No Solo Gaming: Nagasaki, recuerdos de mi hijo de Yôji Yamada

A pesar del dolor y desgracia que instauró la Segunda Guerra Mundial en Japón, especialmente tras los nefastos bombardeos sufridos tanto en Hiroshima como en Nagasaki, los japoneses no han mostrado al mundo tan a las claras su verdadera preocupación y su forma de entender el grave problema nuclear. Más bien ha sido de forma alegórica que mostrando claramente los hechos reales, aunque por supuesto hay películas que han tratado el tema de forma directa, donde curiosamente destacan más las películas de animación como la extremadamente cruda y realista Hiroshima (Hadashi no Gen).

Esta semana, dentro de nuestra sección No Solo Gaming, ponemos nuestros ojos en la reciente Nagasaki, recuerdos de mi hijo, largometraje elegido por la Academia de Cine Japonesa para representar al país del sol naciente en la ceremonia de los Oscars de este año, que nos ofrece Mediatres Estudio y que supone un acercamiento directo al terrible suceso sufrido en Nagasaki debido a la explosión de la bomba atómica y sus dolorosas consecuencias por parte de todo un artesano del cine japonés como es el prolífico Yôji Yamada, director del que hemos podido ver cómo varias de sus últimas películas han llegado al mercado español como Una familia de Tokyo o La casa del tejado rojo.

Han pasado pocos años del final de la Segunda Guerra Mundial, y Japón aún se recupera de sus heridas. Nobuko, una mujer de mediana edad, está decidida a seguir adelante mientras contempla la tumba de su hijo, muerto en el bombardeo nuclear de Nagasaki como tantos otros. Pero todo cambiará el día en que, al volver del cementerio, encuentra a su hijo Koji esperándola en casa. Como si de un milagro se tratase, Koji volverá a menudo a visitar a su madre para poder recordar juntos a la familia, la guerra, y el pasado.

Miles de vidas sesgadas, representadas en una sola. De una forma tremendamente intimista, cercana, casi como si de una obra teatral se tratase, el bueno de Yôji Yamada nos ofrece una inusual visión de los años posteriores al bombardeo atómico sufrido en Nagasaki centrándose en la relación tan directa de una madre y su hijo fallecido, sirviéndose especialmente del personaje de Koji para mostrar abiertamente y sin tapujos el horror que es capaz de instaurar un hecho tan atroz como el narrado en la película.

Sin servirse del victimismo barato ni de la lágrima fácil, Yamada quiere ofrecer el daño provocado por una catástrofe de esta magnitud personalizándolo en Koji (personaje que encarna de forma fantástica el actor Kazunari Ninomiya al que ya pudimos ver en los live-actions de Gantz) enseñando al espectador cómo una vida llena de sueños, promesas y vitalidad se corta de forma tan repentina. Los llamados efectos colaterales aquí están enfocados en la familia formada por Nobuko, Koji y su prometida, que tras el fallecimiento de su amado sigue anclada en una relación desgraciadamente ya sin futuro.

Nobuko, la madre sufridora interpretada magistralmente por Sayuri Yoshinaga, es un personaje especialmente positivo a pesar de todo lo vivido, personificando en este personaje esa manera tan japonesa de sobreponerse siempre a tan grandes desgracias de forma tan luchadora e incansable, llena de positivismo y alegría.

El excelente y constante ritmo pausado  invita a reflexionar sobre todo lo que nos ofrece esta fantástica película, sin atisbos de rencor por lo sufrido pero sí con mucha pena y dolor por lo robado, acaba siendo un hermoso y emotivo homenaje a todas esas vidas que todavía tenían mucho que dar y que ofrecer pero que por una simple demostración de superioridad humana se cortaron de raíz el 9 de agosto de 1945.

También es de justicia destacar la excelsa labor que ofrece otro de los grandes nombres japoneses ligados al mundo del cine como es el de Ryuichi Sakamoto, componiendo una banda sonora que encaja perfectamente con la historia y su forma de ofrecerla al espectador por parte Yôji Yamada.

Con Nagasaki, recuerdos de mi hijo tenemos una de las películas más bonitas y realistas basadas en la Segunda Guerra Mundial que bien se merece que la coloquemos desde ya como uno de esos grandes clásicos modernos que sirven para empaparnos de una realidad pasada que lamentablemente tenemos tan presente en nuestros días.

Edición española. Vuelve a ser Mediatres Estudio la empresa que nos ofrece una nueva película asiática para el mercado español que incluso llegó a contar con estreno en cines españoles. Una buena noticia el hecho de que estas iniciativas estén cada vez más presentes y sean más habituales en nuestro país.

La presentación de su edición en Bluray es un poco más grande de lo habitual para este tipo de películas, teniendo un tamaño más propio de un DVD que de un Bluray, contando con una caja protectora bastante gruesa y dura que contiene la propia película y un libreto de 92 páginas muy completo con muchísima información tanto de la película como del contexto histórico que se nos ofrece en dicho film. Muy completa la edición de esta película que además cuenta con el extra de la charla coloquio en su presentación en los Cines Verdi de Barcelona y con una calidad de imagen y sonido simplemente espectacular, como viene siendo habitual por parte de Mediatres Estudio.

FICHA TÉCNICA

  • – Año: 2016
  • – Duración: 130 min.
  • – Género: Autor
  • – Calificación: Apta para todos los públicos
  • – Idiomas: Castellano 5.1 DTS HD / Japonés 5.1 DTS HD
  • – Subtítulos: Castellano
  • – Formato de imagen: 1:85:1 1080 24p

Por Miguel A. Aguilar
También puedes escucharle en Freakytown

Cerrar