Terminator: ¿Por qué el T-800 tiene acento austriaco?

Nosotros no nos dimos cuenta gracias al doblaje del gran Constantino Romero, pero a quienes hayan visto la saga Terminator en versión original, es posible que les choque el acentazo del que hace gala el robot interpretado por Arnold Schwarzenegger, algo que a priori uno no espera de una máquina. Obviamente, la culpa es de la europea dicción del actor, pero al fin y cabo esto se podía haber solucionado con un doblaje. Pero no, resulta que hay un motivo para que el T-800 hable como si fuese nacido y criado en el casco antiguo de Viena.

Las buenas gentes de Cinema Blend han indagado recientemente en esta cuestión que se aún formulaban envueltos en sus sábanas en la oscuridad de la noche. Y finalmente han dado con la razón. Una razón en forma de escena eliminada de la infame Terminator 3: La rebelión de las máquinas, y que fue incluida en su edición en DVD. No es por culpa del sargento Candy, el hombre que sirve como modelo para el T-800 en la ficción, y que también es interpretado por Schwarzenegger en esta risible escena cómica. Es más, la voz de Candy no es la del bueno de Arnie, sino de alguien desconocido pero que se especula con que pueda ser el actor de Halt and Catch Fire Toby Huss. El quid de la cuestión es que en dicha escena, durante la reunión para ofrecer a Skynet a los potenciales compradores, uno de ellos se queja sobre si no se puede hacer algo al respecto de la voz. A lo que un elegante hombre trajeado de mirada fría responde de manera seca con un “Podemos arreglarlo” dicho, ahora sí, con el tono del austríaco.

Pese a que seguramente no compense haber rodado, estrenado y lanzado en formato doméstico Terminator 3 para encontrar la respuesta a esta pregunta buceando entre sus contenidos extra, al menos desde hoy una parte de los aficionados a la saga creada por James Cameron podrán dormir con una inquietud menos. La principal, la de por qué las películas han caído en barrena, ya es otro cantar. 

 

Publicaciones relacionadas

Cerrar