No Solo Gaming: Mosma 2017 – II Festival Internacional de Música de Cine de Málaga

No Solo Gaming: Mosma 2017 – II Festival Internacional de Música de Cine de Málaga

La música de cine, y en los tiempos que corren también hay que expandir esta idea a la televisión e incluso los videojuegos, es actualmente la evolución lógica y necesaria que ha tenido la música clásica para salvaguardar sus formas en nuestros días. Lógicamente no todos los trabajos musicales realizados dentro de los medios que acabamos de nombrar son merecedores de tal distinción, pero en líneas generales muchos de los grandes seguidores y expertos de las bandas sonoras estarán de acuerdo con esta afirmación.

Talentos tan extraordinariamente grandes como los mostrados por genios como John Williams, Ennio Morricone, Howard Shore, Basil Poledouris, Miklós Rózsa o Jerry Goldsmith (por nombrar sólo algunos ya que la lista sería casi interminable) han colaborado enormemente en esa lucha para que se valore de la forma que realmente merece esta música que realiza una labor vital dentro del séptimo arte y que quizás, sólo quizás, muchas personas y estamentos no le dan ese lugar más que merecido que deben tener.

A pesar de las grandes dificultades que son capaces de encontrarse las asociaciones y empresas que intentan montar eventos culturales en nuestro país, podemos decir a boca llena y con orgullo que España es uno de los países donde más se valora y se mima este tipo de música. Año tras año podemos ver cómo se realizan distintos conciertos a lo largo de nuestra geografía que llevan al gran público fragmentos de grandes trabajos realizados por compositores de cualquier rincón del mundo que son capaces de llenar aforos y por supuesto, tocar la fibra sensible a cualquiera de sus espectadores haciendo que se siga aumentando la cifra de seguidores españoles dentro de esta vertiente musical.

Además de los conciertos, uno de los eventos más reconocidos y alabados dentro de este mundillo son los festivales que se celebran teniendo como tema común y exclusivo la música creada como banda sonora. Varios son los que se celebran casi anualmente dentro de nuestras fronteras contando desde el año pasado con el llamado MOSMA, Festival de música de cine que se encuadra dentro del propio Festival de Cine de Málaga, que ha celebrado recientemente su segundo entorchado y que precisamente es el gran y absoluto protagonista de nuestro No Solo Gaming semanal.

Más allá de la música. La llegada de MOSMA el año pasado, sirvió para llenar un hueco dentro del alabado Festival de Cine de Málaga ofreciendo una oferta cultural fantástica que llegó a cosechar un importante éxito posibilitando que se repitiera durante este 2017. Con la idea siempre presente del más y mejor, los organizadores del citado evento han querido brindar una serie de conciertos, encuentros y charlas con distintos compositores de la talla de Trevor Jones, David Shire, Rupert Gregson-Wlliams o Tyler Bates, entre otros, que han hecho las delicias del público asistente.

Aunque el evento llamado MOSMA lleve, de momento, solamente dos años celebrándose no hay que olvidar que gran parte de los artífices de dicho evento son los que durante muchos años llevaron en volandas uno de los acontecimientos relacionados con la música de cine que más hondo caló en los aficionados y que más se recuerda a lo largo y ancho del mundo, que no es otro que el Festival Internacional de Cine Ciudad de Úbeda. Festival que fue bandera del amor español por este tipo de música y que traspasó fronteras consiguiendo que casi cualquier compositor (fuese del país que fuese) tuviera interés en asistir a dicho evento para conocer aquello que llamaban “el espíritu de Úbeda”, sentimiento que se instauraba en los corazones de los asistentes año tras año y que tras su breve paso por Córdoba, parece haber encontrado su sitio en la Costa del Sol.

Ese espíritu, canalizado en fanatismo bien entendido hacia la música de cine, es capaz de hacer conectar el talento de los compositores invitados con el público asistente y viceversa, logrando una perfecta conexión y armonía entre el disfrute por la calidad de la música como por la presencia de tales músicos, haciendo que se rompa cualquier barrera llegando a ofrecer unas jornadas de encuentros sin igual entre músicos y público que hacen que sigamos teniendo un evento único en el mundo y del que todos salimos realmente encantados y emocionados.

