Cómo derrotar a Sujeto anónimo en Final Fantasy VII Remake

sujeto anónimo final fantasy vii remake

El Capítulo 13 es uno de los que más cambia a nivel narrativo en Final Fantasy VII Remake, suponiendo el inicio de lo que llega después a la propuesta. Y, como no podía ser de otra manera, también cuenta con un jefe al que hacer frente. En esta ocasión se trata de un enemigo inédito que no estaba presente en el título original y recibe el nombre de Sujeto anónimo, una criatura producto de los múltiples experimentos de Shinra y, principalmente, del profesor Hojo.

En nuestra guía de Final Fantasy VII Remake te estamos contando algunas de las mejores estrategias para vencer de manera sencilla a todos los jefes a los que tendrás que hacer frente en tu viaje por Midgar y vamos a hacer lo propio con Sujeto anónimo. Has de tener algo muy presente: es el primer jefe al que harás frente sin la presencia de Cloud, por lo que será mejor que estés familiarizado con Barret y Tifa.

Qué hacer para vencer a Sujeto anónimo en FFVII Remake

Primero tendrás que controlar a Tifa y vencer a los especímenes que la rodean, con la habilidad Turbo debería ser suficiente. Después, ataca al grandote con Barret, pero hazlo a sus tentáculos, que serán mucho más vulnerables y te ayudarán a aturdirlo. Cuando esto suceda, descubrirá su corazón y será donde tendrás que atacarlo con todas tus fuerzas: utiliza Estallido e ira desbocada con Barret y Golpe directo con Tifa. Pasarás muy rápido a a segunda fase del combate.

Para la segunda fase del combate ya podrás invocar, por lo que utiliza a Shiva, ya que es débil contra el hielo. Deberás tener especial cuidado con sus ataques eléctricos, ya que pueden inmovilizar a tus personajes, por lo que ándate con ojo. Si sigues la misma táctica que en la primera fase, pero de un modo más conservador, conseguirás aturdirlo y con los Límites y el ataque final de Shiva deberías conseguir derrotarlo.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar