Un niño se convierte en Iron Man para vencer a Ultrón

Un niño se convierte en Iron Man para vencer a Ultrón

Hace cinco días, la ciudad de Sídney amaneció presa del terror. La urbe australiana, y por extensión todo el estado de Nueva Gales del Sur, se encontraron sin comerlo ni beberlo bajo la temible amenaza de Ultrón, el malvado androide creado por Hank Pym o por Tony Stark, a elegir según la versión. Pero identidad de su creador aparte, Ultrón puso en jaque a las autoridades e incluso mantuvo retenida a una periodista en la zona de la Ópera de Sídney, en la Isla de Clark. Hacía falta un superhéroe, pero todos tranquilos. El actor Robert Downey Jr., Iron Man en persona, sabía muy bien a quién acudir. “Hoy he mandado a un chico muy especial en una misión súper secreta. ¡A por ellos, Domenic!”. Y dicho y hecho, Domenic Pace, conocido desde este momento como Iron Boy, entró en escena y salvó el día.

Nuestros compañeros de Búho Magazine nos cuentan la hazaña del pequeño Domenic, de 9 años, que llegó en helicóptero a la comisaría de policía, desde ahí, y enfundado en su armadura con tecnología de Industrias Stark, viajó en lancha a la isla acompañado de las autoridades locales. Una vez allí redujo a los malvados, rescató a la periodista y vapuleó a Ultrón facilitando su arresto por las fuerzas del orden. Que vayan temblando Kang, Inmortus y Thanos y que ni se les pase por la cabeza poner el pie en la ciudad de Domenic, que el pasado 11 de febrero fue aclamado y reconocido como el superhéroe que es.

Pero no nos confundamos. Domenic es un héroe desde mucho antes de ponerse la armadura. En realidad, la gesta que nos cuenta Búho Magazine es otra muy distinta, una a la que este joven ha de enfrentarse día a día, y es que Domenic Pace padece fibrosis quística, una rara enfermedad que puede afectar al páncreas y al sistema respiratorio. Domenic tenía un deseo, el de convertirse por un día en Iron Man y salvar el mundo, y la fundación Make A Wish se lo ha concedido. Quizá Domenic no lo vea así, pero día a día ya demuestra un mayor valor y un comportamiento más heróico que el de cualquier Vengador. Finalmente, Sídney y la Tierra están a salvo, y Domenic no solo ha visto cumplido su deseo sino que ha recibido públicamente una medalla de manos del comisario de policía de la ciudad. Solo es el primero de los muchos grandes días que esperemos que le aguarden en su futuro a este pequeño gran héroe. 

 

 

Publicaciones relacionadas

Cerrar