De hecho, uno de los grandes momentos que lleva la friolera de 12 años celebrándose, es la entrega de los Premios Jerry Goldsmith, premios que cada vez están cogiendo más peso y protagonismo dentro del mundillo musical y que es una herencia directa del mencionado Festival de Música de Cine de Úbeda.

Grandes nombres invitados. Sin duda, los compositores invitados son uno de los grandes atractivos de este tipo de encuentros. Este año en MOSMA los nombres han sido de un nivel superior ofreciendo una mezcla de estilos de música y épocas, bastante variada y tremendamente interesante. De esta manera el elenco de invitados especiales ha estado compuesto por Rupert Gregson-Williams, Trevor Jones, Mac Quayle, Neal Acree, Tyler Bates y los españoles, Víctor Reyes y Zacarías M. De la Riva, cuyos trabajos han sido la base y el motor de los fantásticos y variados conciertos que han formado parte de la excelente oferta musical del festival.

Además, se rendía un más que merecido homenaje al gran David Shire que ofreció uno de los conciertos más emotivos y bonitos junto a la extraordinaria cantante y actriz Sylvia Parejo sirviéndonos uno de esos momentos que se quedan marcados a fuego haciendo sentir a los allí presentes que habíamos formado parte de algo mágico, único.

Completaban el listado de artistas y formaciones invitadas el Coro Ziryab, la ya nombrada Sylvia Parejo, Julie Elven, la Orquesta Filarmónica de Málaga y la Orquesta Sinfónica Provincial de Málaga que han interpretado a las mil maravillas todos los temas que han ido formando parte de los aclamados conciertos. Todo un elenco de campanillas, para un más que completo cartel, que hemos tenido la tremenda fortuna de disfrutar durante los distintos días de celebración de este Festival.

Además de su música que ha dado vida a los conciertos que ahora pasaremos a comentar, los compositores invitados han estado ofreciendo distendidas e interesantísimas charlas que han estado capitaneadas por la presentadora Isabel Vázquez, que ha demostrado ser una todo terreno y una excelente profesional con unas entrevistas que han dado mucho jugo abarcando no sólo la parte profesional de los artistas, sino ciertas fases personales de su vida que han hecho incluso emocionarse a los propios invitados.

Tras estas charlas, tocaba la ansiada firma que todo seguidor intenta conseguir de sus admirados compositores y que en esta ocasión, en un ambiente especialmente cercano y distendido, los fans conseguían eligiendo que fuera mayormente en las portadas de sus composiciones e incluso aprovechaban para poder charlar y fotografiarse con ellos, en una nueva demostración del ambiente familiar que se ha podido percibir durante todos estos días.

Conciertos para todos los gustos. Entrando en los conciertos en sí, se han llegado a llevar a cabo una serie de conciertos (algunos incluso de acceso libre) en los que ha habido música para todos alternando también los lugares de celebración, demostrando a las claras que la organización estaba tremendamente preocupada en hacer llegar la música a todos dando distintas y variadas opciones, algo que realmente se agradece muchísimo y se debe valorar de forma tremendamente positiva.

Antes de entrar a hablar directamente sobre lo que han dado de sí los conciertos quiero, entre otras cosas porque realmente se lo merecen, alabar y exaltar la enorme calidad mostrada por todos los directores de estos conciertos, encabezados por el fantástico Arturo Díez Boscovich, excelente director y compositor que sigue demostrando ser uno de los más grandes talentos musicales que ha dado nuestro país en los últimos años, que estuvo perfectamente acompañado en esta aventura por el polifacético Óscar Senén y por los compositores Timothy Williams, Trevor Jones y Neal Acree que también hicieron las veces de directores de orquesta,. Todo un lujo que hemos sabido disfrutar durante estos días.

Los conciertos, como hemos comentado, han sido muy diversos comenzando por el dedicado a la música de cine religioso y espiritual, donde se interpretaron temas de filmes como La Misión, Quo Vadis, Rey de Reyes o Ben-Hur, demostrando la enorme fuerza y calidad de los trabajos realizados para este tipo de producciones.

