Resident Evil 7: Las claves que hacen que su demo dé tanto miedo

Resident Evil 7: Las claves que hacen que dé tanto miedo

La demo de Resident Evil 7 trae a todos los jugadores de cabeza, tanto por la gran cantidad de misterios que guarda (ese dedo de maniquí que se resiste) como por el terror que es capaz de inducir.

Pero… ¿Qué es lo que hace que Resident Evil 7 nos vuelva a hacer temblar como las primeras entregas? Desde Kotaku han querido analizarlo y estas son las conclusiones a las que llegan.

En primer lugar, el uso de la cámara ayuda a que el jugador sienta miedo. Aquí no tienes control absoluto de tu alrededor sino que te limitas a lo que puedes ver ante tus ojos, lo que hace que estés desprotegido desde otros ángulos como por ejemplo tus espaldas.

Además, al encontrarte en un escenario tan pequeño te transmite un sentimiento de angustia que ayuda a que comiences a ponerte paranoico. La falta de información, el no saber qué te espera al girar una esquina hace que estés incómodo y con los nervios a flor de piel. Continuamos en la siguiente página.

Esto se puede ver perfectamente en los maniquíes, ya que da la sensación de que se mueven. Cuando los miras, están de una manera, pero cuando te giras y vuelves a centrarte en ellos presentan formas distintas, y eso no le gusta absolutamente a nadie. 

Con las escaleras ocurre algo similar, ya que cuando bajas por ellas no puedes mirar hacia los lados o bajo tus pies, lo que hace que crezca la incertidumbre.

El hecho de que tengas que pasar una y otra vez por los mismos sitios no ayuda, ya que encuentras pequeños cambios que favorecen el que comiences a pensar que está ocurriendo algo raro. Un ejemplo de ello, las lámparas que se encienden y apagan.

¿Qué es lo que más miedo te ha dado de la demo de Resident Evil 7?

Publicaciones relacionadas

Cerrar