Cómo conseguir y utilizar la invocación Chocobo gordo en Final Fantasy VII Remake

chocobo gordo ffvii remake

Para aumentar tu catálogo de invocaciones, Final Fantasy VII Remake pone a tu disposición un número nada desdeñable de ellas, teniendo en cuenta que el primer episodio se desarrolla únicamente tras los muros de Midgar. Algunas muy famosas como Ifrit o Shiva estarán disponibles, pero también otras que no son tan conocidas y que te aportarán una variedad mayor a la hora de utilizarlas en combate. Una de ellas es el Chocobo gordo y para poder conseguirlo tendrás que enfrentarte a él en un combate virtual.

En nuestra guía de Final Fantasy VII Remake, vamos a contarte todo lo que necesitas saber para completar las tareas necesarias que desbloquean la batalla y cómo vencerlo, así podrás unir la materia de invocación a tu colección y utilizarlo cuando creas conveniente.

Cómo desbloquear la batalla contra Chocobo gordo

Para poder enfrentarte a Chocobo gordo tendrás que cumplir los nueve primeros informes de combate de Chadley, momento en el que se desbloqueará el décimo, correspondiente a esta invocación. La batalla no es especialmente compleja si te dedicas a atacarlo sin cesar y a esquivar sus embestidas, aunque puede complicarse si le permites invocar a monstruos correosos como boms o tomberis, por lo que será mejor que te lances sin respiro a por él. Si controlas a Aeris, será muy fácil aumentar su barra de vulnerabilidad, facilitando mucho el combate. Cuando lo venzas, obtendrás la materia de Chocobo gordo.

Habilidades y ataques de Chocobo gordo en FFVII Remake

  • Kué Kué (una barra de BTC). Atacará al enemigo botando sobre él, produciéndole un gran daño físico.
  • Megabomba (dos barras de BTC). Lanzará una bomba gigantesca que, si alcanza al objetivo, subirá de manera notable su barra de vulnerabilidad.
  • Habilidad definitiva: Requetepum final. Impacta fuertemente contra el enemigo y le causa una gran cantidad de daño.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar