Imaginando Assassin’s Creed: La película

Uno de los secretos mejor guardados del cine, tal y como si se tratara del mismísimo fruto del Edén, es el argumento en torno al cual girará la película de Assassin’s Creed. La adaptación cinematográfica de las aventuras protagonizadas por el credo de asesinos se aventura como una de las grandes esperanzas en este campo, junto a otras grandes producciones que se están gestando para hacernos disfrutar en la gran pantalla. No obstante, como hemos dicho anteriormente, poco se conoce respecto al guión del filme, por lo que resulta difícil conocer las claves en torno a las cuales girará la producción.

Hasta el momento sabemos que se tratará la franquicia de Ubisoft con fidelidad, aunque habrá ciertos cambios respecto a la acción mostrada en los juegos. El actor Michael Fassbender será el encargado de dar vida al personaje protagonista. Y aquí, precisamente, es donde comienzan a surgir las dudas. ¿A cuál de los muchos personajes de la saga interpretará? ¿Será uno conocido o por el contrario una nueva personalidad creada expresamente para la película? ¿La película se trasladará a las Cruzadas? ¿Al Renacimiento? Mientras tomamos aire para recomponernos de todas estas cuestiones, te damos la bienvenida a un nuevo imaginando, donde vamos a tratar de arrojar algo de luz, aunque sea de manera ficticia, al proyecto cinematográfico de Assassin’s Creed.

Lo primero que nos gustaría ver es una fidelidad plena en cuanto a la personalidad de los personajes y las localizaciones. Evidentemente entendemos que en una adaptación cinematográfica de un universo tan amplio debe haber diversos cambios, pero nombres como Desmond Miles, Altair o incluso Ezio, deberían estar presentes. Bajo esta premisa, el sentido que le dan los viajes espacio-temporales (de manera indirecta) al videojuego, quedaría de lujo al trasladarse a la gran pantalla. Podríamos asistir a las pruebas mediante las cuales Desmond se introduce en el Animus, momento en el que también conoceríamos a Lucy (interpretada por Marion Cotillard). Una vez dentro de estas incursiones, tendríamos dos vertientes posibles: las cruzadas, para revivir las aventuras de Altair y visitar los orígenes de la franquicia; o la que resulta más atractiva, el Renacimiento, junto a Ezio.

Ezio Auditore es uno de los grandes personajes de la franquicia Assassin’s Creed y podría ser el protagonista perfecto para una película, dado su carisma, su carácter ligón y su buen hacer para con el credo de asesinos. A partir de aquí podríamos encontrar algún que otro romance secreto, que aportaría picante a la aventura, además de un entorno de sobra conocido con localizaciones como Roma o Venecia. Sin embargo, aquí sí que realizaríamos algún que otro cambio respecto a lo que se puede ver en el juego, ya que nos gustaría ver que todo lo concerniente al fruto del Edén sea el reclamo principal del argumento, en lugar de pasar a pies puntillas como en determinados momentos del juego. Suprimir determinados viajes intrascendentes de Ezio en el juego podría ofrecer una libertad para centrarnos en el tema realmente importante: la constante lucha entre asesinos y templarios para hacerse con el codiciado objeto del Edén.

Otro de los aspectos que nos gustaría remarcar es que las aventuras, tanto la de presente como la del pasado en el Animus, se desarrollen de manera más vibrante y continuada, con lo que unir la saga del Renacimiento en una sola película podría ser una gran solución en este aspecto, ya que los acontecimientos nos llevarían a profundizar en el paso de Ezio por el credo de asesinos, con el añadido de algunos flashbacks de Altair para conocer los elementos clave del origen de este conflicto y, por supuesto, de la obtención del fruto. Sin duda puede ser algo que aporte dinamismo al filme y que nos ayude a revivir los grandes acontecimientos de la saga de la manera más fiel y reconocible. 

Esta localización también serviría para confirmar la presencia de Robert Downey Jr. en la película, ya que los rumores apuntan a que interpretaría a Leonardo Da Vinci, uno de los personajes secundarios que guardan una enorme relación con Ezio. De este modo podríamos descubrir sus inventos y nuevas armas en favor de nuestro asesino, que resultarían vitales en las zonas en las que deba enfrentarse a numerosos enemigos y hacer uso de sus mejores habilidades como asesino.

Porque, sin ninguna duda, la piedra angular de esta adaptación es que se traslade la esencia del juego, tanto en su argumento como en su conflicto, resultando ciertamente cruel y sangrienta en determinados momentos. Los asesinatos deben estar a la orden del día y los enfrentamientos entre asesinos y templarios una constante, sin que la acción se detenga en tramas secundarias que carezcan de interés para la aventura principal. No queremos una historia de amor encubierta que nos desvíe del asunto principal y del objetivo; romance sí, pero en un segundo, e incluso tercer plano.

Por lo tanto, la composición del guión podría basarse en un inicio trepidante en Venecia, donde veamos a Ezio dar sus primeros pasos de parkour (tal y como ocurre en el juego) antes de convertirse en un asesino entregado a la causa. Más tarde entraría en acción Desmond, para adentrarnos en todo lo que tiene que ver con el Animus y su causa particular (esto quedaría perfecto mediante la recurrida voz en off). Y a partir de este punto, las aventuras de ambos miembros del credo intercaladas en momentos que nos aporten tensión y emoción podrían conforman una película digna de ser admirada y que consiga cumplir las expectativas de todos los jugadores. Como colofón final, un estupendo cliffhanger con elementos de juegos posteriores podría resultar de lo más llamativo para una posible secuela de la adaptación cinematográfica de la franquicia de Ubisoft.

Evidentemente, somos conscientes de que trasladar todo esto en unas dos horas y media, aproximadamente, no debe ser nada fácil, por lo que probablemente nos encontraremos ante situaciones aceleradas en el tiempo y que puedan romper un poco el ritmo lógico de lo que hemos presenciado en los juegos. No obstante, esperamos que con los cambios que deben producirse, la esencia de la saga continúe presente y su universo sea totalmente identificable para que no se pierda en el limbo de las adaptaciones cinematográficas de los videojuegos. En este caso no nos vale aplicar el lema de los assassin en el que nada es verdad y todo está permitido. Requiescat in pace.

Juan Montes

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.

Publicaciones relacionadas

Cerrar