Jennifer Lawrence se sintió violada por la filtración de sus fotos desnuda

Una de las figuras más famosas de Hollywood, conocida por encarnar a la mutante Mística en las adaptaciones de X-Men en la gran pantalla, entre otros tantos papeles. Jennifer Lawrence fue parte del foco de un grupo de hackers que publicó en internet varias fotos íntimas de célebres actrices hace varios años.

Ahora, en mitad de una vorágine de declaraciones y movilizaciones con motivo de los casos de abusos en la industria del cine, la artista ha tenido la ocasión de charlar con The Hollywood Reporter sobre aquel triste episodio que tanto dio que hablar allá por 2014. Con tan solo 24 años de edad, la joven vio cómo medio mundo tenía acceso a unas fotografías en las que estaba desnuda. Material privado que había sido filtrado a consecuencia de un ataque informático orquestado. Como es de entender, la situación no fue nada fácil para ella, «podías estar en una barbacoa en la que alguien cogiera el teléfono para ver las fotos, era imposible procesar algo así», afirma.

Esto trajo una serie de consecuencias que aún le es imposible de asimilar. «Cuando sucedió, me sentí tan increíblemente violada que ni siquiera puedo expresarlo con palabras. Creo que todavía sigo procesándolo», añadía en sus declaraciones. Tanto es así, que Lawrence ha llegado a sentirse como una impostora al ser señalada como un ejemplo para los jóvenes.

No es la primera vez que se revela información comprometida de una figura célebre, y desgraciadamente no parece que vaya a ser la última. La cantidad de información y la conectividad propiciadas por internet facilitan la labor de personas sin escrúpulo alguno a las que no les importa en absoluto lo que le pueda pasar a sus víctimas. El caso de Jennifer Lawrence es uno más de una lista cargada de vejaciones y humillaciones que, desafortunadamente, no hace más que crecer.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.
Cerrar