Los peores trajes de superhéroes que hemos visto en el cine o la TV

Los peores trajes de superhéroes que hemos visto en el cine o la TV

El salto de las viñetas al cine o la televisión es algo que no siempre le ha sentado bien a los superhéroes. Las historias que se cuentan en papel no funcionan de la misma forma cuando son interpretadas por actores de carne y hueso. Hay ideas que quedan la mar de bien cuando son representadas a través de ilustraciones y se encuentran rodeadas de bocadillos; pero cuando aparecen en movimiento con rostros reales no cuajan de la misma forma.

También hay ideas que, directamente, no funcionan en ningún sentido. Hay superhéroes cuya historia carece de lógica, pero cuyos trajes son algo que ya hace clamar al cielo. Lo hemos visto durante todos estos años, sobre todo en la gran pantalla. Casos en los que mirábamos atónitos la película mientras nos preguntábamos de quién fue la genial idea de hacer ese diseño. Bien es cierto que lo de llevar los calzones por encima de unas mallas no es el culmen del estilo, pero hay casos y casos.

Y precisamente de esto último os queremos hablar. En ScreenRant han recopilado los 20 peores trajes de superhéroes de la historia del cine, esos que no nos pondríamos ni para asustar a la gente en Halloween, y aquí os los traemos para compartir con vosotros el mal rato.

 

20 – Deathlok

 

19 – Medusa

 

18 – Catwoman

 

17 – Atom

 

16 – Daredevil

 

15 – Barb Wire

 

14 – Batman, Robin y Batgirl

 

13 – Psylocke

 

12 – Todos los héroes de The Flash, la serie

 

11 – Linterna Verde

 

10 – Capitán América

 

9 – Black Scorpion

 

8 – VR Troopers

 

7 – El Comandante

 

6 – Super Force

 

5 – Night Man

 

4 – Los 4 Fantásticos

 

3 – Automan

 

2 – Phantom

 

1 – Steel

 

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar