Los Monstruos Clásicos de Universal: Análisis de los Blu-rays steelbook

Sony Pictures Home Entertainment EspañaUniversal Pictures han lazado al mercado una nueva colección para coleccionistas llamada Los Monstruos Clásicos de Universal, formada por una serie de nuevos steelbooks en Blu-ray de las películas clásicas protagonizadas por los personajes más míticos de la historia del cine en blanco y negro. 

De esta forma, los amantes y coleccionistas del cine de terror podrán tener en su casa remasterizadas películas como Drácula, El Doctor Frankenstein, La Novia de Frankenstein, El Hombre Invisible, El Hombre Lobo, La Momia La Mujer y el Monstruo. La mayor peculiaridad y atractivo de esta edición es que es una edición única y limitada, con el inconfundible sello del ilustrador de Marvel Alex Ross, encargado de diseñar cada una de las portadas de la colección. 

Así las cosas, hemos podido analizar la nuevas ediciones doméstica en Blu-ray steelbook de La Novia de Frankenstein, El Hombre Invisible y La Momia; tres personajes clásicos y adaptados a la gran pantalla infinidad de veces, que ahora convergerán en el mismo universo gracias al universo compartido de monstruos, o Dark Universe, que está diseñando Universal Pictures, y del que la entrega de La Momia, estrenada este año y protagonizada por Tom Cruise (Jack Reacher: Nunca Vuelvas Atrás), es su primera piedra en esta ambiciosa construcción, que contará con figuras del cine tan importantes como Russell Crowe (El Hombre de Acero) como Dr. Jekyll, Javier Bardem (Skyfall) como el monstruo de Frankenstein y Johnny Depp (Alicia a Través del Espejo) como el hombre invisible; donde se rumorean las incorporaciones de Angelina Jolie (Maléfica) como la novia de Frankenstein y de Dwayne Johnsson (Fast & Furious 8) como el hombre lobo.

Las películas de Los Monstruos Clásicos de Universal ya están a la venta en las tiendas en Blu-Ray edición caja metálica. De esta forma, puedes adquirir la reedición de estas míticas versiones, disfrutando del cine de terror en su máximo esplendor.

Las tres películas se muestran en su versión en Blu-ray steelbook con diversos extras, que hemos analizado para los lectores de AlfaBetaJuega. Esperamos que disfrutes tanto de los extras como hemos hecho nosotros. Así pues, nos hemos puesto manos a la obra para descubrir qué esconde esta reedición doméstica.

El análisis de los Blu-ray steelbook de Los Monstruos Clásicos de Universal está completamente libre de spoilers, por si aún no has tenido la oportunidad de verlas y quieres saber qué extras contiene. 

La Momia (1932):

Karl Freund dirige al legendario actor Boris Karloff es esta aventura que cuenta cómo unos arqueólogos británicos invaden la tumba de un cadáver momificado, que resultan ser los restos de un sumo sacerdote del antiguo Egipto. La momia revivirá sedienta de venganza 3.700 años después de su muerte, donde intentará raptar a una joven de ascendencia egipcia, debido a que se parece a la princesa que amó en vida, y que fue el motivo de su ejecución.

Tráiler 100º aniversario de Universal Pictures (3 minutos).

Comentarios (73 minutos):

Comentarios de fondo de Rick Baker, Scott Essman, Steve Haberman, Bob Burns y Brent Armstrong.

– Archivos de La Momia (10 mins.):

Recopilación de los carteles realizados con motivos del estreno en cine de la película, galería de imágenes del rodaje e instantáneas de la película.

Desentrenando el legado de La Momia (8 minutos):

El director de Universal Studios, Carl Laemmle, encontró su hueco en los primeros tiempos del estudio, con películas de terror, de monstruos, pensadas para asustar al público desprevenido. Para Steve Haberman, autor de Silent Screams: The Chronicles of Terror, las películas de Universal de terror están entre las más importantes de la historia del cine; gracias a directores como James Whale y directores de iluminación como Karl Freund.

Respecto a La Momia, hablan de que es más que una película de terror, dado que también es aventurera, romántica y exótica. Una criatura encarnada por Boris Karloff, que lo interpretó justo después de Frankenstein, dando vida tanto a Imhotep como a Ardeth Bay.

En 1999, Universal Studios iba a volver a resucitar a La Momia, por lo que habla el director Stephen Sommers de cómo convenció al estudio para el tono de la cinta y de cómo el realizador logró reinventar con éxito al clásico personaje.

