans siguen y siguen amasando información a raíz de la película que pone a Broly en el punto de mira. ¿Qué más aprenderemos en las próximas semanas?

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar