Star Wars: el origen de Yoda, el personaje que no convencía a George Lucas

En sus inicios eran sólo un gnomo que no encajaba en Star Wars.

En los últimos meses y especialmente con la llegada de Disney+, los fans de Star Wars no hablan de otra cosa. ¿Quién es Baby Yoda, personaje de The Mandalorian? La criatura no tiene un nombre oficial, aunque el presidente de Disney conoce su auténtica identidad. The Mandalorian ha tenido un éxito abrumador y ha lanzado al estrellato a esta pequeña criatura como ya lo hiciera El Imperio Contraataca con el personaje original. A pesar de que Yoda es un icono de Star Wars, se sabe muy poco de esta raza. E incluso George Lucas ha reconocido que Yoda estuvo a punto de quedarse fuera de la saga.

El motivo tiene que ver más con su diseño que por su historia, así que retrocederemos en el tiempo para explicar las causas que pudieron descartar a este personaje porque su creación no fue fácil. Concrétamente hasta 1978, cuando el artista Joe Johnston hizo los primeros bocetos de Yoda. Aquellos diseños presentaban a un hombre de corta estatura más parecido a un gnomo con una larga barba, un cetro e incluso un sombrero picudo. Pero otros bocetos ni siquiera hacían referencia a las orejas puntiagudas de Yoda. No fue hasta más adelante cuando el personaje evolucionó en el papel, acercándose al personaje final que conocemos con diseños más detallados de Ralph McQuarrie. Pero el mayor reto era llevarlo a la pantalla con los efectos especiales limitados de la época.

Del papel al cine

Pasaron muchas ideas locas por la cabeza del director como vestir a un mono o crearlo mediante animación stop motion. Entonces, Lucas se puso en contacto con el maquillador Stuart Freeborn y el equipo de Muppet Show. Sí, los teleñecos iban a ser la tabla de salvación de Lucas, aunque él no lo tenía tan claro en ese momento. Freeborn esculpió los primeros modelos de Yoda para determinar las características faciales del personaje basándose en sus propios rasgos y en el físico Albert Einstein.

Al tratarse de una marioneta de látex, a menudo se descomponía en el set de rodaje y era necesario retocarlo porque es un material que se deteriora muy fácilmente. De hecho se conservan muy pocas marionetas de la película y la única que se conserva de Yoda se encuentra en The Prop Gallery, una entidad dedicada a la adquisición y conservación de piezas utilizadas en la producción de películas y televisión. La idea ya convencía sobre el papel, pero Lucas no podía imaginarlo en pantalla.

Concebido como el sustituto de Obi-Wan Kenobi, George Lucas introdujo a este personaje para que un maestro Jedi le diera instrucciones a Luke Skywalker en el planeta pantanoso de Dagobah. Allí pronunció su famoso discurso «hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes» («do or do not, there is no try»). Ni siquiera Lucas imaginaba la repercusión que tendría aquella escena a través de los años y sobre todo la peculiar forma de hablar de Yoda, un aspecto bastante clave. Detrás estaba Frank Oz como tantas otras veces con personajes de Muppet Show como la Cerdita Peggy, Fozzie el oso o Animal. Y tuvo buena parte de culpa de convencer a Lucas para seguir adelante con aquella marioneta.

Stuart Freeborn esculpiendo a Yoda
El maquillador Stuart Freeborn es considerado el creador de Yoda

¿Salvó Frank Oz a Yoda?

Por el 40 aniversario de El Imperio Contraataca, el cineasta ha reconocido en una entrevista con Empire que no estaba seguro de incluir a Yoda en la película. «Realmente no entendí cómo iba a ser hasta el primer día de rodaje, cuando empecé a ver los preparativos y los personajes en acción bajo la iluminación adecuada. Había muchas cosas, como Yoda, que solo estaban terminadas apenas una hora antes de comenzar a rodar. Todo se hacía a la carrera, así que solo cuando vi el resultado final iluminado correctamente comencé a ver que iba a funcionar», explicó.

La figura de Oz fue muy importante para la decisión final de Lucas. «Hasta entonces tuve que fiarme de Frank Oz. Frank lo había hecho fenomenal en los preparativos y Stuart Freeborn trabajó muy diligentemente en hacer que las marionetas funcionaran, pero no estuve en absoluto convencido hasta que vi la película tal y como iba a llegar a los cines», confesó.

Frank Oz iba a darle vida a ese títere inanimado, así que se le consultó para construir un complejo títere mecánico, mientras que el látex cubriría el esqueleto. Oz fue quien ideó la sintaxis tan característica del personaje y su actuación fue tan destacada que aquel año hicieron una campaña para que Oz fuera nominado a los Oscars, pero los titiriteros no eran considerados actores.

Frank Oz intentando convencer a Irvin Kershner y George Lucas
Frank Oz se reunió varias veces con Irvin Kershner y George Lucas para convencerles

«Si no hubiera funcionado, la película hubiera sido un desastre. Nunca hubiera tenido tanto éxito, y lo peor es que realmente no sabes cómo va a funcionar hasta que el público se levanta y dice: “Esto es estúpido”. Era consciente del riesgo que asumía», concluyó el cineasta. El resultado final ya es historia del cine y El Imperio Contraataca fue la entrega más laureada de la trilogía original. El mismo año del estreno se lanzó el libro The Empire Strikes Back Sketchbook con los diseños originales creados por Joe Johnston y su ayudante Nilo Rodis-Jamero, donde se puede ver la evolución del personaje desde aquel gnomo hasta el maestro Jedi que conquistó a toda una generación.

Otros artículos de Star Wars que te gustarán

Raquel Morales

Periodista. No puedo dejar NADA sin explorar. Me adiestré con Lara Croft en el templo de Karnak mientras buscaba el cubo horádrico entre vacas. Camino de Grand Line.

Publicaciones relacionadas

Cerrar