Prosiguen comparando la momia clásica de Karloff con la moderan encarnada por Arnold Vosloo. También hablan de la continuación, El Regreso de la Momia, que contó con el mismo reparto, director y artistas de efectos visuales, así como el mismo equipo  de efectos visuales, de creación de criaturas y de maquillaje. Finalmente, aseveran que el Rey Escorpión fue lo más difícil que tuvieron que hacer para la película.

El hacedor de monstruos: Vida y obra de Jack Pierce (25 minutos):

El día 21 de noviembre de 1931, en plena Gran Depresión, de entre los estudios de cine más tradicionales, uno sacó a la luz un nombre que infundiría miedo desde entonces y para siempre. Aquel estudio era Universal, y el nombre, Frankenstein; película que supuso el nacimiento del cine de terror estadounidense.

Uno de los mayores artífices de esta época dorada del cine de terror fue Jack Pierce, una de las personas más importantes del cine de monstruos. Él perfeccionó la técnica y mejoró el productor mostrado al espectador, creando él solo toda una miríada de personajes fabulosos, dado que creó a Frankenstein, a Drácula, a la novia de Frankenstein, al hombre lobo y a las diversas momias.

En los albores del cine, proseguía la tradición teatral de que los actores se maquillasen personalmente, Así, el trabajo de maquillador no existía por aquel entonces. El maquillaje que puso a Pierce en el punto de mira de Carl Laemmle, de Universal, fue el que hizo en el año 1926 para Habla el Mono. Entonces, en el año 1928, Jack Pierce participó en El Hombre Que Ríe, de Universal, película en la que se basó el Joker de los cómics; y creó un maquillaje extraordinario, macabro y espeluznante. Esto le catapultó para dirigir el departamento de maquillaje de la compañía, y participar en todas las producciones que realizó Universal en los años 30 y principios de los años 40.

Cuando decidieron llevar a los monstruos a la gran pantalla, Drácula fue el primer maquillaje del que se encargó, pero se decepcionó cuando no le atribuyeron la creación del personaje, Respecto a Frankenstein, se basó en la descripción que hace Mary Shelley en la novela, elaborando desde cero cada nuevo día de rodaje sobre el rostro de Boris Karloff.

A continuación, maquilladores de efectos actuales explican cómo les influyó el trabajo de Pierce y cómo fue uno de los pioneros del sector, fascinándoles su trabajo desde sus respectivas infancias. Tras Frankenstein, Pierce se encargó de crear a la Momia, interpretada por Boris Karloff, dedicándole muchísimas horas para caracterizarlo, llevándole en total unas ocho horas diarias. Ante esto, a Greg Nicotero (The Walking Dead) le sorprendió de niño la transformación de Karloff entre Frankenstein y la momia, no creyéndose que fuera el mismo actor en ambas películas.

En La Novia de Frankenstein, el maquillaje de Elsa Lanchester también ha llegado a ser emblemático, donde la actriz dijo que Jack Pierce siempre llevaba puesta una bata de cirujano, y miraba al intérprete como un barbero griego, disfrutando de las fatigosas aplicaciones de maquillaje. También se encargó de maquillar a Lon Chaney Jr para El Hombre Lobo, un maquillaje muy laborioso, dado que Pierce se lo ponía a mano, con pelo auténtico de yak. 

Finalmente, explican cómo se notó la diferencia de maquillaje en las secuelas en las que Pierce no participó. Cuando se fue de Universal, hizo cine independiente y televisión, y al final acabó haciendo películas de serie B. Murió en el año 1968, al borde de la pobreza y olvidado. Sin embargo, Greg Nicotero sentencia que su legado es la inspiración de miles de maquilladores, miles de admiradores del cine de terror y de miles de directores que vieron sus películas y se sintieron inspirados.

Queridísima momia: Una saga de terror desenterrada (30 minutos):

Rudy Behlmer presenta este especial sobre la momia, empezando por Boris Karloff en dicho papel, que cuando dio su paseo nocturno en dicha película, el público estaba ya familiarizado con los misterios del antiguo Egipto, tras el descubrimiento diez años atrás de la tumba de Tutankamón, que estaba repleta de tesoros y supuestas maldiciones; así como el ritual de momificación de loas antiguos egipcios.

La Momia significó el debut como director de cine de Karl Freund, el célebre director de fotografía alemán que hizo la fotografía de Drácula para Universal, Karloff volvería a llevar el fabulosos maquillaje de Jack Pierce, tanto como la momia como siendo Inhotep, y un aspecto envejecido que parecía que tuviera realmente tres mil años.