El concierto titulado Blockbuster, englobaba música de distintas superproducciones (especialmente hollywoodienses) presentándonos en sociedad el magnífico trabajo realizado por Arturo Díez Boscovich con una sensacional suite de Star Wars basada en la novela Heredero del Imperio. El concierto además contó con distintos trabajos de algunos de los compositores invitados sonando así temas de Tadeos Jones 2 de Zacarías M. de la Riva, Hasta el último hombre y Wonder Woman de Rupert Gregson-Williams, dedicándole la segunda parte del concierto a Tyler Bates y su banda que interpretaron de forma fenomenal varios trabajos suyos dentro de las películas 300, Watchmen, El Camino o los dos volúmenes de la taquillera Guardianes de la Galaxia.

El propio Bates que repitió al día siguiente con uno de los conciertos gratuitos que se celebraron al aire libre bajo el título de Dioses y Monstruos aunque no pudo cumplir con su programa completo debido a las inclemencias meteorológicas pero en general fue un gran concierto donde sonaron temas de Californication, 300, Suckerpunch, John Wick y nuevamente Guardianes de la Galaxia, aglutinando a muchísima gente poco habitual a este tipo de música, cosa que le viene genial a la idea de expandir este arte.

También hubo tiempo para la música electrónica y más experimental con el concierto dedicado a la música de Stranger Things y Mr. Robot interpretada por 3 Bit Band y el compositor Mac Quayle.

Uno de los conciertos más emotivos, como hemos comentado antes, fue el protagonizado por David Shire y su música, bajo el título David Shire at the Movies el genial compositor al piano acompañado de la excelsa voz de Sylvia Parejo hizo un majestuoso repaso por ciertas composiciones creadas a lo largo de su carrera que dejaron a todo el público con la sensación de haber disfrutado algo especialmente entrañable.

El sábado 8 se presentaba el concierto Legends comenzando con un prólogo que condensaba de lo mejor realizado durante 2016 con temas de La La Land, Kubo y las dos cuerdas mágicas o Doctor Extraño, para dar paso a la parte del maestro multipremiado Víctor Reyes con una suite de sus trabajos para las películas de Rodrigo Cortés Buried (Enterrado) y Luces Rojas. El último tramo de la primera parte de este espectacular concierto estaba dedicada nuevamente al maestro David Shire y su música, poniendo el colofón su esposa, la adorable actriz Didi Conn (que dio vida a Frenchie en Grease), con una suite narrada de Oz, un mundo fantástico. Otro de esos grandes momentos que hacen grande este tipo de festivales.

La segunda parte de este descomunal concierto, estuvo centrada en Trevor Jones y su incomparable música con temas de sus trabajos para Cristal Oscuro, El Último Mohicano (que hizo poner los vellos de punta y emocionarse a un servidor), Notting Hill y Dark City. Cerca de tres horas de concierto y entrega de premios que bien merecía el dinero invertido, un gran concierto de esos que hacen afición.

El domingo para dar clausura a este más que recomendable festival, se celebró el concierto Insert Coin dedicado plenamente a la música de videojuegos donde se hizo un repaso memorable por la historia de esta forma de ocio interpretando temas de títulos como Sonic, Pac-Man, Tetris, Final Fantasy, The Legend of Zelda, Pokemon Go, Horizon Zero Dawn, The Last Guardian, World of Warcraft o Overwatch, entre muchos otros en una nueva demostración de variedad y calidad tan presente durante toda esta edición de MOSMA.

MOSMA 2017. Tras este extenso repaso aunque en realidad breve por todo lo que se pudo vivir allí, espero que haya podido transmitir y haceros llegar la espectacularidad, buenrollismo y sensación de familia que se vive en un festival como MOSMA. Perfecto para amantes de la música de calidad que además encuentran tiempo para disfrutar de sus compositores favoritos de una forma muchísimo más cercana y especialmente, y esto es algo realmente importante y que no es nada fácil de conseguir, con personas que lo viven de una forma igual de apasionada y sana llegando a formar parte de una extensa y fantástica familia que hace que cualquier momento se convierta en algo verdaderamente especial que perdure más allá de los años. Parece que el espíritu de Úbeda sigue más que vivo demostrando una capacidad especial para trasladarse allá donde se invoque la buena gente y, por supuesto, la buena música.

Por Miguel A. Aguilar
También puedes escucharle en Freakytown

Publicaciones relacionadas

Cerrar