Comandos brave y default: cómo funcionan en el combate de Bravely Default II

El combate es una de las partes esenciales de Bravely Default II. Resulta uno de los sistemas más particulares en el género JRPG, por lo que hay varios aspectos que tener en cuenta en en este sentido. La saga Bravely se centra en dos comandos principales: brave y default. Uno de ellos es para atacar y el otro es para defender, por lo que deberás conocerlos a la perfección antes de ejecutarlos. Precisamente para eso está nuestra guía completa de Bravely Default II, donde puedes encontrar los mejores trucos, consejos y secretos de la propuesta.

Comando Brave: cómo atacar y usarlo correctamente

En Bravely Default II podrás realizar hasta un total de cuatro acciones por turno mediante el comando Brave. Bien sea mediante ataques físicos, mágicos, habilidades o incluso el uso de objetos deberás planear los movimientos que vas a realizar con cada uno de ellos. Sin embargo, debes tener en consideración el número de acciones que tiene cada personaje, ya que si se establece por debajo de cero tendrán que esperar los turnos pertinentes sin poder hacer absolutamente nada. Con este aspecto no tendrás problemas en los combates normales de campo abierto, pero sí que tendrás que considerar su estrategia en las batallas contra jefes.

Comando Default: cómo defender y usarlo correctamente

Si quieres aguardar para saber qué va a hacer el oponente o simplemente restar la fuerza del ataque al impactar contra un personaje en cuestión, podrás utilizar el comando Default. No solo es útil para estos casos, sino también para acumular puntos de bravura para poder realizar más acciones en los siguientes turnos y poder ejecutar ataques mucho más potentes y continuados. Así no tendrás a ninguno de los personajes sin movimiento durante un turno y así aguardar para curar, potenciar o defender al resto, entre la gran ristra de acciones disponibles en Bravely Default II.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar