Te enseñamos cómo conectar un disco duro externo a tu Xbox 360

Xbox 360 Slim, una consola que plantó cara a PS3

Xbox 360 viene de fábrica con un disco duro que puede tener distintos tamaños, dependiendo del modelo que hayas adquirido. Las versiones más comunes a día de hoy no tienen por qué necesitar un disco duro externo para aumentar su capacidad, pero existen algunas de ellas mucho más económicas que tienen una capacidad minúscula, como es el caso de la versión básica, cuyo disco duro solo tiene 4 GB.

Hoy os vamos a enseñar a conectar un disco duro externo común de ordenador a una Xbox 360 para aumentar su capacidad, debido a que el formato que viene de fábrica en estos discos no es compatible con la consola de Microsoft. Al aumentar la capacidad de la consola, podrás guardar un mayor número de juegos y de contenidos multimedia.

Pasos a seguir para conectar un disco duro extraíble a Xbox 360

  • En primer lugar, tendrás que conectar el disco duro a un puerto USB de tu PC. Una vez esté conectado y lo haya detectado el ordenador, dirígete a Equipo en el menú de inicio. Allí te aparecerán los distintos dispositivos que se encuentran actualmente conectados al PC, deberás pulsar con el botón derecho del ratón sobre el disco externo y escoger la opción Formatear. (El disco duro puede venir con el formato hecho también, si es así debes omitir este paso).

Disco duro externo para Xbox de Seagate

  • Cuando finalice el formateo, tendrás que volver al mismo menú, pero esta vez escoger la pestaña Formato, acto seguido, se abrirá un menú desplegable en el que tendrás que seleccionar Sistema de archivos y escoger el formato FAT32. Con esto conseguirás que el disco duro sea compatible con Xbox 360. Luego presiona iniciar para que comience el proceso. Una vez haya finalizado, pulsa sobre el disco con el botón derecho en el menú Equipo y escoge la opción Expulsar para desconectar el dispositivo de forma segura.

  • Ahora toca el turno de configurar la consola. Lo primero que debéis hacer es conectar el disco duro a un puerto USB de la consola y encenderla. Hay que ir a la pestaña Sistema y seleccionar la opción Memoria, donde tendrás que sustituir el disco duro interno por el externo para que se comiencen a guardar todos los datos en él.

IMPORTANTE: Cuando formatees el disco duro, perderás todos los datos que se encuentran guardados en él. Si tienes archivos importantes almacenados en este, te recomendamos que hagas una copia de seguridad para evitar su pérdida. Al cambiar el formato del disco duro a FAT32, se volverá un poco más lento el traspaso de datos y no aceptará archivos de más de 4 GB de almacenamiento.

¿Te ha parecido útil esta forma de aumentar el almacenamiento de tu Xbox 360? Te invitamos a que nos dejes en los comentarios tus dificultades a la hora de poner en práctica este tutorial.

Te puede interesar

Antonio Ferrer

Apasionado de todo lo relacionado con la tecnología y videojuegos desde bien pequeño. En los ratos libres me encanta practicar deporte para desconectar de todo. Siempre dispuesto a embarcarme en nuevos proyectos que supongan un reto.
Cerrar