Qué hacer para completar el encargo 9: Máquinas de matar en Final Fantasy VII Remake

Final Fantasy VII Remake te ofrece la posibilidad de realizar diversos encargos en el Capítulo 8, momento en el que tendrás que visitar el sector 5 junto a Aeris. En cuanto inicies la primera misión secundaria, se desbloquean hasta seis encargos diferentes que tendrás que cumplir si quieres conseguir el vestido más elegante para Aeris en el Capítulo 9, durante la visita a la mansión de Don Corneo. Una de estas misiones es Máquinas de matar, a la que podrás acceder hablando con el Hombre asustadizo.

En nuestra guía de Final Fantasy VII Remake te contamos qué tienes que hacer para cumplir todos estos encargos y que así los puedas realizar de la manera más rápida y sencilla, sin demasiadas complicaciones. En relación al encargo Máquinas de matar, tendrás que localizar primero a los enemigos y saber cómo debes enfrentarte a ellos, ya que tienen una particularidad muy definida.

Cómo cumplir el encargo Máquinas de matar en FFVII Remake

máquinas de matar ffvii remake

Una vez que hables con el Hombre asustadizo, dirígete hacia el camino de la derecha y podrás ver a las máquinas por la zona, dirigiéndose hacia un punto concreto, resultando en una gran explanada. En ese caso encontrarás a tres de ellas, y tendrás que hacerles frente. Se tratan de las Ocelodradora II, enemigos que disponen de dos escudos: uno que impide los ataque físicos y otro que impide los mágicos. Cuando veas que tus ataque físicos rebotan, utiliza la magia, especialmente Aero a la que son vulnerables. Si ves que aparece el mensaje inmune cuando lances las magias, vuelve a los ataques físicos. Una vez derrotados, aún te quedarán otros dos enemigos del mismo tipo: vuelve sobre tus pasos y gira en la intersección que te encontrarás. Al final del camino te estarán esperando.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar