No Solo Gaming: Death Note, la trilogía japonesa de imagen real

En el año 2003 el guionista Tsugumi Ohba y el dibujante Takeshi Obata comenzaban la publicación en las paginas de la archifamosa revista Shônen Jump su serie Death Note. Este manga, que teniendo a los shinigamis y sus cuadernos de la muerte como grandes percusores de la acción, nos hacía partícipes de una magnífica trama de suspense que hizo convertirse a esta serie en todo un icono del manga de la década ayudando enormemente a diversificar más este tipo de arte y a atraer a dicho mundillo a mucha gente que hasta entonces el manga le sonaba más a cuento chino que a otra cosa.

Por supuesto, como gran éxito que llegó a ser contó con una legión de fans que elevó dicho título a las alturas y también con otra legión de esos detractores que no pueden faltar, que la tachaban de serie vulgar. Cosas que tiene el éxito.

Además, sus autores vieron como el propio universo creado para la serie se ampliaba con distintos productos derivados, aparte de su correspondiente y necesario merchandising, como por ejemplo la edición de varias novelas, un tomo 13 que hacía de guía del propio manga, su esperada versión animada y sus distintas adaptaciones a imagen real contando con cuatro de factoría japonesa, un dorama (serie de imagen real) de 11 capítulos e incluso una versión americana que recientemente ha sido estrenada en Netflix con una importante dosis de polémica.

Debido a su innegable éxito, en España hemos tenido la fortuna de ver cómo prácticamente todo el material que acabamos de comentar ha sido licenciado en nuestro país contando incluso con dos ediciones del manga (los 12 tomos tankoubon y la soberbia edición especial Black Edition editada por Norma Editorial), las novelas, el dorama que podemos disfrutar a través de Crunchyroll y en estos días, hemos asistido al lanzamiento por parte de Mediatres Estudio de la trilogía de películas de imagen real, también llamados live-action, en una lujosa edición que comentamos a fondo en este artículo.

Una edición a la altura de las circunstancias. Esta vez le damos la vuelta a la estructura habitual de estos artículos para comenzar con la edición y su contenido, y es que no es para menos. Mediatres Estudio a sabiendas del producto que tenía entre manos y por respeto a su cantidad ingente de seguidores, ha intentado ofrecer (y vaya si lo ha conseguido) una edición que no sólo llame la atención por su contenido sino también, y de qué manera, por su aspecto exterior. Así, nos encontramos ante un digipack que recrea a la perfección el Death Note más famoso de todos, es decir el de Ryuk, la libreta que dio pie a toda la historia protagonizada por Light Yagami. El efecto de cuaderno está perfectamente conseguido por absolutamente todos lados, siendo un extra más para esta estupenda edición.

En su interior nos esperan un libreto bastante completo con muchísima información e imágenes de todas las películas que componen este pack y cuatro discos blu-ray que contienen las tres pelÍculas mencionadas (que ahora pasamos a comentar), los tres episodios spin-off de La Nueva Generación y una cantidad tremenda de extras que suman un total de más de 4 horas de material extra audiovisualcon distintos making of, ruedas de prensa, diarios de rodaje y premiere en Japón. Por méritos propios, este pack de Death Note se convierte en la edición más completa de una adaptaciónmanga a imagen realllegando a ser considerada como una auténtica joya para cualquier fan deeste títuloque disfrutará tanto con su contenido como con su continente.

Por supuesto y como es habitual en las ediciones de esta empresa, la calidad de audio e imagen están fuera de toda duda con una espectacular definición en Alta Definición para todas y cada una de las películas incluidas.

Jugando a ser Dios. Aunque estemos hablando de un título de los más famosos de este siglo y que a buen seguro prácticamente todos los lectores de este artículo sepan de qué trata la historia, vamos a hacer un pequeño repaso para situar a los posibles nuevos curiosos que se asomen al fascinante mundo creado por Tsugumi Ohba y Takeshi Obata.

Un cuaderno llamado Death Note, con poderes sobrenaturales que matan a todo aquel cuyo nombre sea escrito en él, llega a la Tierra para sembrar el caos. A partir de ese momento empezará una guerra entre Light Yagami, un genio dispuesto a usar el Death Note para erradicar el mal de la humanidad, y L, el mejor detective del mundo.

Death Note y Death Note: el último nombre.

Comentamos ambas películas a la vez ya que fueron creadas como secuela directa, de hecho se estrenaron el mismo año (2006) con apenas unos meses de diferencia entre una y otra. Hecho que tomaron como referencia, debido a su magnífica acogida, para otros estrenos de live-action que se gestionaron de la misma forma, como por ejemplo Gantz, Parasyte o la segunda y tercera parte de Rurouni Kenshin, películas que adaptan el arco de Kyoto.

Con estas películas estamos posiblemente ante la adaptación más fiel en imagen real que se ha hecho del espectacular trabajo realizado por Ohba y Obata. Aunque fueron criticadas en su día, a buen seguro y gracias al paso de los años y a las comparativas con las otras adaptaciones, han ido cogiendo más valor para los fans reconociéndoles el mérito que realmente merece. Con un reparto de auténtico lujo y extremadamente famoso para una ficción japonesa, vemos unos personajes muy bien caracterizados con un parecido asombroso a los protagonistas ya por todos conocidos. Llama poderosamente la atención la interpretación de Kenichi Matsuyama como L, con una recreación casi exacta del personaje que se nos muestra en el manga.

Centrándonos en la trama en sí, aunque realmente se tomen ciertas licencias (hay que recordar que en total son poco más de cuatro horas para adaptar los doce volúmenes del manga) ofrecen de una manera bastante fiel la idea que disfrutamos en el manga y esa encarnizada lucha entre el bien y el mal reflejada en los personajes de L y Light Yagami. Al igual que sucediera con su versión en papel, el espectador vuelve a estar envuelto en una difícil situación siendo preguntado de forma indirecta de qué lado se pondría o incluso, qué uso real le daría a un cuaderno capaz de sesgar la vida de cualquier persona si cayera en sus manos. Un interesante y polémicodebate que este título lleva poniendo sobre la mesa desde el inicio de su edición allá por 2003.

Sus efectos especiales y su ritmo asiático pueden chirriar a ciertos espectadores pero hay que tener en cuenta que en estos casos los años suelen sacar a la luz sus posibles carencias y que valorándolo en conjunto, tenemos dos películas que a pesar de los ya mencionados cambios respecto a la obra original consigue ofrecer un producto bastante respetuoso con el manga dándole un final bastante acorde y digno a la trama planteada que a buen seguro dejará satisfechos a la gran mayoría de fans.

Death Note: el nuevo mundo.

Diez años después de las exitosas películas que acabamos de comentar, tanto en la realidad como dentro de la ficción, nos llegaba una nueva producción donde se daba un paso más en la ya conocida trama de los cuadernos de la muerte. La base de la historia se centra en el hecho de que no puede haber más de seis Death Notes en el mundo humano, una de las reglas que se desveló anteriormente, y sobre este hecho gira la historia tras la aparición de un posible nuevo Kira.

Película de 2016 que volvía a darle su sitio de honor a una historia que sigue generando un desmedido interés en el gran público haciendo que en su fin de semana de estreno se colocara en el primer puesto de la taquilla nipona, que contaba con un importante presupuesto para su producción ycon la labor de Shinsuke Sato en la dirección, todo un experto en live-actions ya que ha dirigido las dos películas de Gantz y la espectacular I Am A Hero. Muy buenos mimbres para poder ofrecer al menos un producto entretenido y que dejase contento a los seguidores a pesar de atreverse a mostrar una historia totalmente original… aunque realmente no pasa de ahí. La historia en sí tiene buenas ideas e intenta respetar al máximo la historia original ya que usa muchísimo las reglas expuestas por Ohba en el manga para ir hilando los acontecimientos pero no consigue alcanzarla calidad de, precisamente, el trabajo de Ohba como guionista del manga. Teniendo detrás el nombre de Death Note quizás se le deba pedir un poco más,  aún así, es más que palpableel salto de calidad técnico que da este largometraje, sus nuevos personajes cuentan con grandes interpretaciones y conectan bien con el espectador y al menos cumple con su función de entretener. Una secuela que podría haber dado mucho más (aunque quizás las expectativas nos jugaron una mala pasada) pero que al menos no enojará a los seguidores de Kira y L.

Los tres episodios spin-off que también se incluyen en esta edición sirven para presentar de forma bastante amena a los tres nuevos personajes que protagonizan dicha secuela, es decir Mishima, Ryuzaki y Shien, dándole un poco más de sentido a lo mostrado en el largometraje.

Por Miguel A. Aguilar
También puedes escucharle en Freakytown

Cerrar