Warner Bros. deberá probar la existencia de fantasmas para evitar una sanción millonaria

Warner deberá probar la existencia de fantasmas para evitar una sanción millonaria

Si ayer rememorábamos una de las batallas legales más extrañas de la historia, en la que Marvel trataba de convencer a la Justicia estadounidense de la no humanidad de los X-Men, hoy es el turno de Warner Bros. y la saga Expediente Warren. La popular franquicia de terror, que hasta ahora ha recaudado 886 millones de dólares en taquilla, podría estar en peligro de cara al futuro.

El escritor de la novela en la que parecían basarse las películas, Gerald Brittle, ha demandado a Warner Bros. por una cantidad de 900 millones por infringir sus derechos de autor sobre el material adaptado al cine. El autor afirma poseer un acuerdo con los verdaderos Ed y Lorraine Warren para la realización de su libro, The Demonologist, publicado en los años 80.

Con el objetivo de cubrirse las espaldas, el estudio dice que, pese a contar también con un supuesto acuerdo con los Warren, en realidad han basado sus películas en “hechos históricos reales”, según recoge BusinessInsider. De este modo, la manera de evitar la demanda podría pasar por demostrar la veracidad de los hechos recogidos en cada una de las entregas y, por tanto, la existencia de fantasmas.

Publicaciones relacionadas

Cerrar