Cómo derrotar al escorpión guardían en Final Fantasy VII Remake

escorpión guardián ffvii

Si alguna vez jugaste al Final Fantasy VII original de 1997 sabrás que el primer jefe te lo encontrabas en el primer reactor. Su nombre era escorpión guardián y así sigue siendo en Final Fantasy VII Remake. Sin embargo, aunque su diseño se ha mantenido en la medida de lo posible, la batalla se ha modificado de manera notable para adaptarse al nuevo sistema de combate, por lo que vencerlo será una tarea totalmente diferente a lo que fue hace veintitrés años. Por lo tanto, necesitarás una nueva táctica.

En nuestra guía completa de Final Fantasy VII Remake queremos ofrecerte todos los consejos necesarios para que tu aventura por Midgar sea lo más cómoda y llevadera posible, por lo que vamos a ofrecerte algunas pautas para vencer al escorpión guardián sin sufrir muchas complicaciones. Aunque todo depende del grado de dificultad que elijas, por supuesto.

Así puedes vencer al escorpión guardían en el capítulo 1 de Final Fantasy VII Remake

Lo primero que debes saber es que esta versión del escorpión guardián es mucho más fuerte y resistente que en el juego original, por no hablar de que cambiará de fase en medio del combate. Lo primero que debes hacer es debilitar sus defensas, para conseguir completar su barra de aturdimiento. Para ello, utiliza los hechizos Piro con Cloud y Electro con Barret. Llegará un punto en el que el enemigo generará una barrera y tendrás que romperla para poder atacarlo de nuevo; la mejor elección aquí es seguir utilizando Piro de Cloud.

Cuando la barra de aturdimiento esté completa, podrás pasar al ataque físico. No obstante, habrá ciertos momentos en los que huirá hacia la pared, teniendo que recurrir a Barret para poder hacerle daño. Recomendamos utilizar estallido y la habilidad disparo ígneo en cuanto sea posible, ya que aumentará notablemente el medidor de la barra de aturdimiento del enemigo. Esta será la estrategia para la primera mitad del combate, después tendrás que olvidar todo lo que hemos dicho.

Y es que en la segunda fase de la batalla, el escorpión guardián hará gala de su láser, por lo que tendrás que resguardarte en los escombros cuando veas que prepara el ataque. Tendrás que seguir debilitándolo con hechizos hasta que le quede muy poca salud, momento en el que comenzará a intentar regenenarse y revelará un punto de debilidad: sus patas. Al hacerlo, conseguirás aturdirlo de manera crítica, dándote unos instantes de oro para acabar con él. Aquí, para poner punto final al combate, es recomendable utilizar el modo ofensivo de Cloud.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar