Vengadores: Infinity War: entendiendo la estrategia del Dr. Strange y el papel real de Iron Man

Una de las incógnitas más grandes de todo Vengadores: Infinity War: ¿por qué el Doctor Strange actuó de la forma en la que lo hizo? La decisión de este superhéroe encarnado por Benedict Cumberbatch en la gran pantalla es una de las que más cejas arqueó en el largometraje estrenado por Marvel el pasado 27 de abril; pero tiene su explicación.

En Nerdist explican cuál es la motivación tras Stephen Strange en este largometraje. Lo importante no era solo avanzar en el tiempo o modificarlo, como podría haber hecho, sino dejar a Thanos pensar que se había alzado con la victoria y, sobre todo, hacer que la derrota de los Vengadores fuera tal y como sucedió, ya que serviría para que Tony Stark aprendiera una valiosa lección. Aunque le costara sufrir una gran pérdida.

Del encuentro con el Titán Loco, Iron Man puede sacar como conclusión que son totalmente incapaces de vencerle por la fuerza bruta, ya que lo dio todo para solo hacer que derramara un poco de sangre. Deben plantear una gran estrategia global o reunir las Gemas del Infinito para poder vencerle, y para ello tendrán que sufrir tanto o más de lo que este villano ha sufrido (con la locura de Quill como una de las consecuencias de sus acciones).

El mensaje de que el conocimiento está siempre acompañado del dolor es una constante en el filme, y un concepto que Stark acaba aprendiendo a las malas. Con todos los acontecimientos relatados en la primera película, Tony aprende que no es rival para Thanos (al menos en solitario), qué tiene que hacer para conseguir la Gema del Alma y que, cuando el destino del universo está en juego, no importa si se pierde una vida por el camino. Aunque sea la suya.

Probablemente esto sirva para vaticinar parte de lo que ocurrirá en la próxima película de los Vengadores. El broche de oro a esta historia que nos dejó con un terrorífico cliffhanger puede suponer la marcha de una de las caras más conocidas de todo el UCM. ¿Qué ocurrirá?

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar