La película de Venom tiene dos easter eggs que todos pasamos por alto

Salen a la luz pequeños secretos escondidos en el filme de este antihéroe.

Pelicula Venom

Para bien y para mal, Venom ha causado todo tipo de sensaciones entre quienes han visto su película desde el pasado mes de octubre. El antihéroe de Marvel y eterna némesis de Spider-Man, contaba sus orígenes en un largometraje que no ha dejado indiferente a nadie, y que también escondía multitud de referencias entre sus escenas. Ahora, y tras haber pasado desapercibidos durante un buen tiempo, han salido a la luz otros dos easter eggs de Venom.

Hollywood Reporter ha sido el medio encargado de sacarlos a la luz para que todos podamos verlos. El primero de ellos es sutil, pero muy importante. Cuando Anne y Eddie rompen, a ella la despiden de su puesto de trabajo, que es ni más ni menos que en el bufete de abogados Michelinie & McFarlane. ¿De quiénes son estos apellidos? Ni más ni menos que de los dos responsables de este antihéroe. Todd McFarlane y David Michelinie son los creadores del personaje de Venom.

Spider-Man pelea contra Venom y Carnage

La otra referencia oculta también tiene que ver con los orígenes del simbionte en el mundo de los cómics. El protagonista de esta aventura, Eddie Brock, vive en el Complejo de Apartamentos Schueller. Este otro apellido pertenece a Randy Schueller, una persona normal y corriente que, en los 80, escribió a Marvel para decirle que Spider-Man debería llevar un traje de color negro diseñado por ni más ni menos que Reed Richards (Los 4 Fantásticos). A la firma le gustó la idea, hasta el punto de que le ofrecieron 220 dólares a Schueller por ella y un acuerdo para escribir parte de esta nueva historia. Lo primero se hizo realidad, lo segundo no, porque tenían otros planes mejores: crear a un villano.

Dos pequeñas referencias que apuntan directamente a los orígenes del personaje en el imaginario de Marvel y que estamos seguros que pasasteis por alto a la hora de ver la película. Y a vosotros, ¿os gustó Venom?

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar