Jennifer Lawrence habla sobre la brecha salarial entre hombres y mujeres

 
Muchas son las actrices que ya se han pronunciado sobre la brecha salarial de Hollywood por motivos de género. Los hombres están mejor pagados que las mujeres según estudios oficiales, no solo en el cine, también en muchos otros ámbitos, como los videojuegos y es algo que todavía no entienden muchas de las más populares del momento. Una de ellas es Jennifer Lawrence que actualmente está a la cabeza de las mejor pagadas, gracias a su papel en Los Juegos del Hambre. Aunque la actriz es conocida por mostrarse independiente y segura con su aportación al cine, sí que se ha pronunciado para cuestionar por qué tiene que cobrar menos que un compañero igual masculino.
 
Lena Dunham tiene una newsletter donde las celebridades escriben sobre feminismo y critican la actitud sexista de muchas empresas de artistas. Lawrence se ha sumado a la causa escribiendo un notable ensayo, con relación a la filtración de los pagos que Sony Pictures emitía sobre sus actores. Las co-estrellas masculinas de American Hustle ganaron más dinero que la actriz sin justificación aparente: “Cuando sucedió el hackeo de Sony y me enteré de la cantidad menor que gané en comparación con las suertudas personas con polla, no me molesté con Sony, me molesté conmigo misma. Fracasé negociando porque me rendí demasiado pronto. No quise seguir peleando por millones de dólares, que sinceramente, gracias a dos franquicias, no necesito”.
 
El principal problema que señala la actriz es la necesidad de agradar a las personas del entorno, algo que ya denunció Amanda Seyfried cuando le preguntaron por los motivos de esta brecha. La mayoría de las actrices parecen adorables y no suponen dificultad a la hora de negociar, si lo hacen ya son tachadas de malcriadas y una infinidad de adjetivos en esta línea. En cambio un hombre dice lo que quiere, sin gastar energía y es más complicado que ceda: "Me di cuenta que todos y cada uno de los hombres con los que estaba trabajando no se preocuparon en ningún momento por parecer "difíciles" o unos "malcriados". Esto podría ser algo de la juventud, o de mi personalidad, estoy segura de que son las dos cosas. Pero es un elemento contra el que he estado luchando años, y basada en las estadísticas, no creo ser la única mujer con el mismo problema. ¿Nos condicionan socialmente para comportarnos de esta manera? Me pregunto honestamente si tenemos el hábito de tratar de expresar nuestras opiniones de tal forma que no ofenda o asuste a los hombres".

Publicaciones relacionadas

Cerrar