Pare el exótico papel doble de la princesa Anckesenamon y su versión moderna, Universal eligió a Zita Johann, una actriz húngara que había sido una celebridad en el Broadway de los años 20. Sin embargo, la relación laboral entre Zita y KArl Freund fue muy mala.

La Momia aprovechó considerablemente el enorme éxito de taquilla anterior de Drácula, hablando de las comparaciones entre las tramas, los personajes y el trasfondo entre Drácula y la Momia; siendo algunos ejemplos sus poderes hipnóticos para controlar a las personas y la aparición de objetos que les repelen.

Universal comenzó otro ciclo de terror antes de la Segunda Guerra Mundial, y la Momia era una candidata obvia a la reencarnación. De esta manera, se sucedieron múltiples secuelas iniciadas por La Mano de la Momia, con Tom Tyler, un actor de westerns, interpretando un papel tan parecido al de Imhotep que el metraje del filme original se recicló sin escrúpulo alguno, y los primeros planos de Tyler sustituyeron a los de Karloff; y la momia pasó a llamarse Kharis.

Posteriormente, Lon Chaney añadió la momia a su lista de caracterizaciones de personajes de terror con La Tumba de la Momia, en la que Kharis sigue a los protagonistas del último filme hasta un tranquilo pueblo de Nueva Inglaterra.

En El Espectro de la Momia, John Carradine fue elegido como sumo sacerdote de Ananka, el amor perdido de la momia Kharis. En La Maldición de la Momia, la tumba cenagosa de Ananka viajó misteriosamente a territorio cajún, donde la nueva Ananka fue la actriz Virginia Christine, que estaba tan confundida como el público. Y, por supuesto, no podía falta la parodia de Bud Abbott y Lou Costello, con el estreno de Abbott y Costello Conocen a la Momia.

La Novia de Frankenstein (1935):

El monstruo reclama una compañera, y el director James Whale se la concede, realizando esta secuela en la que Pretorius, un científico aún más loco, decide crear a la novia de Frankenstein. La actriz Elsa Lancaster y su maravillosa caracterización no solo forman parte de la historia del séptimo arte, sino que también se han convertido en un símbolo inmortal de la cultura pop. 

Tráiler 100º aniversario de Universal Pictures (3 minutos).

La Novia de Frankenstein – Archivo (14 minutos):

Recopilación de carteles del estreno en cine de la película, galería de imágenes del rodaje e instantáneas de la película.

Galería de trailers:

— Frankenstein, de 1931 (2 minutos).

—  La Novia de Frankenstein, de 1935 (2 minutos).

— El Fantasma de Frankenstein, de 1942 (2 mins.):

—  La Mansión de Frankenstein, de 1944 (2 minutos).

– 100 años de Universal: La restauración de los clásicos (10 minutos):

Bob O'Neil, vicepresidente y responsable de la gestión y conservación de las imágenes de los archivos de Universal Studios, explica que comenzaron la conservación y restauración de películas a principios de los años 90, y llevan trabajando en ellos desde entonces. Así, se han ocupado de la conservación y restauración de más de 1.200 largometrajes.

Peter Schade, vicepresidente del servicio técnico de Universal Studios, indica que están trabajando en una lista de títulos que eligen directivos e historiadores, a fin de revisarlos y conservarlos para las generaciones futuras. Para Rick Utley, vicepresidente del servicio de conservación, al restaurar hoy estos clásicos del cine, se intenta conservar el estilo creativo del artista.

De este modo, aseveran que no alteran la visión del cineasta, sino que eliminan aquello que va en detrimento de su visionado, aquello que puede distraer la atención del espectador, porque ahora tienen herramientas para hacerlo.

A continuación, muestran el proceso, empezando por el escaneado del negativo original, que transforma cada fotograma en una imagen digital a tres veces más resolución original de la película. Prosiguen con el pulido de las imágenes, evidenciando la diferencia entre el antes y el después; así como la estabilización y reparación de fotogramas dañados. Pero también muestran la corrección del color y la suavización de la luz.

A su vez, el montador de sonido, John Edell, hace hincapié en la gran labor para restaurar el sonido, eliminando todos aquellos ruidos, crujidos, distorsiones y demás cosas que molesten; intentando limpiar la banda para hacer que suene como se pretendía.

Comentarios (75 minutos):

Audiocomentarios en voz en off de Scott MacQueen.

