Cómo derrotar a Eligor en Final Fantasy VII Remake

eligor ffvii remake

La segunda parte de Final Fantasy VII Remake cambia drásticamente en lo relativo a la dificultad, por lo que hay que andarse con especial cuidado. En el Capítulo 11 hay que hacer frente a nada menos que dos jefes realmente exigentes, por lo que puede ser uno de los puntos en los que más te cueste avanzar durante tu camino por Midgar. Tras superar a la Aparición suprema, llegará Eligor, que además de contar con una de las armas de Aeris (hay que robársela) es uno de los jefes más tocapelotas que te puedas encontrar.

Por ello, si ya te ha obligado a maldecir en hebreo en varias ocasiones, en nuestra guía de Final Fantasy VII Remake te estamos contando las mejores estrategias para hacer frente a cada uno de los jefes que están presentes en la propuesta y, por supuesto, con Eligor no podía ser menos. Presta atención si quieres que el combate sea lo más sencillo posible.

Qué hacer para vencer a Eligor en FFVII Remake

Lo primero que debes saber es que los ataques físicos serán prácticamente ineficaces y solo podrás realizarlos de frente, pues las ruedas son invulnerables frente a ellos. La debilidad principal de Eligor es el hielo, por lo que utiliza el hechizo básico de hielo todas las veces que puedas y su barra de vulnerabilidad aumentará notablemente. La primera mitad del combate no reviste muchas complicaciones, ya que sus ataques son realmente fáciles de predecir. La segunda fase de la batalla ya es otro cantar.

En este momento, Eligor sobrevolará la zona y pensarás: voy a seguir lanzándole hielo, no hay problema. Craso error, pues generará el hechizo Espejo, que te devuelve cualquier magia que le lances, así que olvídate de lo elemental mientras estás bajo este efecto. Y, además, no cures a tus aliados (es mejor utilizar Lázaro) pues lo estarás curando a él. Procura esquivas sus lanzas y ataca con habilidades hasta que pase el efecto de Espejo, tras ello, dalo todo con Hielo de nuevo.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar