Cómo derrotar a Rufus y Tiniebla en Final Fantasy VII Remake

Uno de los enfrentamientos más épicos de la presencia en Midgar en el Final Fantasy VII original es el de Rufus, que tras hacer su primera aparición, se enfrenta a Cloud sin muchos miramientos. No cabe duda de que es uno de los personajes más interesantes y enigmáticos de la propuesta y en Final Fantasy VII Remake se traduce del mismo modo, aunque con más espectacularidad, dada la acción directa del combate. No obstante, tampoco reviste demasiadas complicaciones si sabes cómo afrontarlo.

En nuestra guía de Final Fantasy VII Remake te estamos ofreciendo diversas estrategias y técnicas para hacer frente a cada uno de los jefes que están presentes en el título y que puedas avanzar sin ningún tipo de problema. El enfrentamiento contra Rufus puede parecer muy desafiante en un inicio, pero pronto descubrirás que es más sencillo de lo que imaginabas.

Qué hacer para vencer a Rufus y Tiniebla en FFVII Remake

rufus final fantasy vii remake

Lo primero que hay que hacer es deshacerse de Tiniebla, su mascota. Para ello, si estás jugando en modo Difícil, no te lances a lo loco con el modo Ofensivo. Realiza Guardia de contraataque para asegurar y caerá el poco tiempo. Una vez que Tiniebla está fuera de combate, céntrate en Rufus y en sus movimientos. Verás que es imposible golpearle salvo cuando está recargando el arma, por lo que tendrás que aprovechar esos dos segundos para asestarle un golpe. Y sí, has leído bien: un solo golpe, porque si utilizas una habilidad concreta, la batalla será un paseo.

Cuando recargue, asegúrate de tener al menos una barra de BTC completa y realiza la habilidad Audacia. Verás que automáticamente entra en estado vulnerable, por lo que tendrás unos segundos de oro para atacarle con todas tus fuerzas. Cuando lo hagas en tres o cuatro ocasiones, Rufus será historia en tu periplo por Final Fantasy VII Remake.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar