Star Wars: La muerte por sable láser sería brutal y sangrienta en la vida real

Star Wars: La muerte por sable láser sería brutal y sangrienta en la vida real

A lo largo de la saga Star Wars hemos podido disfrutar de decenas de combates donde los blásters se dejaban a un lado en favor de los sables de luz. En opinión de Obi Wan Kenobi, un arma noble para tiempos más civilizados. Sin embargo, un reciente estudio ha demostrado que el tipo de muerte que provoca una espada láser sería llamativamente diferente al que muestran las películas si tuviera lugar en la vida real. Esa ha sido la conclusión a la que ha llegado Kyle Hill, de Nerdist, que en un reciente vídeo ha compartido sus impresiones al respecto.

Si tenemos en cuenta que un sable láser es capaz de cortar el metal del modo en que lo hace, debería considerarse que el arma goza de una potencia de al menos 35 megavatios, comparable a la del motor de los submarinos nucleares. De este modo, los fans deberían descartar inmediatamente que el sable de luz rebane a sus víctimas como lo haría una espada normal y corriente, que simplemente ejerce una gran presión para separar la carne de la víctima.

Según la investigación del portal estadounidense, dada la potencia de una espada láser solo podría contemplarse el corte por temperatura y no por presión, como hacen ver las películas. Así pues, la zona afectada por el deslizamiento del arma se vaporizaría en milésimas de segundo, expandiendo además la sangre y aumentando su volumen 1.500 veces respecto a su estado normal. Técnicamente, una energía de tal magnitud incluso incendiaría la ropa del objetivo antes de impactarle.

Lo mismo ocurría con el portador del sable, que vería arder en llamas su propia mano al instante de encenderlo. En resumidas cuentas, si el arma estrella de los Jedi se trasladara al mundo real seríamos testigos de desmembramientos que, lejos de la elegancia de la que hacen gala las diferentes entregas de Star Wars, acabarían con ambos combatientes repletos de sangre y rodeados de una lluvia de vísceras y pedazos de carne provocada por las explosiones internas del cuerpo al recibir semejante calor. Sin duda, un espectáculo no apto para todos los estómagos.

 

Publicaciones relacionadas

Cerrar