¡Vive! Creando La Novia de Frankenstein (39 minutos):

Joe Dante explica que se dice que las segundas partes son inferiores a las primeras, pero que James Whale demostró lo contrario con La Novia de Frankenstein, ya que la considera la mejor película de terror de la edad dorada de Universal. Esto es debido a que nunca un estudio había invertido tanto talento ni tanto presupuesto en una película de monstruos.

Prosigue diciendo que para la autora de Frankenstein, la idea de la novia del monstruos siempre formó parte de su idea original. Por su parte, para el autor Christopher Bram es una película mítica, a la altura de Ciudadano Kane y El Crepúsculo de los Dioses. 

Mientras que el historiador de cine Scott MacQueen expone que los elementos narrativos, intelectuales, artísticos o interpretativos que se juntaron en esta película, materializaron todas las cosas que se estaban creando en ese género y en Universal Studios durante esa época.

Cuando Universal liberó al Frankenstein original en 1931, encontró una fórmula para el éxito en taquilla. Gracias a su interpretación, Boris Karloff se convirtió en una estrella. A pesar de su éxito, James Whale no quería hacer una continuación de Frankenstein en la que tanto insistían desde Universal, porque consideraba que le había sacado todo el jugo a la historia en la primera cinta. Al final cedió, pero solo porque aceptaron sus condiciones.

Junior Laemmle, el director general de Universal en esa época, respetaba mucho a James Whale, siendo el que le otorgó total libertad en sus proyectos. De este modo, Whale tomó el control en la redacción del guión de La Novia de Frankenstein. Pero también se encargó de la decisión final de los decorados, de los detalles, del tiempo, de la fotografía y de la música, gozando de más control que ningún otro director de su época; todo ello para que pudiera pulirla y perfeccionarla. Explican también que una gran diferencia con la película original, que no gustó nada a Boris Karloff, es que Frankenstein hablara en la secuela.

Por otro lado, Boris Karloff tuvo que soportar un maquillaje duro e incómodo, diseñado por el legendario Jack Pierce. A su vez, la novia de Frankenstein es la monstruo más famosa de la historia del cine, donde el maquillaje de Elsa Lanchester era muy distinto al de Karloff, dado que querían que resultase atractiva, creando un icono pop.

Después de un repaso al resto del reparto artístico, destacan la gran banda sonora de Franz Waxman, una de las mejores bandas sonoras de los años 30. La base de la banda sonora de Waxman es wagneriana, empleando motivos musicales específicos para cada personaje o escena importante; es decir, un leitmotiv, en el que se asocia una melodía a un personaje.

Respecto a la censura, se eliminaron 15 minutos de metraje antes de que se estrenase, incluidos primeros planos del escote de Elsa Lanchester durante el prólogo. Universal no se arriesgó y eliminó todo el metraje considerado subversivo o escandaloso.

Finalmente, sin el toque magistral de James Whale, las siguientes películas de Frankenstein no gustaron a su estrella protagonista, Boris Karloff. Así que tras interpretarlo en tres ocasiones, decidió dejar de encarnar al personaje tras el estreno de La Sombra de Frankenstein.

El Hombre Invisible (1935):

De nuevo James Whale se pone tras las cámaras para entregar otro clásico del terror, en este caso, basado en la novela de H.G. Wells sobre un misterioso doctor que descubre un suero que le hace completamente invisible. El entonces debutante Claude Rains encarnaba al atormentado protagonista, quien, cubierto de vendajes y con gafas de sol, va cayendo poco a poco en una espiral de violencia, locura y atrocidades. 

Tráiler 100º aniversario de Universal Pictures (3 minutos).

– Ahora lo ves: El hombre invisible al descubierto (36 minutos):

Desde los inicios del cine, los cineastas y el público se han sentido atraídos por los efectos especiales. Con las primeras películas trucadas, como Viaje a la Luna, de George Méliès, o los dinosaurios animados de El Mundo Perdido, de Willis O'Brien; el cine mudo le abrió las puertas a la magia óptica y digital a la que hoy estamos acostumbrados.

Pero fue el cine sonoro el que dotó de sentimientos a los efectos especiales. Y un gran ejemplo es El Hombre Invisible de Universal, de 1933, debido a que exprimió al máximo los recurso técnicos de su época, sin perder de vista el factor humano.

