ARK: Survival Evolved: cómo mejorar el rendimiento en PC

Aunque ARK: Survival Evolved es un juego muy adictivo, siempre y cuando te gusten los juegos de supervivencia, no está muy bien optimizado. A la hora de jugar en consola poco se puede hacer al respecto, pero en PC es posible mejorar el rendimiento modificando ciertos ajustes que afectan a los gráficos. Podríamos decir que los requisitos mínimos anunciados por Studio Wildcard no son muy realistas si quieres jugar y disfrutar de una experiencia más o menos satisfactoria.

Si tienes un PC de gama baja que cumple los requisitos mínimos y, tras probar el juego, no te convence el rendimiento, siempre puedes cambiar algunos ajustes gráficos. Algunos apenas afectan al rendimiento, pero otros pueden hacer que ganes unos cuantos fotogramas por segundo. Por suerte, el menú Gráficos de Ark: Survival Evolved es muy completo a nivel de personalización.

Consejos para mejorar el rendimiento

Si quieres ir a lo rápido siempre puedes cambiar la calidad de los gráficos a bajo desde las opciones del juego. A continuación, ponte a jugar y comprueba si ahora es jugable. Para ver a cuántos fps mueves el juego puedes activar la casilla mostrar fps en los ajustes de Steam. Si juegas desde el cliente de Epic Games Store tienes que instalar un programa externo, por ejemplo, MSI Afterburner.

ARK: Survival Evolved - menú gráficos
Las sombras suelen consumir muchos recursos

Aunque cambies los gráficos a bajo hay otras opciones que puedes desactivar o ajustar para aumentar los fps. Siempre puedes cambiar la escala de resolución. Esto mejora el rendimiento, y mucho. Si te pasas bajando la escala de resolución se verá muy mal.

  • Resolución: bajar la resolución aumenta los fps. Siempre puedes probar varias resoluciones hasta alcanzar una tasa de fotogramas que haga el juego más o menos jugable. Se recomienda como mínimo 30 fps.

  • Escala de resolución: cambiar la escala de resolución afecta de forma directa al rendimiento en detrimento de la calidad gráfica.

  • Distancia de visualización: si pones la distancia en bajo ganarás fluidez.

  • Posprocesado y sombras generales: ambas cosas consumen muchos recursos. Si bajas la calidad al mínimo podrás comprobar que el aumento de fps es considerable.

  • Anti-alising: nunca está de más bajar el anti-aliasing para subir el contador de fps. Aunque no aumente mucho el rendimiento, al final todo suma.

  • Transmisión de baja calidad: marca esta casilla para mejorar el rendimiento.

  • Calidad del cielo: si bien bajando la calidad no aumenta mucho la tasa de fotogramas, toda mejora es bienvenida.

  • Sombreado del campo de distancia (configuración avanzada): desactiva esta opción para ganar estabilidad en la tasa de fps.

  • Efectos visuales de alta calidad (configuración avanzada): al desactivar esta opción muchos efectos visuales no serán visibles, mejorando el rendimiento.

Si tu PC no tiene una gráfica dedicada y juegas con la integrada, entonces poco puedes hacer. Ahora bien, siempre puedes comprar una tarjeta gráfica de gama baja. Si no eres muy exigente, una NVIDIA GeForce GTX 1050 Ti es suficiente para mover el juego a 1080p en calidad media, pero no esperes jugar a 60 fps en dicha calidad.

Antonio Ferrer

Apasionado de todo lo relacionado con la tecnología y videojuegos desde bien pequeño. En los ratos libres me encanta practicar deporte para desconectar de todo. Siempre dispuesto a embarcarme en nuevos proyectos que supongan un reto.
Cerrar