Las 18 mayores controversias de Disney

Disney lleva muchos años con nosotros. Tras su fundación en 1923, la compañía empezó a caminar en el tema audiovisual con mayor seriedad en 1928 y, desde ese momento, no ha parado de lanzar producciones orientadas a todo tipo de públicos. Asociada siempre a una imagen familiar y amigable, tanto tiempo en activo ha hecho que, evidentemente, se vea envuelta en algún que otro caso del que presumir más bien poco.

En ScreenRant han hecho una interesante recopilación que hoy os traemos aquí. Gracias a ella os podemos enseñar las 18 mayores controversias en las que se ha visto envuelta la casa de Mickey Mouse. Desde racismo en sus contenidos hasta campañas poco acertadas o productos de poca calidad. La verdad es que hay de todo, y si no os lo creéis, comprobadlo a continuación.

 

1 – Estereotipos racistas. En muchísimas de sus películas hay personajes que se rigen por unas conductas totalmente racistas y estereotipadas.

 

2 – Supuestos mensajes subliminales. La mítica escena del Rey León, el comienzo de Hércules… Hay muchos momentos en filmes de animación de la compañía que llevan algún que otro mensaje escondido.

 

3 – La confusa línea de Aladdin. Cuando Aladdin se acerca a la habitación de Jasmine para impresionarla, se encuentra con su tigre, Rajah, y trata de calmarlo para que no se enfurezca. Los gruñidos de este y el cambio de escena hicieron que las palabras del protagonista sonaran como «good teenagers take off their clothes» («las buenas adolescentes se quitan la ropa»); aunque en realidad lo que decía era «good kitty, take off, go!» («gatito bueno, márchate, ¡venga!»).

 

4 – Escondiendo la oscura realidad de Pocahontas. La historia real trata de una Pocahontas con 10 años, de un adulto John Smith que ni era rubio, ni tenía los ojos azules, ni era encantador. Y el resto de la historia… Bueno, no es que fuera tan bonita.

 

5 – La adquisición de Lucasfilm. Uno de los movimientos más sonados, detonante a su vez de las nuevas películas de Star Wars. Para muchos, esta compra supuso la ruina para la franquicia; para otros tantos, el comienzo de algo nuevo y diferente.

 

6 – Las Princesas Disney. Las hay que son auténticas guerreras, pero otras no dejan de ser damiselas que necesitan a un príncipe que las salve. Una imagen que, desde luego, no deja en muy buena posición a la figura femenina.

 

7 – Uso de drogas. Dumbo pilla una cogorza que despertó más de un trauma, Pinocho fuma un cigarrillo y, qué decir de la famosa oruga de Alicia en el País de las Maravillas… Las cosas han cambiado con los años; pero eso que da ahí para los restos.

 

8 – Propaganda bélica. En pleno apogeo bélico, Disney lanzó una serie de cortos normalmente protagonizados por el Pato Donald con fines evidentemente propagandísticos. El más sonado es, sin duda, ese en el que nuestro pato sufre una pesadilla en la que forma parte del Régimen Nazi.

 

9 – El cambio de Mérida. Al lanzar su muñeca, Disney rediseñó por completo el aspecto de Mérida, protagonista de Brave, causando bastante controversia. La imperfección y la naturalidad de la original quedaron atrás para dar paso a una mucho más estilizada, perdiendo esa idea de fortaleza que tan bien cuajaba en el diseño anterior.

 

10 – Reino animal. Las instalaciones de Walt Disney World Resort en Florida tienen una sección llamada Reino Animal donde los turistas pueden hacer un safari para ver a diferentes especies animales. La apertura de este parque fue boicoteada en 1998 por parte de los defensores de los animales y, sin embargo, se trata de una de las atracciones más exitosas de la compañía. Y eso que en 2015 se llevó el título de peor zoo de elefantes por parte de la organización «In Defense of Animals».

 

11 – La adquisición de Marvel. Otra compañía comprada para sacar infinidad de productos y películas. De nuevo, muchas voces señalaron este movimiento comercial como un fatal augurio para la casa de cómics; sin embargo, los resultados saltan a la vista.

 

12 – Las secuelas en formato vídeo. Toy Story 2 fue todo un exitazo, y una buena razón para que en Disney pensaran que las secuelas serían una buena forma de seguir haciendo caja. El problema es que hay historias que merecen descansar, por mucho Rey León, Tarzán o Mulán que haya detrás.

 

13 – Los ancianos son malvados. Hay un esquema que se ha repetido muchas veces en las películas de Disney. Los héroes suelen ser personas valientes, de buen ver y jóvenes; mientras que los villanos todo lo contrario, sobre todo en cuanto a edad.  

 

14 – Sopa de aleta de tiburón. Walt Disney Hong Kong tuvo la genial idea de servir sopa de aleta de tiburón en los banquetes nupciales celebrados en su parque temático. Allí parecía una buena idea de reflejar la cultura de la zona; pero fuera, las críticas se cebaron por lo que esto suponía para el animal.

 

15 – La pareja lesbiana de Buena suerte, Charlie. Que esto sea motivo de controversia es algo que preferimos no valorar, pero lo cierto es que fue un movimiento bastante valiente por parte de la compañía. La pareja homosexual aparecida en Buena suerte, Charlie trajo mucha cola. Grupos conservadores como «One Million Moms» saltaron en contra, criticando a la compañía por introducir ideas políticas en sus producciones.

 

16 – Star Wars en el seno de Disney. De cara a la galería todo parece inmaculado con respecto a Star Wars y Disney; pero tras las cámaras las cosas no son como parecen. Cancelaciones de rodajes, reeditados, despidos, marchas, incorporaciones de última hora… Según señalan muchas voces, el caos predomina.

 

17 – Song of the South. Una obra que Disney trata de enterrar, narrando la situación de la población afroamericana tras la abolición de la esclavitud. Sin medias tintas, y tratándola como si fuera un cuento, la imagen dada de esta población fue un blanco fácil para cualquiera que la viera. De nuevo, infinidad de estereotipos raciales.

 

18 – El acuerdo con la Fox. La polémica más reciente y sonada. A golpe de talonario, Disney se ha hecho con parte de la 21st Century Fox, adquiriendo los derechos de innumerables licencias (X-Men, Deadpool, Los Simpson, etc.). ¿Malo? Puede que no; pero que una compañía cada vez tenga más y más factores a su favor y se adueñe de tanto no suele ser bueno.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar