No Solo Gaming: El verano de Kikujiro

No creo que se nos considere exagerados si consideramos a Takeshi Kitano el director japonés de imagen real más famoso dentro de nuestras fronteras, con permiso del genial Akira Kurosawa. Para el gran público quizás sea el nombre más reconocible y más sonado, y aunque para los aficionados más habituales al cine asiático sabemos que hay mucha vida y calidad más allá no podemos ni debemos menospreciar el trabajo del grandísimo Takeshi Kitano que adentró a muchísimos a ver de una forma nueva el cine oriental y a crear adeptos a la manera de hacer cine a la japonesa.

Para prácticamente todos aquellos que vivieron su infancia en la década de los 90, en Kitano encontrarán una cara más que conocida y familiar ya que era el jefe zafio, burlón y malhumorado que lanzaba a su horda de patanes para impedir la conquista por parte de los concursantes de su elegante castillo en Takeshi`s Castle, más conocido por estos lares como Humor Amarillo.

Habiendo visto su parte más humorística y simpática, después nos chocaba ver sus producciones cinematográficas tanto dirigidas como protagonizadas impregnadas de una crueldad y violencia brutal donde normalmente se adentraba de lleno en el mundo yakuza, ofreciéndonos una visión bastante realista del oscuro mundo de la mafia japonesa que le valió para ganarse la consideración de ser uno de los mejores directores japoneses que había conseguido atravesar esa frontera entre Japón y el resto del mundo que hace unos años era tan difícil de traspasar para según qué productos.

Con verdaderos peliculones de la talla de Violent Cop, Sonatine o Hana-Bi (película que también reedita en alta definición Mediatres Estudio y que comentaremos más adelante), el bueno de Kitano se ganó una gran reputación totalmente merecida con largometrajes llenos de violencia, sangre y sadismo, por eso, el hecho de presentar en 1999 El verano de Kikujiro sorprendió tantísimo a todo el mundo. En este film, Takeshi Kitano le daba el protagonismo a una extraña pareja formada por un niño y un ex yakuza que volvía a interpretar él mismo. Siempre se ha comentado que el terrible accidente automovilístico que sufrió el propio Kitano unos años antes y que casi le hizo perder la vida, le cambió en cierta forma su manera de enfocar el cine y en definitiva de narrar historias. Aunque a los más puristas y seguidores acérrimos del cine violento del director esta vuelta de tuerca en su cine no le sentó nada bien, la verdad es que los amantes del cine en general nos alegramos enormemente de que un director de la clase de Kitano fuera capaz de contarnos una película tan emotiva y bonita como es El verano de Kikujiro.

Una fábula de gran aprendizaje. El pequeño Masao a sus seis años edad debe pasar el verano con su abuela, pero el hecho de estar solo casi todo el tiempo debido al trabajo de su abuela y no tener apenas amigos hace que su aburrimiento vaya creciendo por momentos, así que para no pasar de esta forma todas sus vacaciones estivales se le ocurre ir a visitar a su madre a la que nunca ha visto. Una vecina de su abuela que es consciente de la situación del pobre Masao le propone que le acompañe su marido Kikujiro, un yakuza retirado que realmente no parece ser la mejor compañía para el chaval.

Una pequeña joya que te hará reír y llorar a partes iguales. Takeshi Kitano en su idea de dar una vuelta de tuerca a sus historias de yakuzas, nos adentra en una comedia con muchísimo humor negro pero también con grandes toques dramáticos que hará al espectador plantearse ciertos aspectos de las relaciones personales y especialmente, de las familiares. Siendo Japón un país tan distinto en ese aspecto a nosotros, resulta muy interesante que un autor del peso cultural de Kitano se adentre en este tema un tanto tabú para muchos de sus espectadores autóctonos.

La historia en su capa más profunda es todo un drama de peso tanto por la soledad del pequeño Masao y su carácter poco llamativo para los demás niños como por la relación inexistente que tiene con su madre biológica, aunque la película como tal puede tomarse como una comedia en la que mezcla tanto el humor absurdo como el tontorrón y familiar que nos mostraba en Humor Amarillo, de hecho, para esta película contó con muchos de sus colaboradores de ese peculiar programa. Además, le impregna un gran toque de cuento con una preciosa y positiva moraleja que realmente llega a calar hondo en el espectador. Para aumentar esta sensación de cuento y fábula que quería transmitir Kitano, el director volvió a contar con la participación de otro verdadero genio como es Joe Hisaishi que creó una fantástica, preciosa y pegadiza banda sonora que acompaña a la perfección durante todo el metraje las aventuras y desventuras de Masao y Kikujiro.

Resulta realmente curioso que aunque toda la historia se centre en Masao y sea el verdadero motor de todo lo que pasa en el film el título sea El verano de Kikujiro, señalando de esta forma las verdaderas intenciones del director queriendo indicar que el personaje que más se ve influido por todo lo que ocurre sea el adulto y no tanto el niño al que acompaña. Un viaje que en un principio podría ser un gran aprendizaje para el pequeño pero que con el paso de los minutos vemos que quizás el gran beneficiado y el que más aprenda de esta vivencia sea el propio Kikujiro. Un viaje realmente inesperado para un yakuza retirado que encontrará en un crío de 6 años y su forma de ver la vida, a uno de los mejores maestros que ha podido tener en su vida. Una preciosa y a su vez rara relación que nos lleva por una historia divertidísima que nos hará reír pero también entristecernos por la soledad que pueden llegar a sentir ciertas personas. Sublime película de Takeshi Kitano que vuelca mucho de su personalidad en este largometraje mostrando además tanto su vis cómica como unos personajes tan perdedores y patéticos como los que solía mostrarnos en su añorado Humor Amarillo.

Edición española. Con este lanzamiento que realiza Mediatres Estudio es la segunda vez que sale al mercado español este título, aunque ésta es la primera vez que lo hace en alta definición y con una calidad acorde a la del film. En esta ocasión se nos presenta una película remasterizada con una calidad de imagen buenísima en 1080 24p y unas pistas de sonido (tanto en castellano como en japonés) en 5.1 DTS HD que harán las delicias de cualquier espectador. Además del habitual libreto escrito por Mike Hostench (centrado principalmente en la figura de Takeshi Kitano), también se incluye un interesantísimo Making of de más de 90 minutos. El precio de salida al mercado es de 16,35€ para la edición en DVD y de 19,45€ en Bluray.

Finalizamos el artículo mostrando la portada de la edición en Bluray:

Por Miguel A. Aguilar
También puedes escucharle en Freakytown

Publicaciones relacionadas

Cerrar