Cómo derrotar a Doménico en Bravely Default II

Ya te estás aproximando al final del Capítulo 3 de Bravely Default II y terminar con todo lo relacionado en la región de Rimedhal. Pero para ello aún te queda un combate de lo más exigente contra el líder del culto religioso, Doménico, que no te va a poner las cosas nada fáciles para entregar el asterisco del trabajo Oráculo, del cual es portador. Si estás aquí seguramente sea porque te está complicando la vida más de la cuenta, pero nuestra misión a través de la guía completa de Bravely Default II es ofrecerte la mejor estrategia para derrotarlo sin complicaciones, así que vamos allá.

Mejor estrategia para vencer a Doménico en Bravely Default II

Ya te habrás dado cuenta de que Doménico es un maestro en el arte de las magias y los estado alterados, por lo que será mejor que equipes a los protagonistas con objetos que los protejan de cualquier magia para evitar sustos innecesarios. Una vez que tengas eso equipado, vamos a hacer un cambio en la configuración de personajes: si tienes a Gloria como maga blanca y maga negra, retira este segundo trabajo y cámbialo por el recientemente adquirido Maestro espiritual, lo que te proporcionará Autolázaro si has conseguido subirlo suficiente de nivel. Con ello garantizarás defenderte de sus ataques más potentes sin apuros.

Con ello, ya estarás listo para atacar sin ningún problema, aunque ten mucho cuidado con a quién decides curar, porque si es víctima de Espejo acabarás curando a Doménico y prolongando el combate más de lo necesario, por lo que no realices las acciones por inercia. Como bien sabes, debes utilizar al Bardo para potenciar los ataques físicos y al Guardia (si lo combinas con el Maestro Espadachín ya será la caña) y el Salvaje para darlo todo con ellos. Con esta estrategia no debería tardar mucho en morder el polvo.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar