Las bromas para adultos que pasaron desapercibidas en las películas infantiles

Las bromas para adultos que pasaron desapercibidas en las películas infantiles

Por todos es sabido que las películas de Pixar están pensadas para toda la familia. Desde la inocencia de los juguetes de Toy Story hasta el Suéltalo de Frozen, todas sus historias buscan reunir personas de todas las edades frente a la pantalla para disfrutar, también, de un buen rato en compañía.

Tener este espectro tan amplio de público hace que, aunque se tenga una superficie pensada para atraer la atención de los más pequeños, haya en su interior una serie de contenidos más pensados para los adultos. En ocasiones es el mensaje o el trasfondo; pero otras tantas veces son sutilezas, bromas orquestadas para que los más grandes las cacen al vuelo e incluso se sorprendan al toparse con ellas.

Hoy, gracias a ScreenRant, os traemos 15 de esas bromas para adultos que se esconden en algunas de las películas más famosas de Pixar. Os adelantamos que hay alguna que otra pequeña gran sorpresa.

La gran sorpresa de Toy Story 2. La reacción de Buzz Lightyear cuando Jessie llega a la habitación y esa espontánea apertura de alas.

Las mayores fans de Cars. Las dos fans de Rayo McQueen comienzan a echarle las largas cuando le espetan que son sus más fieles seguidores. ¿Qué parte del cuerpo reflejarán estos faros?

El pequeño secreto de Ratatouille. Cuando Remy le dice a Colette que tiene un pequeño secreto que confesarle, ella mira directamente a su entrepierna con gesto de asco.

Las cosas se complican en El Viaje de Arlo. El juego de palabras empleado cuando Arlo intenta alimentar a esa panda de peligrosos gallos es algo que no resultó de mucho agrado a los padres ingleses.

Buscando a Nemo tiene algo diferente. Cuando los compañeros de Nemo señalan sus peculiaridades, uno insiste en que tiene un tentáculo más corto que el resto. Para el que no lo sepa, este suele ser su genital.

Los oscuros juguetes de Toy Story. Uno de los juguetes creados por Syd es una caña de pescar con un par de piernas de mujer. En inglés, es una clara referencia al término «hooker», que significa prostituta.

La horrible fiesta de Cars 2. El malvado grupo de Los Limones celebra lo que llaman Fiesta del Limón. En la versión original, su nombre sería Lemon Party, algo que os recomendamos que no busquéis por Google.

Lo que sucede en Del Revés. Uno de los temores de miedo es que haya osos en el lugar al que se ha mudado la familia de Riley, San Francisco. Ira le responde asegurando que ha visto a un tío muy peludo que parecía un oso, y todos sabemos que esa definición encaja a la perfección con otra acepción de los osos.

Los Increíbles estuvieron muy ocupados. Cuando el grupo de protagonistas es capturado por Síndrome, este descubre que Mr. Increíble se casó con Elastigirl y, al ver a sus niños, les dice que se nota que estuvieron ocupados… ¿Ocupados en qué? Eso lo dejamos a vuestra imaginación.

El nudo de Toy Story 3. Esta broma solo tiene sentido en el doblaje original. Cuando Barbie y Ken se conocen, este piropea sus calentadores de piernas y ella hace lo mismo con su nudo de corbata. En la versión inglesa dice «Nice ascot», remarcando una «s» que bien podría hacer ver que se fijó más en otra parte de su cuerpo.

Cars y la relajación. En uno de los momentos de la película Mac y Rayo van por la carretera y el primero insiste en hacer una parada en una zona de descanso; pero Rayo finalmente lo convence para seguir adelante. La señal del lugar donde quería parar indica que se llama Top Down Truckstop, pero más abajo se puede leer otro letrero que dice «Camareras totalmente convertibles», ¿qué tipo de descanso quería?

La tinta de Buscando a Dory. En una de las persecuciones, el dedo de una mujer toca a Hank sutilmente, haciendo que este lo ponga todo perdido de tinta. La sutileza en su máximo esplendor.

Bebiendo en Bichos. Cuando Hank entra por primera vez a un bar se topa con un mosquito que pide al camarero un acertado «Bloody Mary, O+». Lo engulle y se comporta como el borracho más pasado de rosca que te puedas imaginar.

De baños va la cosa en Monstruos S.A. En un alarde de lucidez, Sully decide buscar a la recién desaparecida Boo en los baños de hombres. Mientras está mirando bajo las puertas, Mike entra y le pregunta qué demonios está haciendo. Ni te lo imaginas, Mike.

Brave, al grano. Con tal de ayudar a Mérida a escapar, los tres oseznos acorralan a Maudie y se cuelan en su escote para conseguir la llave de la celda donde la protagonista está reclusa. ¡Sin pudor alguno!

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar