Harry Potter: Una teoría sostiene que Draco Malfoy ayudó a vencer al Basilisco

FINDE Harry Potter: Una teoría sostiene que Draco Malfoy ayudó a vencer al Basilisco

Una nueva teoría remueve el pasado de Harry Potter y sugiere que Draco Malfoy, eterno rival de Harry Potter, al final no era tan malo como aparentaba. Dicha teoría surgida en Reddit se sitúa en los acontecimientos de Harry Potter y la Cámara Secreta.

Por si no lo recuerdas bien, aquí conocíamos parte del pasado de Lord Voldemort, llamado originalmente Tom Riddle. Éste contaba con un diario que posteriormente se desveló ser un Horrocrux, y era el instrumento perfecto para acabar con los sangre sucia gracias a la influencia que tiene sobre una criatura llamada Basilisco. Esta libreta había acabado en manos de Ginny, quien había sido manipulada durante toda la película pero… ¿cómo acabó el diario de Tom Riddle en sus manos?

En el inicio de la película, cuando Harry Potter, Hermione Granger y la familia Weasley se encuentran en una librería de Callejón Diagón, se topan con el Mortífago Lucius Malfoy y su hijo Draco. Tras un intercambio viperal de palabras, Lucius le devuelve a Ginny el libro que le había quitado del caldero… pero con un añadido: el diario.

Ahora centrémonos en otro punto: Hermione. Llegado a un punto de la película es petrificada por el Basilisco, y no es hasta un buen rato después que Harry descubre que la chica escondía una nota de papel en una de sus manos. Primero de todo, llama la atención porque con el aprecio que tiene Hermione a los libros, resulta difícil que sea capaz de dedicarse a arrancar hojas.

Pero volvamos atrás de nuevo. En la librería anteriormente mencionada, antes de que Draco se acercase al grupo de amigos arranca la hoja de un libro y se la mete en el bolsillo. Podría ser… ¿que Draco supiera las intenciones de su padre y en un intento de ayudar lo puso en la mano de Hermione para que el misterio se resolviera? ¿Realmente Draco ayudó a que el Basilisco fuese vencido?

¿Tú qué crees?

Publicaciones relacionadas

Cerrar