Junto a H.G. Wells, autor de la novela original, el máximo responsable del éxito de El Hombre Invisible fue su director, James Whale, quien también dirigió Frankenstein y la Novia de Frankenstein. Aunque Wells estaba convencido de que el cine ese convertiría en la manifestación artística más importante del siglo XX, no estaba tan seguro de si Hollywood debía adaptar sus novelas. Esto último era debido a que no quedó contento con algunas adaptaciones ya realizadas de sus obras.

Así las cosas, cuando iban a rodar El Hombre Invisible, insistió en que Universal tratara su obra con respecto, reservándose un derecho de veto sobre la adaptación a la gran pantalla de su libro publicado en 1897. Para Wells, la idea de un hombre invisible era una metáfora perfecta del marginado, de la persona que vive al margen de la sociedad. 

Prosiguen hablando de los orígenes humildes del director, de cómo ganó notoriedad en Hollywood, de la forma en la que empezó siendo actor, y la manera en la que la obra Journey's End le hizo ver que debía ser llevada al cine. A su vez, su vida fue llevado a la gran pantalla a través del biopic Dioses y Monstruos, donde sir Ian McKellen (El Hobbit: La Batalla de los Cinco Ejércitos) dio vida a James Whale, en una producción de Bill Condon (La Bella y la Bestia) que ganó el premio Oscar a Mejor Guión Adaptado y recibió en total tres nominaciones.

Así, James Whale acabó dirigiendo la adaptación de Journey's End y ganándose un puesto como director en Universal Studios. A esto le siguió el éxito de Frankenstein, lo que le dio libertad para dirigir El Hombre Invisible, antes de enfrascarse en la secuela de Frankenstein, que era lo que quería realmente Universal.

A continuación, explican el difícil proceso de desarrollo del guión de El Hombre Invisible, y de la elección del actor adecuado para protagonizarla, donde el director escogió al debutante y desconocido actor Claude Rains, debido a su poderosa voz, y no por su nivel de interpretación.

La tarea de hacer invisible a Claude Rains recayó en John P. Fulton, maestro de los efectos especiales, donde explican cómo logró que pareciese invisible en pantalla, algo muy complicado y digno de elogio debido a los medios de la época.

Con el cambio de dueños de Universal, James Whale se desilusionó de Hollywood y se retiró del cine, y se fue a vivir plácidamente a Pacific Palisades, hasta que los efectos de un derrame cerebral le hicieron suicidarse en el año 1957.

Continúan hablando de la secuela de El Hombre Invisible, protagonizada por un joven Vincent Price. Y de otras continuaciones, como La Mujer Invisible, el Agente Invisible, La Venganza del Hombre Invisible, Abbott y Costello Conocen al Hombre Invisible y El Hijo del Hombre Invisible.

– Fotografía de producción (5 mins.).

– 100 años de Universal: Personajes inolvidables (9 mins.):

Recorrido visual por los personajes más icónicos de Universal Pictures, empezando con el Drácula de Bela Lugosi, y siguiendo con el Frankenstein de Boris Karloff, la novia de Frankenstein, la Momia, el Hombre Lobo, la criatura del pantano y el hombre invisible.

Pero otras criaturas aterradoras no eran interpretadas por actores, como el tiburón de Steven Spielberg (El Puente de los Espías) , o los dinosaurios de Jurassic Park; pero también la actualización de La Momia de Stephen Sommers y Brendan Fraser, o el King Kong de Peter Jackson.

Pero algunos de los personajes más terroríficos de la historia de Universal Pictures son humanos, que representan el auténtico terror de nuestros escalofriantes instintos; como la primera mujer fatal interpretada por Barbara Stanwyck en Perdición, Al Pacino como Tony Montana en El Precio del Poder o Anthony Perkins en Psicosis.

Otros personajes inolvidables de Universal son el Espartaco de Kirk Douglas, el Jason Bourne de Matt Damon o El Nota, encarando por Jeff Bridges en El Gran Lebowsky. También nos han hecho reír, como en Desmadre a la Americana, Dieciséis Velas o Granujas a Todo Ritmo. O bien personajes inolvidables, como Doc Brown en Regreso al Futuro o E.T. En definitiva, todos ellos no han hecho disfrutar y lo seguirán haciendo.

Comentarios (72 minutos):

Audiocomentarios de fondo de la mano del historiador de cine Rudy Behlmer.

 

Por último, esperemos que disfrutes de la compra de los Blu-ray steelbook de Los Monstruos Clásicos de Universal, ya disponibles para llevártelas a casa. Y así podrás verlas todas las veces que quieras, tanto en su versión doblada al castellano como en su formato original, en inglés. 

Cerrar