La Princesa Prometida intimida a los pasajeros de un avión

La Princesa Prometida intimida a los pasajeros de un avión

“Hola, mi nombre es Íñígo Montoya. Tú mataste a mi padre. Prepárate para morir”. Seguro que en tu mente has pronunciado esta frase de carrerilla incluso antes de terminar de leerla. Es de La Princesa Prometida, una de esas películas de los años ochenta que han quedado en el imaginario colectivo por detalles como este. Una frase que, por supuesto, se ha plasmado en camisetas. Poco se podían imaginar sus creadores que precisamente una de estas camisetas estaría a punto de desatar el pánico en un avión.

Wynard Mullins llevaba una de estas prendas el día en que se montó en un avión con destino a Auckland, tal como cuenta el diario Telegraph . Pero lo que para él era una ingeniosa prenda con una conocida referencia popular, para el resto de pasajeros era una declaración de intenciones de un tal Íñigo Montoya que no tramaba nada bueno. “La azafata me dijo si podría quitarme la camiseta porque algunos de los pasajeros se sentían intimidados por ella. Pensé que era una tontería. La persona que se sentó a mi lado se echó a reír porque conocía la película”.

Mullins adujo en su defensa que no tenía otra camiseta que ponerse, a lo que se le prometió que una azafata le traería una. Jamás le llegó, pero pese a tener un torso masculino al aire el resto del trayecto, los demás pasajeros respiraron tranquilos. “Fue una experiencia un tanto intensa, pero también bastante cómica”, reconoce Mullins. Ya sabes, revisa tu guardarropa antes de subir a un avión, o cuanto menos, escoge una película que tenga frases amigables.

Cerrar